Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendida la búsqueda de la patera desaparecida al sur de Canarias

Salvamento Marítimo se retira tras cuatro días tratando de localizar a 18 inmigrantes

Llegada al puerto de Motril de los 23 inmigrantes rescatados este jueves cuando navegaban en una patera en el Mar de Alborán. EFE

La operación de rescate ha acabado. Sin éxito. Salvamento Marítimo ha suspendido este sábado la búsqueda de la patera que permanecía desaparecida cerca de las Islas Canarias desde la madrugada del pasado martes. Durante cuatro días, la institución ha mantenido activo el despliegue de emergencia, que ha llegado a contar con el apoyo de un avión del Ejército del Aire, y que trataba de localizar a las 18 personas que viajaban en la embarcación. Todo ello, en base a los datos que manejan los equipos de rastreo. Porque, según la ONG Caminando Fronteras —que mantiene habitualmente contacto con los familiares de los inmigrantes que intentan alcanzar España por mar—, a bordo se encontraban más de veinte sin papeles procedentes de Senegal, Guinea y Gambia.

Los desaparecidos salieron rumbo a las Islas Canarias sobre las cuatro de la madrugada del martes, cuando se echaron al Atlántico en las proximidades del Cabo Bojador, ubicado en el Sáhara Occidental, al sur de la ciudad de El Aaiún. El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) recibió la alerta, que la trasladó al Centro de Coordinación Regional de Canarias y este, a su vez, a Salvamento Marítimo. De esta forma, al mediodía del mismo martes, el avión Sasemar 103 inició la búsqueda de los desaparecidos entre el sur de Gran Canaria y Cabo Bojador. Una tarea que retomó al día siguiente, junto al Delta 4 del Ejército del Aire. En total, se han rastreado cerca de 100.000 kilómetros cuadrados y, tras suspender la búsqueda este sábado, se ha alertado a los barcos que recorren la zona para extremar la vigilancia por si pudieran avistar la embarcación; según fuentes de Salvamento.

Los equipos de rescate han modificado a lo largo de la semana la zona de rastreo. El jueves la ampliaron hasta las aguas próximas a Nuadibú (Mauritania). Y el viernes se replegaron, centrando entonces los trabajos en el área comprendida entre Gran Canaria y Dakhla (Sáhara Occidental). Según han explicado fuentes de Salvamento Marítimo, como en toda operación de estas características, a medida que pasan los días disminuyen las posibilidades de encontrar con vida a los inmigrantes.

Pateras localizadas esta semana

  • 5 de marzo: Salvamento Marítimo localiza en la madrugada del jueves a 23 personas que viajaban a bordo de una patera, que se encontraba a la deriva a unas 30 millas al sureste de Motril (Granada).
  • 3 de marzo: Los equipos de emergencias rescatan a 68 inmigrantes en dos pateras cerca de la isla de Alborán.
  • 3 de marzo: La Guardia Civil localiza a 17 personas de origen magrebí, a bordo de una embarcación interceptada a dos millas al sur de Adra (Almería).
  • 2 de marzo: Salvamento Marítimo y el instituto armado encuentran a 78 sin papeles, entre ellos 11 mujeres y un bebé, cuando intentaban alcanzar la costa andaluza a bordo de dos pateras, trasladadas a los puertos de Almería y Motril.

El salto entre Europa y África constituye la ruta migratoria más peligrosa del mundo, según concluye un estudio de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Las cifras incluidas en dicho informe, difundido a finales de 2014, revelaron que cerca de 23.000 personas perdieron la vida en las fronteras exteriores del Viejo Continente desde 2000. En este contexto, el enlace entre Mauritania y Senegal se convirtió en una de las “principales elecciones” de muchos sin papeles a mediados de la década pasada.

De hecho, según consta en una respuesta parlamentaria del Gobierno, difundida por Efe esta semana, cerca de 100.000 inmigrantes alcanzaron las costas canarias en los últimos veinte años a bordo de pateras o cayucos. Y la llegada de la mitad de ellos se concentró en solo tres años: 2006, 2007 y 2008. En el primero de esos tres ejercicios desembarcaron 31.678 en las playas del archipiélago, seis veces más que en 2005. "Ese año, allí, se registraron altos niveles de mortalidad en el mar", concluye la OIM.

Más información