Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy fía su reelección a crear este año 800.000 puestos de trabajo

El presidente quiere mejorar el legado de paro y ocupados de Zapatero

El Gobierno no tiene margen temporal para aprobar bajadas de impuestos

Ampliar foto
Cospedal y Rajoy, este miércoles.

“Cuando gobierne bajará el paro”. Aquella promesa y foto de portada en la cola de una oficina del Inem de Madrid ya en precampaña de las elecciones generales de 2011 persigue a Mariano Rajoy. El presidente del PP fía ahora todas sus cartas para ser reelegido como presidente del Gobierno en las elecciones generales que él convocará a finales de noviembre a superar sus propias previsiones y lograr la creación de 800.000 puestos de trabajo este año. Públicamente solo dice que espera que se generen 500.000 empleos, pero sus pronósticos privados son mucho más optimistas.

La obsesión por la creación de empleo, al margen de la mejora general que supone para el país y para miles de familias (que junto al ahorro por los mejores intereses de la deuda se estima en unos 10.000 millones de euros, casi un punto del PIB), tiene una explicación política menos altruista. Rajoy pretende acabar su primer mandato en La Moncloa con más personas trabajando en España y menos parados que el legado que le dejó en herencia el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy no lo cita nunca por su nombre pero lo tiene siempre en su memoria en cada mitin. Este miércoles rememoró de nuevo esa crítica etapa final de Zapatero en la presentación de los candidatos locales en Castilla-La Mancha.

Rajoy repite en todos sus actos públicos que España tiene una oportunidad histórica de recuperarse y salir de su peor crisis si se mantienen las políticas que ha aplicado su Gobierno con más “estabilidad, solvencia y rigor” y se huye “de las frivolidades o la vuelta a situaciones como la del 2008 al 2011 que pasará a la historia reciente de nuestro país”.

En cada intervención promete que de esa manera, y siempre con el PP en el timón, España creará un millón de puestos de trabajo entre 2014 y 2015 (luego precisa que 430.000 son del ejercicio pasado y 500.000 este). Esas dos cifras dan 930.000 personas más trabajando. El guion del presidente mantiene luego que a ese ritmo de 500.000 empleos más al año se podrá llegar a 20 millones de personas ocupadas en 2019, al final de su segundo mandato. Rajoy no quiso aclarar el lunes en RNE si se presentará o no a un tercer mandato y dejó esa puerta muy abierta, en un momento en el que han quedado al descubierto en el PP fuertes divisiones internas entre María Dolores de Cospedal, Javier Arenas y Soraya Sáenz de Santamaría, que muchos dirigentes interpretan en clave sucesoria.

Los planes de empleo para 2015 que en realidad baraja el equipo económico que asesora a Rajoy son mucho mejores que lo que reflejan sus promesas. Por ahora.

En los ministerios afectados se espera con gran optimismo el resultado de la próxima Encuesta de Población Activa (el próximo mes) para poder reafirmar sus cálculos de que en 2015 se podrían sumar al final hasta 800.000 nuevos empleos, lo que se acercaría a las cifras récord que ha registrado España.

En los ministerios afectados se espera con gran optimismo el resultado de la EPA del próximo mes

Solo se han creado más de 800.000 empleos en España en 2005 (en ese caso gracias a la regularización de unos 578.000 inmigrantes) y en 1999 y 2000, que fueron los años con mayor crecimiento económico (el PIB creció un 4,5% y un 5,3%), mientras que las mejores previsiones de analistas privados y del propio Ejecutivo para este año dan un crecimiento del 3%.

El equipo de Rajoy, que se juega su futuro político casi en exclusiva a esa baza, pretende llegar a las generales de noviembre con un balance de legislatura que reduzca el paro registrado que dejó en noviembre de 2011 Zapatero (4.420.462 personas) y que ahora aún está en 4.451.939 parados: es decir 31.477 por encima. También quieren mejorar el número de afiliados a la Seguridad Social heredados. En noviembre de 2011 eran 17.229.922 y ahora son 16.832.801: es decir 397.121 personas por debajo.

pulsa en la foto
Viñeta de Peridis del 9 de abril.

Cuando a Rajoy se le pregunta, además, si gracias a esa mejoría económica —“en 2015 podremos ser el país de Europa que genere más empleo y más crecimiento”, asegura— se podrá cumplir la promesa de bajar impuestos en lo que queda de legislatura o reducir el IVA cultural (del 21% al 13%) el presidente pide margen de maniobra para ver cómo termina el año. Varios ministros y candidatos locales esperan que exista esa posibilidad cuanto antes para explotarlo electoralmente. Pero fuentes del área económica admiten que en realidad ya no hay margen, ni temporal ni reglamentario —“Los impuestos no se pueden bajar por decreto”, aseguran— porque a la legislatura en el Parlamento le quedan muy pocas semanas hábiles.

Empieza en territorio Cospedal la campaña #orgullodeserdelPP

El presidente del Gobierno y del PP estrenó el miércoles en Ciudad Real la nueva campaña de reivindicación de la marca del partido, ahora en horas bajas, y que se puede resumir con la etiqueta #orgullodeserdelPP. El territorio elegido tampoco fue neutral. Rajoy acudió a Castilla-La Mancha, para la presentación de los candidatos locales y para elogiar de nuevo (van tres veces esta semana) la labor estos años difíciles y complejos de Dolores de Cospedal en la secretaría general del PP, "un lugar como todo el mundo sabe apasionante", ironizó. El día anterior, ante la Junta Directiva Nacional, Rajoy había apelado a que los candidatos usasen más y mejor en sus campañas el aval de lo realizado por su Gobierno y la marca del partido. El miércoles insistió. Les animó a presumir con orgullo de su militancia. Los oradores, la mayoría alcaldables, se lo tomaron al pie de la letra y terminaron sus breves intervenciones con un recuerdo a su orgullo por el PP y con un agradecimiento expreso a Rajoy y a Cospedal por visitarles en persona.

Casi al mismo tiempo, en Extremadura, el PP presentaba en rueda de prensa un vídeo de rap para captar el voto joven, ahora tan huidizo. Entre los mensajes de la canción está la propuesta de bajar el IVA cultural, que lo importante son las personas y no los partidos o que hay que primar las ideas por encima de las ideologías. El logo del PP solo aparece en el fotograma final junto a la web de la campaña del presidente extremeño, José Antonio Monago.

Más información