Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La crisis se suma al sol y a los toros como tópicos de España

Los extranjeros destacan la mala situación económica, según el Barómetro de la Imagen

La crisis se suma a los toros, al fútbol y al sol como los elementos que más identifican a España en el extranjero. La mala situación económica aparece por primera vez en la lista de tópicos como una característica “muy destacable”, según los resultados del quinto Barómetro de la Imagen, que el Real Instituto Elcano ha presentado este miércoles en Madrid. La encuesta —elaborada en una decena de países de Europa, América, Asia y el Magreb— refleja, sin embargo, una ligera recuperación en la valoración global de la imagen. La calificación ha pasado de 6,5 puntos sobre 10 en 2012 a 6,9 en 2015.

Las respuestas surgieron de forma espontánea ante una pregunta abierta y puntual: ¿Qué es lo primero que se le ocurre al pensar en España? No es la primera vez que la situación económica influye en los resultados, pero su presencia ahora se ha hecho más evidente. Crisis es la palabra que más mencionan en Marruecos y México. Francia y Alemania la ubican en el segundo lugar, por detrás del sol.

El barómetro —que permite medir la evolución de la imagen del país en el exterior desde 2012— también muestra que el flamenco y la siesta han perdido peso en el imaginario extranjero, aunque siguen mencionándose. La principal novedad de la medición, realizada entre el 16 de diciembre de 2014 hasta el 20 de enero pasado, es que la crisis ha comenzado a aparecer como un elemento característico.

“La prensa internacional, que hasta 2007 resaltaba el milagro español, lleva años destacando la crisis económica”, explica la investigadora Carmen González Enríquez, directora del Observatorio de Imagen de España del Real Instituto Elcano. Y enseguida matiza: “Los estereotipos duran más que la realidad que dio origen a ellos”. Los países europeos —concretamente, Alemania, Francia y Reino Unido— ven a España como pobre y son, asimismo, los que menos optimistas se muestran, junto con Corea del Sur, respecto a la evolución de la economía del país.

De hecho, el par pobreza-riqueza está bastante equilibrado entre los consultados: el 53% ve a España como un país rico y el 43% lo describe como pobre. “Los países más ricos tienden a vernos como pobres y los más pobres, como ricos”, señala el instituto, que destaca que solo se ofrecen esas dos opciones de respuesta, sin matices.

Los datos globales muestran expectativas más positivas que las de hace un año respecto a la economía. Por ejemplo, el grupo de los que creen que la situación mejorará en los próximos meses ha subido cinco puntos porcentuales, al pasar de 36% al 41%. El conjunto de los que piensan que la economía empeorará ha descendido 12 puntos.

La encuesta refleja que los aspectos mejor valorados de España son sus atractivos turísticos  y sus deportistas

La encuesta refleja que los aspectos mejor valorados de España son sus atractivos turísticos (8,2) y sus deportistas (7,5); en cambio, los menos apreciados son la política (6,2) y la economía (5,9). Los países más cercanos son los más críticos, aunque, en general, España es percibido como un país tradicional, religioso, democrático, trabajador, pacífico y que inspira confianza. “Llama la atención que la corrupción no es algo que aparezca asociado a España en el exterior porque eso contrasta con la imagen que los españoles tienen de su propio país”, ha matizado González Enríquez.

La medición se ha efectuado en 10 países “estratégicamente importantes para España”: Alemania, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, México, Brasil, Corea del Sur, Indonesia, Marruecos y Argelia. Marruecos otorga la puntuación más baja (5,8) frente a Brasil (7,6) y México (7,5), que están por encima de la media (6,9).

La opinión marroquí está dividida. Casi la mitad cree que España es un país egoísta, pobre, que no inspira confianza. Más de un tercio, concretamente el 37%, piensa, además, que es intolerante. Se trata de un porcentaje mucho más alto que el del resto de países y que obedece, según el Instituto Elcano, a la experiencia de la inmigración marroquí y las dificultades que han encontrado para abrir mezquitas.

Más información