Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Detenidos en Ceuta dos yihadistas “listos para atentar”

Forman parte presuntamente de la misma célula que los cuatro arrestados el 24 de enero

Imágenes de la operación facilitadas por la policía. MINISTERIO DEL INTERIOR

La Policía Nacional ha detenido en la madrugada de este martes en Ceuta a dos presuntos yihadistas "plenamente preparados y dispuestos para atentar" que, según ha informado el Ministerio del Interior, formaban parte de la misma célula que los cuatro arrestados el pasado 24 de enero. Esta operación se desarrolla, al igual que aquella, en el barrio del Príncipe, vivero de donde han salido varios jóvenes para luchar en las filas del Estado Islámico en los últimos años.

El ministerio explica que la célula, que considera "neutralizada", no responde "a los patrones habituales de redes de radicalización, reclutamiento y envío de activistas a las filas de organizaciones yihadistas activas en focos de conflicto", sino que está integrada por personas "ya radicalizadas y concienciadas para la ejecución de atentados tanto en España como en el resto de Europa".

Los detenidos, cuyas identidades no se han hecho públicas, son de nacionalidad española y de origen marroquí y "seguían las directrices de la organización terrorista Daesh [como llaman al Estado Islámico en Siria] a través de una poderosa y agresiva campaña de comunicación y difusión mediática en las redes sociales y páginas yihadistas de Internet".

La investigación, que continúa abierta, está siendo dirigida y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional y el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Pablo Ruz. Desde las cuatro de la madrugada de este martes, los agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional desplazados desde Madrid, que ha desarrollado la operación junto con la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Ceuta, han ocupado varias zonas de la barriada de El Príncipe acompañados por agentes de Ceuta. Allí han llevado a cabo dos registros domiciliarios.

Estos arrestos son continuación del dispositivo llevado a cabo el pasado día 24 de enero, también coordinado por la Audiencia Nacional, en el que se detuvo a dos parejas de hermanos fuertemente radicalizados, adiestrados y dispuestos a cometer un atentado e inmolarse en el intento. Farid Mohammed Al Lal y su hermano Mohammed y Anwar Ali Amzal y su hermano Rodouan —de nacionalidad española, origen marroquí y con edades comprendidas entre los 20 y los 39 años— fueron los cuatro arrestados entonces en Ceuta en la denominada operación Chacal.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, destacó tras aquellas detenciones el paralelismo en los perfiles de los arrestados con los de los hermanos Kouachi, responsables ese mismo mes en París del atentado contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo. El juez Ruz envió a prisión a tres de los cuatro arrestados por delitos de pertenencia a organización terrorista y tenencia ilícita de armas. Al cuarto investigado, Rodouan, que quedó en libertad, le impuso medidas cautelares. Según fuentes judiciales, padece una discapacidad psíquica.

También este martes, Interior destaca que los dos individuos "presentan perfiles coincidentes con los de los autores de los atentados llevados a cabo en París los días 7 y 8 de enero", lo que evidencia "su alto nivel de radicalización y potencial peligrosidad". Según el comunicado de Interior, este grupo yihadista se caracteriza porque sus miembros están "preparados tanto física como mentalmente" para la yihad y porque "adoptaban numerosas y complicadas medidas de seguridad en sus desplazamientos y comunicaciones".

Además, tenían "acceso a la adquisición de armas de fuego en el mercado negro y una clara predisposición para su uso en un potencial atentado terrorista", como demuestra la incautación en la anterior redada de una pistola Glock en el registro de uno de los cuatro detenidos.

La del mes de enero fue la primera operación contra el yihadismo llevada a cabo en España en 2015, mientras que el pasado año fueron arrestados 40 presuntos yihadistas, muchos de ellos gracias a la colaboración de Marruecos.

Más información