Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad alerta del riesgo cardiaco y vascular del ibuprofeno en dosis altas

La administración habitual (1.200 miligramos al día) no presenta problemas

Una revisión europea aconseja no dar 2.400 mg o más en personas con patología circulatoria o insuficiencia cardiaca

Ibuprofeno
Envases de ibuprofeno junto a otros analgésicos en una farmacia de San Sebastián.

El ibuprofeno, uno de los analgésicos más empleados para combatir desde dolores de cabeza a inflamaciones leves y moderadas, no debe administrarse a altas dosis (2.400 mg al día) a pacientes con enfermedad cardiovascular grave: insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica o cerebrovascular.

La recomendación la ha emitido este lunes la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), una entidad dependiente del Ministerio de Sanidad, tras la revisión europea (del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia) elaborada respecto al riesgo cardiovascular de este medicamento así como del dexibuprofeno, sobre el que también se deben tomar precauciones.

A dosis habituales, el consumo de ibuprofeno no presenta riesgos de infarto o de trombosis. La administración generalmente utilizada en su uso normal como analgésico o antiinflamatorio es de 1.200 mg al día (los comprimidos suelen ser de 400 mg y 600 mg), y “la información disponible no sugiere que [estas dosis] se asocien a un incremento del riesgo cardiovascular”, según la nota difundida por la AEMPS.

El problema puede darse a altas dosis, es decir, 2.400 mg al día o superiores en personas con enfermedad cardiovascular grave. Son casos muy excepcionales. Según los datos del Ministerio de Sanidad, apenas un 2% de los pacientes que siguen tratamiento con este fármaco toman cantidades tan elevadas.

Ante estos datos, la autoridad sanitaria española recomienda evitar la administración del medicamento en enfermos con lesiones cardiovasculares y considerar los factores de riesgo de cualquier paciente antes de iniciar un tratamiento a largo plazo con este analgésico “principalmente si se requieren dosis altas”. Si ya toma ibuprofeno y tiene problemas cardiovasculares, se aconseja acudir al médico para consultarle “si deben de continuar con el tratamiento en su siguiente visita programada”.

José Ramón González-Juanatey, presidente de la Sociedad Española de Cardiología, recuerda que hace un año, distintas sociedades científicas, entre las que se encuentra la que él dirige y la Sociedad Española de Reumatología, ya elaboraron un documento de consenso para la administración de los antiinflamatorios no esteroideos (conocidos como aines, entre los que se encuentra el ibuprofeno) para prevenir los sangrados digestivos y las complicaciones cardiovasculares.  

"Coincido con las advertencias de la revisión europea", comenta. "Salvo indicaciones muy concretas", y con carácter general, el jefe del Servicio de Cardiología y Unidad Coronaria del Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela se muestra contrario a consumir más de "tres dosis de 400 mg de ibuprofeno al día". Además, apuesta por limitar el tratamiento al menor tiempo posible y tratar de no rebasar las dos semanas. Y añade: "En pacientes con historial cardiovascular previo estos fármacos solo se deberían tomar previa prescripción de un facultativo".

Las mismas conclusiones del documento de la AMEPS son aplicables al dexibuprofeno, un medicamento que se utiliza mucho menos que el ibuprofeno, con la salvedad de que el umbral de la dosis alta es distinto: 2.400 mg de ibuprofeno equivalen a 1.200 de dexibuprofeno.

Más información