Susana Díaz logra una victoria clara en las elecciones andaluzas

Podemos obtiene 15 diputados, Ciudadanos logra nueve e IU cae a cinco

Susana Díaz adelantó casi un año las elecciones andaluzas por la “inestabilidad” del Gobierno de coalición de PSOE e Izquierda Unida. A lo largo de la campaña electoral, la dirigente socialista ha pedido una mayoría amplia para tener un Gobierno fuerte y estable. Las urnas han otorgado a Díaz una victoria clara, pero lejos de la mayoría absoluta, por lo que afronta una legislatura en la que estará obligada a hacer un juego de equilibrios para gobernar. Con el 99% de los votos escrutados, el PSOE vuelve a ser primera fuerza en Andalucía y obtiene 47 escaños, los mismos que en la anterior legislatura. La mayoría absoluta se logra con 55 diputados, por lo que Díaz tendrá que buscar acuerdos, previsiblemente puntuales, con otras formaciones para tener la ansiada estabilidad.

Como auguraban las encuestas, el PP cae de forma estrepitosa y logra 33 diputados, 17 menos que en 2012. Podemos, en la comunidad en la que sus expectativas eran moderadas, entra con fuerza y suma 15 escaños. Izquierda Unida queda arrinconada por el ciclón del partido de Pablo Iglesias y logra cinco, siete menos que hace tres años. Y Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, se alza con nueve y tiene la llave de la gobernabilidad de la comunidad.

Las urnas han confirmado la fortaleza del PSOE en Andalucía; la enorme erosión de las otras dos fuerzas tradicionales, PP e Izquierda Unida; y el ascenso de los nuevos, Podemos y Ciudadanos. En las décimas elecciones andaluzas, el PSOE recupera la mayoría social que perdió en los comicios de 2012 frente al PP de Javier Arenas, aunque con el peor resultado en porcentaje de voto de la historia autonómica (el 35%), y resiste el embate de las nuevas formaciones, que han obligado a repartir mucho más la tarta electoral.

El candidato del PP, Juan Manuel Moreno, no ha podido evitar el desastre de su partido a pesar del despliegue del Gobierno durante la campaña electoral, en la que el presidente, Mariano Rajoy, se ha implicado de principio a fin, consciente de que las elecciones andaluzas eran un primer test para su gestión. El PP obtiene el peor resultado desde las elecciones de 1990, cuando su relevancia en Andalucía era mínima.

El candidato de IU, Antonio Maíllo, no ha resistido el avance de Podemos, que ha dado un primer golpe sobre la mesa en el mapa político español con la exeurodiputada Teresa Rodríguez como cabeza de cartel. Y Ciudadanos, que hace dos meses no aparecía con opciones en Andalucía en ninguna encuesta, ha demostrado que se está haciendo un hueco en ese mapa político, escarbando votos por el centro del electorado. Su candidato, Juan Marín, liderará la cuarta fuerza de un Parlamento muy fragmentado que contará con cinco partidos.

El resultado, en cualquier caso, va a hacer compleja la gobernabilidad de la comunidad más poblada de España, en la que el PSOE está al frente desde hace 33 años. Susana Díaz tendrá que trenzar acuerdos con otras formaciones para sacar adelante leyes y proyectos. Y lo tendrá que hacer con un calendario electoral complicado ya que parece difícil que algún partido vaya a cerrar pactos con el PSOE en Andalucía cuando por delante hay comicios autonómicos, municipales, catalanes y generales.

Díaz, además, ha recalcado durante la campaña que en ningún caso pactará con el PP o con Podemos, dos partidos de los que se siente profundamente lejana. En los últimos 15 días, la dirigente socialista apenas ha mencionado a las otras dos fuerzas, IU y Ciudadanos, sus otros dos posibles aliados. Con la federación de izquierdas será complicado cualquier acuerdo porque la ruptura del Gobierno de coalición dejó heridas que todavía no han cicatrizado y, en cualquier caso, los cinco diputados de IU no suman mayoría en la Cámara andaluza. Y con Ciudadanos también será complejo porque Rivera, que está pescando en el caladero del PP, tiene altas expectativas ante las elecciones generales y tendría muy difícil explicar un acuerdo con los socialistas en Andalucía.

Tras este resultado es previsible que en las filas socialistas no se abra ningún debate sobre la oportunidad o no del adelanto electoral, una operación de alto riesgo en la que Susana Díaz decidió embarcarse la pasada Navidad. Una vez aprobado el Presupuesto de este año con el apoyo de IU, Díaz empezó a darle vueltas a la posibilidad del anticipo. El análisis de los estrategas socialistas apuntaba a que el PSOE recuperaría la mayoría en la comunidad que perdió en 2012 ante el PP.

En ese escenario, se valoró el desplome que las encuestas auguraban a Moreno, que todavía no se había asentado y que tenía la desventaja de que no era conocido por buena parte de los andaluces. También se evaluó que Podemos no tenía candidato ni una dirección regional articulada y que con el anticipo se cogía a contrapié al partido de Pablo Iglesias. Podemos eligió sobre la marcha a Teresa Rodríguez como candidata a presidir la Junta de Andalucía y retrasó hasta después de la celebración de los comicios la formación de la estructura regional.

Dentro del PSOE también había dirigentes reacios al adelanto ya que consideraban innecesario asumir el riesgo de ser los primeros en enfrentarse a las urnas al fenómeno Podemos. En la opinión de estos dirigentes, habría sido mejor apurar la legislatura para comprobar el resultado que obtenía el partido de Pablo Iglesias en los comicios que ya estaban fijados en el calendario de 2015 (municipales, autonómicas, catalanas y generales). En este análisis se consideraba que Podemos podría sufrir alguna erosión este año como consecuencia de las decisiones sobre pactos que tendrá que tomar en ayuntamientos y autonomías tras las elecciones de mayo.

La decisión de la asamblea de IU de facultar a la dirección a convocar un referéndum entre su militancia este próximo verano para decidir si seguía o no en el Gobierno autónomo en caso de que no saliesen adelante algunas leyes que para la federación eran prioritarios, fue el argumento que empleó finalmente Díaz para disolver la Cámara y precipitar los comicios. Unos comicios con los que también quería demostrar que podía frenar a Podemos en Andalucía y arrancar este año electoral con una victoria del PSOE para que sirviera de revulsivo ante las citas pendientes en 2015.

El adelanto electoral se conoció la noche del 25 de enero. Casi tres meses después ha cristalizado con un Parlamento en el que, por primera vez, van a convivir los partidos viejos y los nuevos y que anuncia el cambio de ciclo que está experimentando la política española, pero que en Andalucía sigue pasando por el PSOE.

Más información