Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos busca en Andalucía confirmarse como alternativa al PP

Cospedal apela al voto útil para frenar al partido de Albert Rivera ante el 22-M

Elecciones andaluzas Ampliar foto
De izquierda a derecha, López Gabarro, Pastor, García Tejerina, Báñez, Moreno, Cospedal, Alarcón, Mestre y Crespo, en Sevilla.

1982-2014. El PSOE mira a su izquierda y siempre hay alguien. Primero, el histórico PCE; luego, Izquierda Unida. El PP mira a su alrededor y no tiene un rival de entidad que le dispute el voto en el espacio del centro-derecha. Esta tendencia se acentúa a partir de 1990, cuando José María Aznar refunda el partido en el Congreso de Sevilla en el que Manuel Fraga cede el testigo a una nueva generación política de la derecha española. Aznar entierra las siglas de Alianza Popular e inicia el celebérrimo giro al centro. Desde entonces, el PP se convierte en una gran familia en la que caben liberales, democristianos, conservadores y los segmentos más derechizados de la sociedad. Un hecho diferencial con otros países europeos en los que cada una de estas familias ideológicas es casi un partido.

2015. A la espera de que las urnas lo confirmen, el escenario ha cambiado. El PSOE vuelve a mirar a su izquierda y, como siempre, se encuentra a IU, pero además un nuevo competidor, Podemos, que divide aún más el voto del electorado progresista. Y el PP mira de nuevo a su alrededor y se encuentra a… Ciudadanos, la formación que lidera Albert Rivera y que está amenazando con quebrar la hegemonía de los populares en el centro-derecha.

La preocupación por el empuje de Ciudadanos se ha extendido en la cúpula del PP, que está echando el resto en la campaña de las elecciones andaluzas del 22 de marzo para evitar una caída en picado, tal y como auguran la mayoría de las encuestas. Al candidato popular a presidir la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, le han arropado este sábado en Sevilla la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, y las ministras de Empleo, Fátima Báñez; Fomento, Ana Pastor; y Agricultura, Isabel García Tejerina, en un acto de campaña con motivo del Día de la Mujer. 

Cospedal, como está haciendo Moreno desde que empezó la campaña autonómica, ha enfatizado que el “único voto útil” que puede garantizar el cambio en Andalucía es el del PP. Este mensaje persigue contrarrestar el vigor que los sondeos dan a Ciudadanos, no solo en Andalucía sino en toda España, y aglutinar de nuevo el voto de centro-derecha, que se está fragmentando.

La dirección del PP comprobó que había una transferencia de voto hacia Ciudadanos en las elecciones europeas del año pasado, pero no fue hasta hace dos meses cuando empezó a cundir de verdad la preocupación, según fuentes de este partido. A principios de año las encuestas que empezaron a llegar a Génova, sede del PP, detectaron que el trasvase de votos hacia el partido de Rivera iba en serio y que se abría una brecha en un coto hasta hace poco cerrado. Este es el motivo por el que, ante un año electoral tan intenso como 2015, los dirigentes del Gobierno y del PP han empezado a atacar a Ciudadanos y cuestionar sus propuestas.

Rivera, que se presenta con la bandera del cambio sensato en España y un mensaje regeneracionista, ha participado este sábado en su segundo acto en la campaña andaluza junto a su candidato autonómico, Juan Marín, informa Juan José Mateo. En Granada, Rivera se ha dirigido directamente a sus adversarios políticos: “No le hemos puesto la pistola a nadie en el pecho. Mentalícense, la gente vota a quien le da la gana en España. Somos un instrumento. Quien esté satisfecho con lo que pasa en Andalucía, que vote al PSOE. Es legítimo. Los que quieren que todo siga igual, que nade cambie, tienen otra opción, el PP, que es la garantía de que nada va a cambiar, porque están encantados en la oposición, nunca han querido dar la batalla”.

Tres ministras y la ‘número dos’ de los populares apoyan a Moreno en Sevilla

A diferencia de Podemos, Ciudadanos no acaba de llegar a la política. Tiene representación en el Parlamento de Cataluña, donde surgió, desde 2006. En la actualidad tiene nueve diputados en esta Cámara y otros dos en el Parlamento europeo. Las encuestas publicadas en las últimas semanas sostienen que la siguiente pica de Ciudadanos será en Andalucía, donde ha multiplicado sus afiliados en los últimos meses hasta llegar a los 3.000 y donde se podrá comprobar si se confirma como alternativa al PP. La encuesta de Metroscopia que publicó EL PAÍS el pasado domingo le daba una horquilla de ocho a 12 escaños y la llave de la gobernabilidad en la comunidad. Durante la campaña, Rivera visitará al menos cinco provincias andaluzas (Almería, Granada, Málaga, Sevilla y Cádiz), que son precisamente en las que el CIS le da por seguro un escaño.

La irrupción de Ciudadanos, que ha desbordado a UPyD, el partido de Rosa Díez, tras fracasar las conversaciones para su alianza, ha sido la gran sorpresa de la precampaña andaluza. Hasta hace pocas semanas nadie contaba con la posibilidad de que pudiera entrar en la Cámara autonómica.
El perfil del votante de Ciudadanos en Andalucía, según los datos de Metroscopia, es urbano; de forma mayoritaria masculino (60% frente a un 40% de mujeres); tiene en torno a los 45 años; el 34% tiene estudios universitarios; se ubica ideológicamente en el centro y votó en anteriores citas electorales de forma amplia al PP.

Más información