suscríbete
OPINIÓN

Los hombres y su pasividad ante la violencia de género (no es casualidad)

Los hombres han de incorporarse a la erradicación de la violencia de género

O se hace algo para acabar con la injusticia o se está haciendo para que continúe”

  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
  • Comentarios

Nunca han faltado hombres en las grandes revoluciones con independencia de su condición y de las circunstancias: ha habido hombres blancos luchando contra el racismo, aristócratas en las revoluciones del pueblo, hombres cercanos al poder contra las dictaduras, militares contra los golpes de Estado, hombres heterosexuales frente a la homofobia…. En cambio, apenas hay hombres en la erradicación de la desigualdad y en la lucha contra la violencia de género.

 Y no es casualidad.

La gran mayoría de los hombres están contra la violencia de género cuando se conoce su resultado, pero para que éste sea conocido tiene que haber adquirido una intensidad capaz de superar las paredes y el silencio que habitualmente la envuelve. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres está ausente en todo ese antes que conduce al golpe y a la agresión que luego critican.

 Y no es casualidad.

 Estar en el camino que termina en la violencia es estar contra la identidad masculina y contra la cultura que la moldea con el barro de la desigualdad. Una cultura que hace sociedades donde los hombres ocupan una posición de referencia y poder, y en las que la propia condición masculina les otorga una serie de valores superiores a los de las mujeres. No hay que irse muy lejos para encontrar un ejemplo en las palabras del exministro Arias Cañete respecto a la “superioridad intelectual de los hombres”, no digamos ya si nos vamos al valor de la fuerza, la competitividad, la razón, el enfrentamiento, el carácter, la decisión… entonces vemos cómo toda esta vida está preparada, según ese modelo, para el liderazgo “natural” de los hombres, y para que la “limitada capacidad” de las mujeres se desarrolle con plenitud dentro del hogar por medio del cuidado, el afecto y el cariño.

Pero como las mujeres son “malas y perversas”, tal y como rezan los mitos de esa cultura, se vuelven rebeldes y osadas con el tiempo, de ahí que haya que controlarlas e incluso corregirlas por medio de la violencia cuando la situación lo exija. La insumisión se corrige volviendo a la sumisión… recordemos el Cásate y sé sumisa editado por el Arzobispado de Granada. Y si la corrección violenta no da resultado, entonces llega el castigo a través de un mayor grado de violencia.

Y todo esto no es casualidad.

 La desigualdad genera un espacio de ventajas y privilegios para los hombres por el hecho de ser hombres, y la mayoría se siente incómodo cuestionando el sistema que lo hace posible y su papel dentro de él. Unos por lo que perciben como “pérdidas”, valga como ejemplo, además de la recompensa que supone la presencia de hombres en la mayoría de los puestos de poder, el resultado del Barómetro del CIS de abril de 2014, que muestra cómo las mujeres dedican al día un 97,3% más de tiempo a las tareas domésticas y los hombres tienen un 34,4% más tiempo de ocio. Otros hombres, por el contrario, se sienten incómodos por la “desorientación” que les provoca salirse de las referencias rígidas e históricas que construyen esa masculinidad dominadora, sin encontrar una forma diferente de ser hombre, ausencia de modelo alternativo nada casual.

La violencia de género es un instrumento más para organizar e imponer la convivencia sobre los valores e ideas que brotan de la desigualdad, por eso, a diferencia de otras violencias interpersonales, su objetivo esencial es controlar y dominar a la mujer; esa es la razón por la que los episodios se repiten y por lo que entre cada una de las agresiones el control continúa a través del rechazo, la crítica, el menosprecio o la humillación. Toda esta estrategia busca el aleccionamiento e introducir el miedo y el terror en las mujeres, para que recuerde qué puede ocurrirle ante la negativa u oposición a seguir los mandatos del maltratador, y hacer, de este modo, más efectivas las amenazas que lanzará ante la más mínima contrariedad. Y cuando esta estrategia de control fracasa, es cuando se produce el homicidio bajo el argumento posesivo del “mía o de nadie”.

La pasividad de los hombres ante esta violencia que ejercen otros hombres contra las mujeres no es casualidad, y llega a ser cómplice. Los hombres violentos utilizan al resto de los hombres para justificarse en su conducta, dicen hacerlo por todos y ante las “malas mujeres” que “no quieren aprender o que les llevan la contraria”, por lo tanto, si el silencio es el único que toma la palabra y la distancia es lo más cerca que se está del problema, se les estará dando la razón y ellos continuarán con sus lecciones de violencia a domicilio.

 Es por ello que los hombres tienen mucho que reflexionar y más que cambiar sobre esa identidad masculina “made in macho” y las consecuencias que se derivan de ella. No se trata de pedirles que dejen de ser hombres, sino que sean más hombres, y ello significa romper el anclaje absurdo y caducado de la hombría dominante para incorporar valores y elementos que destaquen el componente humano sobre el elemento primitivo de la fuerza y la violencia. Hace unos días conocimos la noticia sobre cómo los neandertales diferenciaban algunas tareas por sexo, el problema no es que ellos lo hicieran, sino que 40.000 años después algunos se empeñen en comportarse como neandertales.

 Los hombres tenemos que incorporarnos a la Igualdad y a la erradicación de la violencia de género. No hay posiciones neutrales ante esta realidad, o se hace algo para acabar con la injusticia que supone, o se está haciendo para que continúe. Y para ello los hombres necesitamos construir nuestra identidad sobre nuevas referencias que lleven a convivir en igualdad sobre valores y sentimientos compartidos, no sobre gestos y acciones individuales que luego se impongan a las mujeres y al resto de la sociedad.

 Miguel Lorente Acosta es médico forense, profesor de Medicina Legal y fue delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

 

  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
  • Comentarios
  • Enviar
  • Guardar

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Familiares del Yak-42, en el Día de las Fuerzas Armadas 14 años después

Miguel González Guadalajara

Felipe VI traslada a los militares su "agradecimiento y orgullo" por ser su jefe

Un kamikaze de 51 años

Short se lanza contra otro peso pesado, sacrifica una pieza y bordea una victoria al estilo romántico

Ford necesita un buen conductor

Noemi Navas Madrid

El cese de su consejero delegado esta semana revela la falta de una estrategia del fabricante de EEUU para destacar en el sector

Últimos Vídeos

¿Firmes ante Theresa May?

La UE no debe permitir a Londres mantener los privilegios sin pertener al club, sostiene Torreblanca

‘American Crime Story: The People vs. OJ Simpson’, el crimen de EE UU

En la miniserie sobre uno de los juicios más seguidos de la historia, el jugador de fútbol americano es lo de menos

Esturión para restaurar arte

La vejiga natatoria del pez es una de las vísceras más cotizadas para reparar obras

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias



Webs de PRISA

cerrar ventana