Selecciona Edición
Iniciar sesión
TRIBUNA

El cambio sensato contra el cambio seguro

Es pronto para valorar el programa de Ciudadanos, pero no cabe duda de que aporta frescura en el aburrido debate político

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera y el catedrático de Economía y coordinador del programa económico de este partido, Luis Garicano, presentaron ayer en Madrid la primera parte de sus propuestas “para devolver a España su futuro”. Una ofensiva que se inició durante el fin de semana pasado con artículos y entrevistas y que pretende continuar de forma escalonada durante las próximas semanas. Y en su primera entrega, Ciudadanos envía mensajes a sus tres principales contendientes.

Plantean un seguro contra el despido y la dación en pago si se entrega el piso

De las primeras pinceladas de lo que acabará siendo su programa económico para las elecciones generales de fin de año, destaca en primer lugar el lema elegido: “El cambio sensato”. Un guiño (o una provocación) al lema de uno de los partidos con los que quiere competir Ciudadanos, el PSOE, que ha adoptado el reclamo “El cambio seguro” desde que Pedro Sánchez asumió la secretaría general. Y la elección de uno u otro adjetivo no es casual. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, seguro es “libre y exento de todo peligro, daño o riesgo”, mientras que sensato se define como “prudente, cuerdo, de buen juicio”. Cuestión de matices; los dos quieren el cambio, aunque Rivera se quiere diferenciar con un punto de sentido común, de cercanía a los ciudadanos (valga la redundancia).

El segundo mensaje de esta primera propuesta “sensata” va dirigida a Podemos, contra quienes compite en frescura y novedad. Ciudadanos habla de cambiar, reformar y regenerar, pero aclara que; “Frente a visiones colectivistas y estatistas de la regeneración que España necesita, en nuestra visión los ciudadanos son el centro de nuestra actuación”. Coincide en algunos aspectos con el diagnóstico de Podemos (desigualdad, pobreza y exclusión), pero plantea soluciones liberales dentro de los principios de solidaridad y se opone a las recetas intervencionistas.

Y frente al PP, Rivera y Garicano, se quieren diferenciar con un cambio en la política laboral que supone una auténtica contrarreforma, y con una apuesta agresiva por un nuevo modelo de educación, que solo enuncian, porque está incluido en el siguiente capítulo: “Poner los cimientos del crecimiento a largo plazo de la economía española”.

Con los escasos 10 folios de esta propuesta es difícil definir ideológicamente el programa de Ciudadanos. Tiene aspectos socialdemócratas y otros claramente liberales; busca equilibrar la desigualdad social y económica, pero evita las ayudas públicas “desincentivadoras” para la actividad del ciudadano; plantea un complemento salarial garantizado para las familias en riesgo de exclusión, pero con carácter temporal; propone un programa público de formación para parados de larga duración, pero gestionado directamente por los parados, al margen de los sindicatos, las patronales o las empresas.

 Hay también propuestas innovadoras como una ley de segunda oportunidad

El documento presentado este martes tiene también algunas propuestas innovadoras como una ley de segunda oportunidad o un seguro contra el despido. Respecto a la primera, plantea soluciones a la “muerte civil” de empresarios y particulares que han fracasado, como la posibilidad de que los ciudadanos endeudados por encima de sus posibilidades planteen concurso de acreedores, y defiende la dación en pago cuando no se puede hacer frente a la hipoteca. Y en cuanto al seguro contra el despido, hace suya la propuesta enunciada por el servicio de estudios del BBVA el año pasado.

Es pronto para valorar el programa económico de Ciudadanos porque solo han presentado sus primeras recetas, pero no cabe duda de que aporta un poco de frescura en el aburrido debate político español. Ya hay un cuarto contendiente en el escenario.

Más información