El 27% de la población está en riesgo de pobreza o exclusión en España

Los datos corresponden a 2013 y suponen 12,8 millones de ciudadanos

Los ha presentado la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social

Reparto de alimentos en un centro de Cáritas en Valencia. REUTERS

En España hay cerca de 13 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social. Esta situación afecta a algo más de uno de cada cuatro ciudadanos (concretamente a 12.866.431; el 27,3% de la población).

Los datos corresponden a 2013 y los trasladó ayer la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en un informe sobre la evolución de la vulnerabilidad social entre los años 2009 y 2013, la etapa central y probablemente más dura de la crisis económica, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Entre los 12,8 millones de personas a los que se refiere el estudio, hay 9,6 millones bajo el umbral de la pobreza y 2,8 millones de personas con una severa falta de recursos.

Grandes diferencias entre autonomías

J. P.

El informe elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social muestra enormes diferencias entre las autonomías que pueden alcanzar hasta 25 puntos porcentuales en el índice Arope.

En general, la desigualdad se ajusta al eje norte-sur. En la parte superior de la tabla está Navarra, País Vasco y Aragón, con tasas inferiores al 20% . En la zona inferior se sitúa Canarias, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía con valores entre el 35% y el 39%. 

El extremo lo marca la ciudad autónoma de Ceuta donde prácticamente la mitad de su población (el 47%) se encuentar en situación de riesgo de pobreza o exclusión social. 

El índice de riesgo de pobreza y/o exclusión social (la conocida como tasa Arope, por sus siglas en inglés at risk of poverty and/or exclusion) es un indicador europeo que se ha convertido en el valor de referencia para medir la población en desamparo en una sociedad.

En el tiempo analizado, el indicador ha aumentado en 2,6 puntos. Ello implica que desde 2009 hay 1,3 millones de personas más que han visto cómo se degradaban sus condiciones de vida hasta deslizarse hacia las capas más desprotegidas de la sociedad. En especial entre los años 2009-2012 por la ola de despidos que sacudió a la economía española.

Entre 2012 y 2013, la tasa Arope apenas se ha incrementado en un 0,1%. Sin embargo, los autores del trabajo advierten de que esta aparente estabilización “no es, como parece, una buena noticia”, sino que obedece a un espejismo estadístico “por el que no hay que dejarse engañar” relacionado con la medición de la pobreza y el hundimiento generalizado de las rentas.

La tasa Arope pretende ir más allá de la medición estricta de la pobreza. Por ello, para configurar este indicador, la pobreza se complementa con otros dos elementos: la carencia material severa y la baja intensidad en el empleo.

El primero de estos tres ingredientes, la pobreza, es un valor relativo: el umbral de pobreza se fija al comparar la renta entre las personas (ingresos por debajo del 60% de la mediana de la población, es decir, 8.114 euros anuales en 2013). Si, como ha sucedido en los últimos años, se da una reducción de ingresos generalizada, también desciende el listón que define cuándo una persona es pobre. Así, habrá grupos de población que, con iguales o incluso menores ingresos, saldrán de la clasificación oficial de pobres.

Ello, junto al regreso de inmigrantes en situación de precariedad a sus países ante la falta de expectativas, explica, según los autores, que los valores de pobreza material se hayan mantenido estables (en torno al 20% de la población) entre 2009 y 2013 o que hayan mejorado un 0,4% en 2013. Por ello, Juan Carlos Llano, el coordinador del trabajo, centra la atención en los otros dos ingresientes de la tasa Arope: la exclusión del mercado de trabajo y de la capacidad de compra de bienes básicos. Aquí apenas hay matices.

El avance de la privación material severa —retrasos en el pago del alquiler, imposibilidad de pagar la calefacción, de irse de vacaciones o hacer gastos imprevistos— es claro. Ha crecido en el periodo estudiado un 38%. Afecta a casi tres millones de personas, con datos de 2013 (el 6,2% de la población). Son 800.000 más desde 2009. “Este índice indica claramente cómo está la situación”, traslada Llano a EL PAÍS. Sin llegar a estos extremos, el 67% de la población asegura tener problemas para llegar a fin de mes.

El tercer elemento que conforma la tasa Arope está relacionado con la población que vive en hogares donde no trabaja nadie o en la que los empleos son precarios. En 2013, el porcentaje de personas en esta situación alcanzaba el 15,7%, más del doble de 2009.

Con todo, hay datos de pobreza especialmente duros. Por edad, el grupo más castigado es el de los menores de 16 años. Además, el estudio demuestra que el empleo no es una garantía frente a la vulnerabulidad social: un 11,7% de la población tiene trabajo y son pobres.

El informe advierte de un cambio estadístico en el modo en que el INE recoge los datos. Si en 2013 se aplicase el criterio que regía desde 2004, el indicador Arope seria un punto mayor, es decir, un 28,4% de la población estaría en riesgo de pobreza y exclusión frente al 27,3%.

Más información