Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz afirma que gobernará en solitario con acuerdos puntuales

Pide "responsabilidad" a PP y Podemos porque juntos suman más que el PSOE

Pedro Sánchez: "La victoria de Susana Díaz es la victoria de todo el socialismo español"

FOTOGALERÍA | NOCHE ELECTORAL EN ANDALUCÍA. .  Díaz celebra su victoria electoral con sus compañeros.

Gobierno monocolor y acuerdos puntuales para la legislatura con la oposición. Ese es el plan que en principio se ha marcado la socialista Susana Díaz al frente del Ejecutivo andaluz, tras lograr vencer en las elecciones del pasado domingo con 47 escaños, a ocho de la mayoría absoluta. “Voy a gobernar en solitario”, ha mantenido en una conferencia de prensa rodeada de la mayoría de los secretarios generales provinciales y de los miembros de la ejecutiva andaluza del PSOE.

La decisión de Díaz entraña un riesgo porque la última vez que la oposición sumó más votos que los del Gobierno (1994-1996), la legislatura fue un calvario para el entonces presidente Manuel Chaves, asaeteado por comisiones de investigación en cada periodo de sesiones y con iniciativas próximas al pintoresquismo político. El Parlamento de la décima legislatura andaluza está integrado por cinco fuerzas, algo que solo ocurrió en 1982. Los 109 escaños se reparten del siguiente modo: PSOE, 47 diputados; PP, 33; Podemos, 15; Ciudadanos, nueve e Izquierda Unida, cinco. Aunque sin referirse expresamente a ese convulso periodo parlamentario, conocido como el de la pinza, la presidenta de la Junta en funciones apeló a la “responsabilidad de todos” los actores parlamentarios.

El PP, que vuelve a iniciar otra travesía en el desierto en la comunidad, anunció sus dos próximas iniciativas parlamentarias: dos comisiones de investigación sobre los cursos de formación en Andalucía y sobre el uso de los fondos europeos. Esta propuesta marca un sendero para los próximos cuatro años de mandato.

Díaz ha vuelto a descartar acuerdos con PP y Podemos y deja abierta la puerta a las otras dos fuerzas, aunque únicamente los nueve parlamentarios de Ciudadanos le permitiría la estabilidad política. El partido que lidera Albert Rivera ya ha dejado claro que no entrará en el Gobierno y ha puesto como condición para pactar la investidura de Díaz que los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán dejen sus escaños. Ambos están imputados por el caso de los ERE y declararán ante el Tribunal Supremo los próximos 14 y 9 de abril, respectivamente. La investidura de Díaz, que aún no está convocada, se celebrará a finales de ese mes. “Mi posición quedó clara hace muchos meses y no la voy a cambiar ni por nada ni por nadie. Lo que digo lo hago. No me va a condicionar nadie”, ha respondido. La opinión de la socialista es que si ambos son imputados de un delito deben dejar sus escaños. Esta posición no es compartida por muchos en el PSOE, pero singularmente por Felipe González.

Una de las primeras decisiones del Parlamento andaluz tras la investidura siempre ha sido la designación de los senadores por la comunidad, cargos que se suelen utilizar para premiar a los consejeros que dejan de serlo. Griñán y Mar Moreno, también imputada, lo son por Andalucía. Fuentes del PSOE han indicado que no hay prisa en esta ocasión para cumplimentar este trámite.

Susana Díaz ha iniciado este lunes los contactos con el resto de los grupos para pactar la composición de la Mesa de la Cámara y explorar la posición de los grupos para su investidura. Las conversaciones las llevarán el número dos socialista, Juan Cornejo, y el “todavía” portavoz parlamentario, Mario Jiménez, un adverbio que ha usado Díaz. En primera votación, debe obtener mayoría absoluta (55 votos) y simple en las sucesivas. El PP votará en contra en la primera ocasión, también Ciudadanos. La candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, era partidaria de la abstención a cambio de contrapartidas de Gobierno.

Calendario

  • La sesión constitutiva del Parlamento andaluz será el 16 de abril. Se elegirá una nueva Mesa, cuya composición negocia desde ayer el PSOE.
  • El debate de investidura de la presidenta de la Junta tendrá lugar dentro de los 15 días naturales siguientes a la constitución del Parlamento. No se agotará ese plazo porque entonces llegaría el 1 de mayo, que es festivo.
  • En primera votación, el presidente debe tener mayoría absoluta y en las siguientes, mayoría simple. Si en el plazo de dos meses ningún candidato logra este apoyo, el Parlamento quedará automáticamente disuelto y se convocarán nuevas elecciones.

No obstante, la posición de Podemos sobre muchas cuestiones, entre ellas la de la investidura, no van a pasar por Andalucía sino por la mesa de la dirección estatal que lidera Pablo Iglesias en Madrid. Muchas decisiones de esta formación y de Ciudadanos están condicionadas a su objetivo de lograr romper el bipartidismo en las elecciones generales de finales de año. Y no quieren que ningún acuerdo andaluz nuble ese fin. Los socialistas cuentan con ello y descartan pactos de calado con el resto de las fuerzas hasta después de las municipales del 24 de mayo y de las generales.