Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Proteger a las más jóvenes

Rajoy tiene una deuda con los que se manifestaron contra la ley del aborto de Zapatero

Mariano Rajoy siente que tiene una deuda pendiente con los ultraconservadores que se manifestaron contra la ley del aborto de Zapatero. Una deuda que, para él, vale más que la libertad de las mujeres, y que quiere pagar en año electoral. Por eso, el PP ha decidido presentar una nueva contrarreforma de la ley que dañará, esta vez, a las mujeres de 16 y 17 años.

Hace ahora un año, nos movilizamos en la defensa del derecho de las mujeres a elegir el momento de su maternidad. Entonces, saltaron las alarmas en el Partido Popular, que optó por quitar de en medio a Gallardón y tomarse un tiempo para redefinir su nueva ofensa a nuestra libertad.

La ley actual dice que en el caso de las mujeres de 16 y 17 años, la decisión de abortar les corresponde a ellas, pero deja claro que “al menos uno de los representantes legales, padre o madre, personas con patria potestad o tutores de las mujeres comprendidas en esas edades, deberá ser informado” de esa decisión. Desde la aplicación de la ley de 2010, la realidad ha demostrado que la desconfianza de la derecha hacia las mujeres más jóvenes carecía de sentido, porque la mayoría mantiene buenas relaciones con sus padres y madres, y a ellos acuden cuando están ante un problema grave, y un embarazo no deseado lo es.

Según los datos de que disponemos, unas 400 mujeres de 16 y 17 años alegan cada año razones muy sólidas para eludir el consentimiento de los progenitores: riesgo de violencia de género y abusos —incluso violaciones— dentro de la familia, desamparo, padres en prisión o en el extranjero, etc.

El cálculo del PP es tan sencillo como cruel: pagar la deuda a los ultraconservadores en este año electoral a cambio de dejar a 400 jóvenes, cada año, en situación de riesgo. El plan de Rajoy es injusto, clasista y peligroso: la mayoría de las jóvenes podrá abortar en situación legal y segura, mientras una minoría —las más débiles— quedará desamparada. 400 mujeres obligadas a practicar un aborto clandestino e inseguro, o enfrentadas a una maternidad no deseada y traumática. Las más vulnerables no podrán elegir, las más protegidas sí podrán hacerlo: la hipocresía de siempre.

El PP optó por quitar de en medio a Gallardón y  redefinir su nueva ofensa a nuestra libertad

Esperamos que nadie piense que 400 mujeres al año son pocas. Defendemos que basta con que una sola mujer esté en peligro para que todas debamos movilizarnos. Por eso nuestra convicción es que el aborto debe ser legal para todas.

Nadie nos ha regalado nada a las mujeres españolas. Desde luego no lo ha hecho la derecha. Cada avance que hemos conquistado ha sido el resultado de nuestra capacidad de avanzar juntas. Nos toca pararles otra vez. De nuevo por nuestra libertad, la libertad y la dignidad de todas y, también, para proteger a las más jóvenes.

Fe de errores

En una versión anterior de este artículo aparecía, por error, Elena Valenciano como única autora del análisis.

Elena Valenciano fue vicesecretaria general del PSOE y actualmente es diputada en el Parlamento Europeo. Purificación Causapié fue secretaria de Igualdad del PSOE.

Más información