Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Origen y destino de votos mutantes

La mayoría de los andaluces que dan de lado al PSOE optan por Podemos o la abstención

Ya sabemos los resultados. Ahora bien, ¿cuáles fueron los flujos electorales que se produjeron en las elecciones autonómicas andaluzas del pasado 22 de marzo? ¿De dónde provienen y a dónde fueron los votos que los diferentes partidos ganaron o perdieron con respecto a 2012?

  • Nota de cautela. Es prácticamente imposible saber con total certeza cuáles son, en cada elección, los trasvases reales de voto. La información que aquí se ofrece trata de ir más allá de meras especulaciones y se apoya en los datos de la encuesta preelectoral de Metroscopia para EL PAÍS publicada el pasado 15 de marzo.
  • Los socialistas mantienen una alta fidelidad de voto. Casi ocho de cada diez andaluces —el 78 %, en concreto— que votaron al PSOE en las elecciones de 2012 repitieron su voto el pasado domingo 22 de marzo. De los 319.000 votantes que ha perdido (y descontando a sus votantes fallecidos a lo largo de estos tres años), la mayoría ha optado por votar a Podemos (144.000) o abstenerse (58.000). Unas pérdidas que se han visto mitigadas al lograr atraer a alrededor de 88.000 votantes anteriores del Partido Popular y a 81.000 electores que hace tres años optaron por quedarse en casa y no participar en los comicios.
  • Podemos: tercera fuerza política. El partido liderado por Pablo Iglesias debe, así, una parte de sus 15 diputados a antiguos votantes socialistas, pero también a 143.000 antiguos votantes de Izquierda Unida —la causa del hundimiento de la coalición rojiverde— y a 185.000 antiguos abstencionistas que han salido de su letargo electoral para apoyar al partido liderado por Teresa Rodríguez. En conjunto, este imán triangular de atracción de votos supone el 80% del total que consiguió: 472.000 de 590.000.
  •  PP y Ciudadanos: el centro derecha se fragmenta. En las elecciones del pasado domingo se confirmó, de manera abrupta, la tendencia descendente de los apoyos electorales al PP iniciada en 2008. Aunque los populares ganaron las elecciones en 2012 por primera vez en su historia, lo hicieron con menos votos que en 2008. Ahora, pierden medio millón de apoyos con respecto a hace tres años. Votos que han ido, sobre todo, hacia Ciudadanos (223.000), la abstención (130.000) y el PSOE (88.000).

El Partido Popular ha conseguido retener al 61% de sus votantes de 2012, pero ha resultado ser un partido poco atractivo para otros electorados ajenos: su máxima ganancia proviene de los solo 46.000 votantes que ha conseguido rescatar de la abstención. Al contrario que los populares, Ciudadanos ha resultado ser una opción interesante para el elector de centro derecha desencantado con las opciones, sobre todo con el PP: un 60% de los votos conseguidos por el partido naranja provinieron de antiguos votantes populares.

José Pablo Ferrándiz es Investigador Principal de Metroscopia, Francisco Camas y José Juan T. Zapata son analistas de Metroscopia.

 

Más información