Selecciona Edición
Iniciar sesión

El apoyo de los jóvenes a los partidos clásicos cae en picado

El apoyo de los votantes de 18 a 24 años a PP y PSOE no llega al 20% según el CIS

Solo el 4,3% apoyaría a los populares en unas elecciones generales

Las últimas encuestas no solo hablan de lo que les puede pasar a los partidos políticos en este año de elecciones. También hablan del futuro. Y este no es muy halagüeño para los partidos tradicionales, especialmente para el PP, si se miran los datos de intención de voto de los más jóvenes. En el tramo de edad entre los 18 y los 24 años, los populares solo tienen el apoyo de un 4,3%, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), de enero de 2015. No solo eso; el partido no alcanza el 10% de la intención de voto hasta que se supera la barrera de los 45 años.

Es cierto que la caída en la intención de voto del PP afecta a todas las edades —el barómetro les da un 12,9%—, pero las diferencias son notables entre unas y otras —la media es tres veces mayor que el voto de los jóvenes de 18 a 24—. Y ningún otro partido tiene tanta distancia, 22 puntos, entre los más jóvenes y los mayores de 65 años (26,4% de los votos).

El declive comenzó el año pasado: ya en enero de 2014 el PP solo contaba con la intención de voto de un 3,6% de los votantes primerizos. No siempre ha sido así. Apenas dos años antes, en 2011, los populares habían llegado a tener el respaldo del 30,2% de los primeros votantes. La cifra de apoyo joven al partido no solo era alta, sino que superaba el porcentaje total (un 28,3%).

En 2011, un 30,2% de los jóvenes apoyaba al PP. Ahora solo el 4,3%

En el caso del PSOE, la caída es menos pronunciada y similar a la del partido en otros tramos de edad, pero es cierto que nunca había tenido tan poco apoyo de los jóvenes: en enero de 2015 contaba con la intención de voto de solo un 13% de los encuestados de entre 18 y 24 años, a una larga distancia del 39,5% que alcanzó en abril de 2008. Izquierda Unida también tiene problemas: el apoyo entre los más jóvenes, del 2,4%, es inferior a la media general (3,6%).

El voto joven se canaliza sobre todo a través de dos partidos: Podemos (con un 27,4% de apoyo en esa franja de edad) y Ciudadanos. Esta última formación no había irrumpido aún como fuerza emergente cuando se hizo la última encuesta del CIS. Una reciente encuesta de Metroscopia para EL PAÍS sí recogía el auge de ese partido en un tramo de edad algo más amplio que el del barómetro del CIS. Según esos datos, un 26% de los votantes de entre 18 y 34 años tiene intención de votar a Podemos; un 15% a Ciudadanos; un 11% al PSOE y un 10% al PP. Metroscopia aporta también una escala de 0 a 10 que sirve para ubicar ideológicamente a los votantes jóvenes (el 0 es extrema izquierda y el 10 extrema derecha). Estos se posicionan en el 4,4. Sitúan al PP en el 7,8; al PSOE en el 4,5; a Podemos en el 2,5 y a Ciudadanos en el 5,2.

¿Se han convertido los partidos tradicionales, sobre todo el PP, en formaciones para mayores? ¿Qué impacto tendrá en el futuro esa falta de apoyo entre los votantes primerizos?

Solo los mayores de 65 años dan su voto mayoritariamente a los populares

“El PSOE se lo tiene que hacer mirar, pero el que tiene más problemas es el PP”, señala Belén Barreiro, exdirectora del CIS y directora del Laboratorio de la Fundación Alternativas, vinculada a los socialistas. “Lo que ocurre ahora es efecto de la sociedad digital. España se ha digitalizado a una velocidad de vértigo. Los códigos han cambiado. La sociedad en red se comunica de inmediato, amplía la información y está más vigilante. El PP sigue en la edad analógica”, opina Barreiro.

La media de edad de los potenciales votantes de Ciudadanos es de 45,4 años (similar, casi idéntica, que la tienen los potenciales votantes de UPyD e IU). Los más jóvenes son los de Podemos (41,7 años) y los mayores, los del PP (53) y los del PSOE (51), según también datos de Metroscopia.

En general, los partidos son reacios a analizar estos datos en clave generacional. Beatriz Jurado, presidenta de Nuevas Generaciones del PP, dice que las encuestas del CIS son muy variables. “Hemos estudiado el barómetro de 2015 y sí, el porcentaje es bajo, pero hemos subido con respecto a 2014” [subieron, exactamente, un 0,7%]. “El voto más difícil de ganar es el de ese tramo”, prosigue. “No creo que se deba analizar esto como un enfrentamiento entre lo nuevo y lo viejo. No se consigue nada con ser novedoso, sino con poner la gestión en manos de alguien confiable”. Aún así, Jurado muestra su preocupación porque el PP no esté transmitiendo su proyecto a los más jóvenes. Las encuestas tampoco parecen preocupar demasiado al PSOE. “El partido se ha renovado en formas y procedimientos”, dice Meritxell Batet, secretaria de estudios y programas del partido, “pero lo prioritario son las políticas que ofrezcamos”.

El voto joven es, sobre todo, para Podemos y Ciudadanos

Las cifras apuntalan la idea de que el seísmo que se ha producido en la política española no se explica solo por la indignación ante la corrupción y la crisis, sino que hay claves generacionales que no se han tenido tan en cuenta. “Es un nuevo paradigma”, dice Ramón Luque, miembro de la ejecutiva de IU. “A los jóvenes, la vieja política de finales del siglo XX no les dice nada, literalmente desconectan”.

Luque señala el 15M como la fecha de creación de ese nuevo paradigma construido sobre el eje inédito de lo nuevo contra lo viejo. “No se trata solo de caras nuevas. Nosotros hemos tomado la decisión de poner a Alberto Garzón, joven y valiente, pero no basta con eso. Hablamos de una renovación profunda del pensamiento. Es parte del debate de IU, no hay que esconderlo. Podemos nos ha hecho viejos a unos, y a otros los ha dejado en el Paleolítico”.

Suele decirse que la gente se hace más conservadora con la edad. Si eso fuera así, el PP no tendría que poner en cuestión su supervivencia en las próximas décadas. Pero hay quienes sí creen que esa edad es muy importante para los partidos porque es en ese momento cuando se fideliza el voto. “Es determinante”, señala Belén Barreiro, la exdirectora del CIS. “En términos empresariales podríamos decir que hay una nueva marca en el mercado, de centro liberal. Y gran parte de los jóvenes se definen como liberales. Ciudadanos tiene una oportunidad de oro si no lo hace mal”, comenta Barreiro. “Estamos convencidos de que gran parte de nuestro crecimiento nace de nuestro saber hacer en las redes sociales”, explica Matías Alonso, secretario general de Ciudadanos. “Quien se sienta liberal, en Ciudadanos va a encontrar cobijo desde el punto de vista ideológico”.

Luque (IU): “A unos, Podemos nos hace viejos, a otros los manda al Paleolítico

Ramón Luque (IU)

Carolina Bescansa, de Podemos, formación a la que las encuestas conceden un mayor porcentaje de voto joven, habla de un “agotamiento del modelo conocido hasta ahora”. “Lo que estamos discutiendo es un nuevo país, y en eso los partidos nuevos tienen más credibilidad para llegar a los jóvenes”, opina. “PP y PSOE han entrado en líneas rojas porque el grueso de su electorado se concentra en núcleos demográficos más conservadores”.

Más información