Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

España es, tras EE UU y Reino Unido, el país que sufre más ciberataques

Margallo revela que en 2014 se registraron más de 70.000 incidentes cibernéticos

España fue en 2014 el tercer país con más ciberataques. Reuters

Con más de 70.000 ciberincidentes, España fue el año pasado el tercer país del mundo, tras Estados Unidos y Reino Unido, que más ataques cibernéticos sufrió. Así lo ha revelado este jueves el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, durante la presentación del monográfico sobre ciberguerra editado por Vanguardia Dossier. El ministro no ha detallado la gravedad de estos ataques, sus orígenes o destinatarios, pero ha dicho que afectaron tanto a la Administración como a ciudadanos particulares y empresas, incluidas las responsables de gestionar infraestructuras críticas.

Margallo ha asegurado que España está respondiendo “en tiempo real al desafío que suponen las ciberamenazas” y ha anunciado que está en elaboración un Plan Nacional de Ciberseguridad, que tendrá en cuenta las estrategias sobre esta materia de la UE y la OTAN, por parte del Consejo Nacional de Ciberseguridad, que preside el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz. Además, Defensa ha puesto en marcha un Mando Conjunto de Ciberdefensa y Exteriores participa en el grupo internacional de expertos en ciberseguridad en el marco de Naciones Unidas.

Para dar idea de la dimensión de la amenaza, Margallo ha recordado el ataque sufrido en 2012 por la petrolera saudí Aramco, que vio pirateados más de 30.000 discos duros; el asalto a las webs de compañías noruegas de energía durante el pasado verano; o, más recientemente, la ofensiva cibernética contra la compañía Sony Pictures, supuestamente orquestado desde Corea del Norte en represalia por la película The Interview, que le costó más de 200 millones de dólares; y el hackeo de más de 19.000 webs francesas por parte de yihadistas tras el atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo. Con todo, el ministro ha defendido Internet como un espacio de libertad y progreso y ha advertido que “la tentación controlar el ciberespacio, con la excusa de garantizar la seguridad, es comprensible pero puede llevar a cometer errores fatales para el progreso humano”. Al acto han asistido, entre otros, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director del Departamento de Seguridad Nacional, Alfonso de Senillosa.