Selecciona Edición
Iniciar sesión

Perfiles |Los pasajeros del fatídico vuelo que cayó en los Alpes franceses

En el Airbus de Germanwings accidentado en los Alpes franceses viajaban 150 personas

En el Airbus de Germanwings accidentado este martes en los Alpes franceses viajaban 150 personas. Estas son algunas de sus identidades, difundidas por quienes les conocían y han querido expresar públicamente su pésame.

Una madre y su hijo de nueve meses. Quería llegar pronto a su casa, en Manchester (Gran Bretaña), para reunirse con su marido, pero el destino truncó su viaje en los Alpes franceses. La jacetana Marina Bandrés López-Belio, de 38 años, y su hijo de nueve meses son dos de las víctimas del Airbus. “Cogió ese vuelo porque no había otro”, señala su padre Manuel Bandrés, que  espera en su casa de Jaca (Huesca) la confirmación oficial del fallecimiento de su hija. De momento, nadie se ha puesto en contacto con la familia, pero él sabe con certeza que Marina y su nieto cogieron ese avión. Después de conocer el trágico accidente, no pudo contactar con su hija.

Marina, según los familiares, quería llegar lo más pronto posible a su casa de Manchester para reunirse con su marido, pero no había ningún vuelo directo a esa ciudad. “Lo más rápido era hacerlo a través de una escala en Dusseldorf”, afirma Manuel Bandrés.

Marina residía en Manchester desde hace ocho años junto a su marido, un ciudadano británico con el que se casó hace dos años en la catedral de Jaca y que esta vez no viajó con ella. “La pareja venía a menudo por aquí, aunque con menos frecuencia desde que tuvo el niño”, explica Andrés, un amigo de infancia de Marina, que regenta un taller mecánico junto al domicilio familiar de la víctima.

Dos cantantes de ópera que habían representado Siegfried en el Liceo de Barcelona.  El Gran Teatre del Liceu de Barcelona ha confirmado que Oleg Bryjak y Maria Radne, barítono y contraalto respectivamente, son dos de los fallecidos en el accidente. Ambos habían participado en la reciente producción de la ópera Siegfried, que acabó este lunes. Maria Radner viajaba con su bebé y su marido: la familia residía en Düsseldorf. El teatro guardará dos minutos de silencio el miércoles como homenaje. El equipo artístico y de producción del Liceu está "desolado" por la cercanía que habían tomado con los fallecidos, tras las maratonianas sesiones de ensayos y funciones. Bryjak tenía previsto volver a España para cerrar la tetralogía de Wagner la próxima temporada.

Ariadna Falguera.

Activista, animalista y comprometida con su municipio. Ariadna Falguera tenía 33 años. Nacida en Olot, vivía entre Barcelona y Girona. Su marido, Lluis Juncà, es el jefe de gabinete del presidente de ERC, Oriol Junqueras. Trabajaba desde 2012 como Product Manager (representante de marca) en la empresa de moda femenina Smash!.El motivo de su viaje era precisamente hacer un seguimiento rutinario de la marca en las tiendas en las que se comercializa en Alemania. Activista, comprometida con su municipio, animalista y seguidora del Barça, la joven había sido madre de una niña en abril el pasado año. Falguera era conocida por involucrarse y colaborar con distintas entidades y cooperativas sociales, culturales y no gubernamentales.

Desde ayer, las redes sociales se llenaban de muestras de cariño y apoyo. Òmnium Cultural La Garrotxa compartía a través de su cuenta de Twitter un emotivo mensaje: “Hoy es el día más triste de Òmnium Cultural Garrotxa, porque Ari, nuestra compañera de junta, viajaba en el avión siniestrado. Te queremos”. También desde Esquerra Republicana. Oriol Junqueras, escribía ayer en su cuenta personal de Twitter: “En horas de dolor, donde es tan difícil encontrar las palabras adecuadas, buscamos el consuelo de los que queremos. Nuestro consuelo a todos los que sufren”. Esta mañana, durante el minuto de silencio frente al Parlament de Catalunya, Junqueras abrazó emotivamente a la portavoz parlamentaria de los republicanos, Anna Simó.

Carles Milla Masanas.

Empresario, miembro del Rotary y aficionado al remo. Carles Milla Masanas era uno de los pasajeros del vuelo siniestrado según ha confirmado la empresa de Cornellà de Terri (Girona) que dirigía, Mimasa, del sector de la industria alimentaria. Nacido en Banyoles el 1977 y aficionado a practicar remo en el lago de su villa natal, era licenciado en Inef y tenía un MBA. Se hizo cargo del negocio familiar hace más de diez años, al morir su padre, según han contado algunos vecinos del municipio. El negocio le iba bien, vivía en una urbanización acomodada con su mujer y tenía un hijo de unos dos años. Milla se dirigía a la feria alimentaria de Colonia, donde iba acompañado por un empleado de su compañía que se había desplazado este lunes a Alemania en coche. El director de Mimasa acababa de ser escogido presidente del Rotary Club de Banyoles, del cual era miembro desde hace unos siete años. Según fuentes de la misma organización, iba a tomar posesión del cargo el próximo verano.

Thomas Treppe.

Consultor de moda que exploraba nuevos negocios. Thomas Treppe, de origen alemán, llevaba diez años viviendo en Cataluña.Viajaba a Düsseldorf, junto con su compañera Ariadna Falguera, con la intención de explorar nuevos negocios para la firma de moda Smash!, según confirmaron fuentes de la compañía. Sus compañeros de trabajo en la firma quedaron ayer impactados al conocer la noticia. Treppe, de mediana edad, trabajaba como asesor en exportaciones en el mundo de la moda, un sector al que había dedicado casi toda su trayectoria. Además de alemán y español, hablaba con fluidez holandés y danés, y ha estado ligado profesionalmente a Barcelona al menos desde 2007.

Manuel Rives.

Un sindicalista implicado con tres hijos. Manuel Rives tenía 52 años, estaba casado y tenía tres hijos. Era el delegado sindical de la UGT en Delphi. Sus compañeros coinciden en que si alguien del comité de empresa tenía que acudir a la reunión del secretariado europeo de Delphi, ese era él, sobre todo por su capacidad para obtener información. Aunque llevaba unos once años en UGT, Rives solo llevaba dos en el comité de empresa de Sant Cugat, en el que parecía “superimplicado”.

Rogelio Oficialdegui.

El jefe de recursos humanos que estaba a punto de jubilarse. Rogelio Oficialdegui tenía 62 años y hacía tiempo que decía a la plantilla de la planta de Sant Cugat del Vallès de Delphi que tenía ganas de jubilarse. Decía que el convenio colectivo que le mantuvo reunido durante tres horas el lunes por la tarde sería el último que negociaría. Este navarro era un histórico de Delphi y desde hace once años era el responsable de recursos humanos en la fábrica barcelonesa. Pese a ese cargo, sindicalistas consultados con los que había tenido que lidiar en los últimos años lo consideraban un directivo con el que se habían cerrado muchos acuerdos y una persona muy cercana en lo personal. “Era una persona bastante sencilla y entregado a la fábrica”, explicaba ayer una conocida ajena a Delphi.

La profesora que iba a ver a sus hijos de Erasmus. Pilar Vicente Sebastián, de 54 años, tomó el martes en Barcelona el fatídico vuelo del avión para ir a visitar a sus hijos, de 20 y 22 años, que están estudiando ingeniería en Alemania. Desde 2012 vivía en la capital catalana, coincidiendo con el traslado laboral de su esposo, Luis Menéndez, abogado de la empresa química Bayer. Volaban con cierta asiduidad a Düsseldorf, en ocasiones viajan juntos y otras la madre sola, que es lo que sucedió cuando subió al Airbus A320. El marido la acompañó el martes al aeropuerto y salvó la vida al quedarse en tierra, pero le tocó, entre llantos, comunicar a la familia el accidente.

Nació en la localidad turolense de Valbona, donde acudía cada verano coincidiendo con las fiestas. Antes de ir a vivir a Barcelona, Pilar Vicente trabajó durante 25 años en el colegio Mare de Déu de Bonrepós i Mirambell (Valencia). En ese tiempo fue profesora de educación primaria y de 2005 a 2012 ocupó, además, el cargo de directora del colegio. El centro escolar conoció la noticia del accidente por la llamada de uno de los hijos y provocó una enorme consternación en las aulas por el grato recuerdo que dejó la mujer en su etapa de docente.

Una “fiel” seguidora alemana del Valencia. Sonia Cercek era una gran aficionada del Valencia Club de Fútbol. Esta alemana, fiel seguidora del equipo che, solía acudir ocasionalmente a Mestalla para ver los enfrentamientos que el conjunto valencianista jugaba como local. Y también, junto con su marido Oliver, era una fija en los partidos que el Valencia disputaba en Alemania y Europa central. “El presidente Amadeo Salvo se ha puesto en contacto con sus allegados para mostrarles las condolencias de todo el valencianismo”, ha informado el club a través de un comunicado.

El padre que esperaba al cuarto hijo. Un padre de familia numerosa residente de Carral, una localidad del cinturón de A Coruña, viajaba en el avión siniestrado para acudir a la sede central en Alemania de la multinacional del textil Esprit, en la que llevaba apenas ocho meses como directivo. Natural de Sabadell, Josep Sabaté Casellas, de unos 38 años de edad, deja huérfanos a tres niños de entre tres y siete años, así como viuda a su esposa, Marta, también catalana y embarazada del cuarto hijo.

Dos trabajadores de una empresa maderera. Los hermanos Vicente y Eusebio Segundo Martín viajaban a Alemania para comprar maquinaria para la empresa familiar de complementos para la industria maderera en la que trabajaban. Eran vecinos de la localidad de María de Huerva (Zaragoza), que está consternada por la noticia. El Ayuntamiento ha convocado este miércoles un minuto de silencio en memoria de las víctimas, informa Efe.

Dos periodistas deportivos iraníes. Milad Hojatoleslami trabajaba para la web de noticias Tasnim y Husein Javadi era reportero del diario Vatan Emrouz. Según informa Tasnim ambos habían viajado a Barcelona para cubrir el partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid del pasado domingo. Los dos periodistas se dirigían a cubrir un partido entre la selección de fútbol de Irán y la de Chile que se celebrará en Austria.

Dos japoneses que vivían en Dusseldorf. El Gobierno de Japón ha confirmado que en el avión viajaban también Satoshi Nagata, de unos 60 años, y de Junichi Sato, de unos 40 años. Ambos residían en Dusseldorf.

Una pareja de recién casados marroquíes. Mohamed Tehrioui, de 24 años, y Asmae Ouahoud el Allaoui, de 23 acababan de celebrar su boda en Barcelona, según han confirmado fuentes de la agencia marroquí MAP.

Un iraelí residente en España. La familia de Eyal Baum se puso en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel al no tener noticias de él, que había cogido ese vuelo por motivos de trabajo. Las autoridades confirmaron que era uno de los pasajeros de la aeronave siniestrada.

Una pareja argentina. Una fuente de la embajada argentina en Francia, citada por la prensa nacional, ha confirmado la muerte de Sebastián Greco y Gabriela Luján Maumus dos pasajeros de Argentina. Según la información de la que se dispone hasta el momento, Sebastián Greco y Gabriela Luján Maumus eran pareja.

Dos trabajadoras rumbo a una feria tecnológica. Dora Salas, química de origen mexicano, y Marta López, consultora de exportaciones, se dirigían a una feria de tecnología alimentaria celebrada en Alemania. Ambas trabajaban en Itram Higiene, una sociedad de Vic dedicada a la venta de productos para este sector. “La empresa es pequeña, éramos cinco y dos externos. Todos muy bien avenidos…”, relataron ayer fuentes de Itram. Salas, explicaron las mismas fuentes, tenía alrededor de 45 años y era responsable técnico en I+D+i. La mujer estudió Química en la Universidad Autónoma de Nuevo León, en Monterrey. Después se trasladó a Barcelona, donde residía desde hacía 12 años. López, según las mismas fuentes, tenía unos 50 años, dos hijas y era vecina de Mollet. El alcalde de esta localidad, Josep Monràs, se puso a disposición de la familia para “cualquier apoyo que pueda necesitar”. “Dos excelentes personas han perdido la vida en el accidente de avión. Nunca las podremos olvidar”, expresó ayer el director general de Itram Higiene, Martirià Latorre, que había volado hacia Colonia un día antes.

Luto en KAO de Barberà por su vicepresidente. La empresa química japonesa Kao estaba ayer de riguroso luto en sus instalaciones del polígono Santiga, en Barberà del Vallès, junto a Sabadell. Las banderas estaban a media asta a las puertas de las oficinas centrales, algunas empleadas vestían de riguroso luto y los ejecutivos lucían corbatas negras. Mostraban así el dolor que sentían por la muerte del vicepresidente de Kao Chemicals Europe, Josep Sau, y del responsable de una de las unidades de negocio, el ejecutivo alemán residente en España Hans Peter Riester.

La empresa confirmó ya el martes por la noche que dos de sus directivos, “uno de aquí y otro alemán”, viajaban a Düsseldorf en el avión que se estrelló en los Alpes. Aunque se resistieron durante todo el día a confirmar su identidad, llegaron a publicar en su página de Internet un breve texto en inglés (al que luego no se podía acceder) que decía: “In Memoriam por las víctimas del vuelo de Germanwings: Josep Sau (Vicepresidente KCE); Hans Peter Riester (Gerente de Unidad de Negocios STA)”.

Tres generaciones rumbo a Manchester. Emma Pardo consultó por última vez el WhatsApp el martes a las 9.49. Estaba ya en el aeropuerto del Prat y probablemente dentro del avión. Pudo apurar el uso del móvil gracias al retraso de 20 minutos que acumulaba su vuelo a Düsseldorf, aunque ese no era su destino final. Una vecina cuenta que iba a Manchester, a buscar al mediano de sus hijos, que el viernes concluía un curso de tres meses allí. Y había convencido a su madre y a su hija para que la acompañaran. Aprovecharían el viaje para hacer algo de turismo.

Esta madrileña de 47 años residía en Sant Cugat (Barcelona) con su marido y sus tres hijos desde hacía una década. El martes hacía un mes que habían estrenado piso a 500 metros de donde habían vivido hasta entonces. Allí había establecido fuertes vínculos con vecinos, con otros padres del colegio donde estudiaron sus hijos —el Santa Isabel— y con sus compañeros de pádel, el deporte que practicaba, según cuentan en el barrio. También compartía con sus amigas salidas a esquiar o jornadas de cocina. Con un círculo muy próximo de amigas tenía pendiente una salida de fin de semana que intentaba arreglar. Probablemente ella también organizó el desplazamiento de su madre de Madrid a Barcelona antes de partir a Alemania.

La muerte de Emma y su hija, una niña de 12 años orgullosa fan del Atlético de Madrid, sumada a la de la abuela, ha revuelto las tripas de Sant Cugat. La madre de una compañera de colegio no podía ayer articular palabra: se le anegaban los ojos. La conmoción en la escuela donde estudiaba la adolescente ha sido de tal magnitud que la dirección del centro organizó ayer una charla con psicólogos para los alumnos de sexto de primaria, el curso en el que estaba la pequeña Emma.

Con información de Lluís Visa, Mercè Pérez, Dani Cordero, Jesús García, Walter Oppenheimer, Jordi Pueyo, Clara Gil, José María Jiménez Gálvez, Paola Obelleiro, Concha Monserrat, Sally Palomino y Elsa García de Blas.

Más información