Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
josep a. planell rector de la uoc

“Quiero que se acepte la educación ‘online”

El responsable de la UOC defiende que la formación a distancia es tan buena como la presencial

Josep A. Planell, el 18 de marzo en el campus de la UOC.
Josep A. Planell, el 18 de marzo en el campus de la UOC.

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC), una de las decanas en formación online en España, cumple 20 años. Con más de 58.000 graduados, estudiantes en más de 70 países y una oferta de 72 másteres (entre propios y oficiales), la UOC revisa cómo enfrentarse a los nuevos retos de la enseñanza en línea como la proliferación de centros de este tipo, que se han triplicado en un lustro y abarcan ya a 230.000 alumnos. Su rector, el físico Josep A. Planell, expresa su preocupación por que el Ministerio de Educación “no reconozca la calidad” de esta modalidad y pide procesos de acreditación que aseguren la idoneidad de los programas.

Pregunta. Algunas voces reclaman al Ministerio de Educación un catálogo de los títulos que no se pueden impartir online. ¿Qué opina?

Respuesta. Uno de los retos de la UOC es romper los límites de la virtualidad. Hay actividades del aprendizaje que tienen que ser presenciales, pero todo lo que sea contenido puede entregarse online. En 2016 ofreceremos un grado en Bellas Artes, en colaboración con el Museo Reina Sofía, pero otros van mucho más allá. La Universidad de Yale, por ejemplo, anuncia la puesta en marcha del grado en Ciencias Médicas en Internet, que incluye las actividades prácticas en el campus físico pero el mayor peso académico es virtual.

P. ¿Qué espera del nuevo decreto de apertura de centros?

R. Me preocupa que aún no se reconozca la calidad de la educación online. Quiero que se acepte que esta manera de enseñar es igual de válida que la presencial. Es un debate que tienen los centros más importantes del mundo. La estrategia del MIT para 2020 lo ve como la manera de preservar su modelo basado en la investigación, pues ahorra costes y creen que no sacrifica la calidad.

P. Pero cualquiera puede ofrecer un curso en Internet…

R. Al mercado llegarán más empresas con oferta de formación en Internet y es necesario que los contenidos y los centros se sometan a los procesos de acreditación por parte de la Aneca [Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación] y el ministerio. En 2013, unos periodistas de la BBC inscribieron a un perro para cursar un MBA [máster en negocios] en la American London University del Reino Unido. Con solo pagar las 4.500 libras (6.200 euros) le dieron el título. Es un ejemplo extremo, pero por eso me interesa que la competencia también cumpla con los estándares.

Es necesario que los contenidos se sometan a procesos de acreditación

P. ¿Qué marcaría la diferencia?

R. Ahora todo el mundo tiene la tecnología, pero detrás tiene que haber un modelo educativo. Colgar los apuntes de clase en la Red se hace desde hace años. En la UOC, cada docente puede solicitar presupuesto para desarrollar un prototipo de aplicación o laboratorio virtual. El 90% de la tecnología docente es propia. Parte de debate de la calidad es que dentro de las universidades online se haga investigación, que es lo que da notoriedad y solidez en el mundo académico. Aquí los estudiantes también tienen que interactuar entre ellos, el trabajo en equipo es fundamental.

P. ¿Qué opina de los grados de tres años y los másteres de dos?

R. En promedio, los estudiantes de la UOC se demoran el doble en terminar una carrera. El 50% tiene más de 30 años. Entre 2010 y 2014 hemos doblado el número de estudiantes que aprovechan el paro para formarse. Creo que el debate no es el 3+2 sino el 3+1+1+1, es decir, la formación a lo largo de la vida. Internet ofrece servicios; las universidades, productos. Un profesional no tiene que hacer un máster de 60 créditos si lo que necesita es focalizarse en Business Intelligence y ese contenido lo encuentra en un curso masivo en línea y abierto (MOOC) de cinco.

Buscamos que los materiales educativos se puedan usar en móviles inteligentes

P. ¿Cómo ha cambiado la UOC la irrupción de los gadgets?

R. Antes le decíamos a los estudiantes que se tenían que comprar un ordenador portátil para estudiar. Ahora todo está orientado a las tabletas y estamos trabajando fuertemente para que el material educativo, los bufetes de abogados en línea, por decir un ejemplo, pueda usarse en teléfonos inteligentes. Esto abarata costes para el estudiante y es un factor que ayuda a la internacionalización. Estamos cerrando acuerdos con socios en Colombia, Chile y México. Tenemos programas en los Emiratos Árabes y Marruecos.

Más información