Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La zona de Canarias donde Repsol perforó se queda sin protección

Medio Ambiente dice que no había tiempo para reiniciar el proyecto para incluir esa área

Zona de protección de Lanzarote y Fuerteventura pulsa en la foto
Zona de protección de Lanzarote y Fuerteventura.

La zona del Atlántico en la que la empresa española Repsol hizo la perforación en busca de hidrocarburos se ha quedado sin protección. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado este miércoles la orden "por la que se aprueba la propuesta de inclusión en la lista de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000" del "Espacio marino del oriente y sur de Lanzarote-Fuerteventura". Los grupos ecologistas y algunos expertos habían señalado la necesidad de que, dentro de esta figura de conservación, también se incluyera la zona en la que Repsol perforó, sin éxito, entre noviembre y enero. La empresa, finalmente, abandonó el proyecto y solo acometió uno de los dos pozos para los que tenía autorización.

Tras la marcha de Repsol de Canarias, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF se reunieron con la ministra Isabel García Tejerina y con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos. Y volvieron a pedir a este departamento que proteja la zona de las prospecciones, ubicada a unos 60 kilómetros de las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Tras el encuentro, el ministerio aseguró que iba a estudiar la propuesta.

Pero, según han detallado este miércoles fuentes ministeriales, este departamento ha concluido que no había tiempo para incluir esa zona en el LIC. Este nuevo LIC en aguas canarias forma parte del proyecto Indemares, que prevé incorporar dentro de la Red Natura 2000 —el sistema europeo de protección medioambiental— diez zonas marinas de alto valor ecológico. Nueve de esas áreas se han tramitado sin problemas. Pero, en el caso del LIC canario, la propuesta del ministerio no se presentó hasta septiembre, una vez que Repsol logró todos los permisos para su campaña.

Medio Ambiente asegura ahora que no ha descartado completamente la propuesta de los grupos ecologistas y que en el futuro los límites de la zona de protección podrán modificarse, "como ocurre con cualquier LIC". Las fuentes consultadas señalan que España, firmante del convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU, tiene el compromiso de proteger, antes de 2020, el 10% de sus aguas marinas. Este año se espera llegar al 8%, apunta el ministerio.

Tras la publicación este miércoles en el Boletín Oficial del Estado de la orden del nuevo LIC, el límite más oriental de la propuesta ministerial se queda a solo 16 kilómetros del pozo que hizo Repsol, que no encontró suficiente gas y petróleo para seguir con la costosa campaña de exploración. La inclusión de esa zona dentro del nuevo LIC no impediría automáticamente en el futuro acometer más prospecciones. Eso es lo que concluyó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias en diciembre, cuando descartó paralizar el sondeo. Los magistrados aseguraron que la posibilidad de que el área entrara dentro del LIC no era un "argumento de peso" para parar los trabajos. E indicaba que dentro de un espacio protegido también se podrían autorizar trabajos exploratorios de este tipo. Todo dependería de lo que se incluya dentro del plan de gestión de ese espacio, donde se fijan las actividades que están permitidas y las que no.

Los grupos ecologistas reclaman que la zona de las prospecciones se proteja debido a la gran cantidad de especies de alto valor que hay en esa área atlántica. Argumentan que un informe de 2011 de la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (Secac), elaborado a petición del propio ministerio, determinaba que la zona también tenía que protegerse.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF en España, considera que la propuesta ministerial se queda corta. Respecto a las prisas de Medio Ambiente, reconoce que "España estaba muy retrasada en la tramitación de los LIC marinos y que podía tener problemas serios con Bruselas". "Se corría el riesgo de tener que devolver parte de los fondos recibidos", apunta. Pero, en su opinión, ampliar el LIC hubiera sido sencillo, ya que solo había que aceptar las alegaciones que había presentado WWF. 

Del Olmo critica que se queden fueran la zona de las prospecciones, porque no se ha seguido un criterio científico. "Es una zona de extraordinario valor en la que están las mismas especies". Pero también censura que los "huecos" que el ministerio ha dejado cerca de la costa, fundamentalmente en Fuerteventura. En su opinión, se dejan fuera para no impedir el desarrollo de proyectos urbanísticos. "No se han utilizado criterios científicos, sino criterios económicos y políticos", apunta.

Más información