Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno ataca a Ciudadanos ante el auge electoral del partido centrista

Santamaría carga contra el asesor económico de la formación: “Garicano pidió el rescate”

La vicepresidenta y el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, tras el Consejo de Ministros. EFE

Por segunda vez en menos de un mes, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, rompió su norma de no hablar de partidos políticos en las ruedas de prensa de los viernes tras el Consejo de Ministros. Hace dos semanas lo hizo para criticar a Juan Carlos Monedero, número tres de Podemos, y este viernes para cargar contra Luis Garicano, el economista y profesor de la London School of Economics que ha redactado y presentado el programa económico de Ciudadanos, un partido de corte centrista al que las encuestas vaticinan un gran ascenso.

El Gobierno se suma así, por primera vez, a la ofensiva del PP contra esta formación que, según los estrategas populares, compite directamente con ellos en el voto de centro. El Ejecutivo nunca había hablado hasta ahora de Ciudadanos, pero han decidido entrar a la pelea electoral.

La vicepresidenta cargó con un tono inusualmente duro y directo contra el partido de Albert Rivera y en especial contra Garicano, aun sin citarlo expresamente. Preguntada por las propuestas que la formación ha presentado esta semana, entre ellas un impuesto negativo sobre la renta para garantizar un sueldo digno a todos los trabajadores o un tipo único de contrato, Santamaría aseguró que quien ha redactado ese programa económico de Ciudadanos, esto es Garicano, en su día “pidió el rescate para España”.

La vicepresidenta no detalló a qué se refería. Garicano reclamó el 20 de mayo de 2012, en un artículo en EL PAÍS, que España solicitara ayuda para su sistema financiero, que es lo que finalmente hizo Mariano Rajoy después de negarlo varias veces. El Gobierno siempre ha rechazado llamar “rescate” a ese préstamo, aunque tenía duras condiciones. En septiembre de 2012, cuando ya se había producido el rescate bancario, Garicano señaló en una entrevista en La Nueva España: “Creo que [el rescate] es inevitable con este panorama de desempleo, con la fuerte salida de capitales y con la impresión de que la economía se nos está cayendo. Portugal, que está intervenida, nos puede servir como el mejor ejemplo. No está maravillosamente bien, pero está creando muchísima confianza en Europa. La gente ve que está haciendo sus deberes”.

Santamaría utilizó en la rueda de prensa el gran argumento político de Rajoy en los últimos meses: que él resistió todas las presiones internas —sobre todo de empresarios y banqueros— y externas para que pidiera el rescate completo y así evitó recortes aún más duros.

Hemos demostrado que se podía hacer otra política

Soraya Sáenz de Santamaría

“Nosotros, en el Gobierno, hemos demostrado que se podía hacer una política económica sin pedir ese rescate, sin someter a los ciudadanos a los rigores de un rescate en temas de pensiones o funcionarios públicos, prestaciones por desempleo...”, aseguró Sáenz de Santamaría cargando de nuevo contra Garicano y Ciudadanos. “Esa es la gran diferencia. Frente a quienes pensaban que era imposible, entre otros el redactor de ese programa, el Gobierno fue bastante más luchador”. “Está muy bien eso de ‘hay que hacer esto, lo otro’, ‘hay que crear empleo’, pero lo importante es hacerlo, y nosotros lo estamos haciendo”, remató en un nuevo ataque contra Ciudadanos.

Garicano ha contestado este viernes a través de Twitter a la vicepresidenta con la idea de que realmente sí hubo rescate, el bancario, y además señaló: “Sorprende que Soraya quiera abrir el debate: el rescate está directamente ligado a la nefasta gestión de las cajas que hizo el PP”.

Un rival que inquieta al PP

Ante el auge que las encuestas conceden a Ciudadanos, una formación que disputa al PP el mismo espectro político, los populares han lanzado una ofensiva en la que, entre otros aspectos, reclaman a sus dirigentes que no citen al partido de Albert Rivera por su nombre en castellano, sino solo en catalán, Ciutadans, para aumentar el cariz regional de este grupo, nacido en esa comunidad, y evitar que se le perciba con un perfil nacional. Así lo hizo el lunes Carlos Floriano, el número tres del PP, en la rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo de su partido.

El ascenso de Ciudadanos y la posibilidad de que supere el 10% de los votos inquieta mucho en el PP porque cambiaría el mapa político. El PP siempre ha reivindicado como su gran baza el hecho de que no tenía un competidor fuerte en su espectro, al contrario de lo que le ha pasado al PSOE con Podemos. En los peores momentos, cuando las encuestas internas daban un hundimiento fuerte de sus votos, los estrategas del PP insistían en que sus votantes estaban en la abstención y por tanto eran recuperables. Con Ciudadanos eso puede cambiar, aunque en el PP también recuerdan que en las elecciones europeas se temía que el partido de Rivera ganara al PP en Cataluña y eso no sucedió. En cualquier caso, el PP sabe que Ciudadanos es un peligro y ha decidido salir al ataque, como antes hizo con Podemos.

Más información