Selecciona Edición
Iniciar sesión

Fomento veta a los camiones 1.350 kilómetros de carreteras nacionales

Los vehículos pesados deberán circular por autopistas de peaje

Ampliar foto
La autopista de peaje AP-4, entre Sevilla y Cádiz.

El Ministerio de Fomento ha decidido expulsar a los camiones de las principales carreteras convencionales y obligarlos a circular por autopistas de peaje. La medida comenzará a aplicarse de manera escalonada a partir del segundo trimestre de este año y conllevará que el Gobierno subvencione el 50% del costo del peaje que tengan que pagar los camioneros, según han explicado fuentes conocedoras del plan. De esta forma, los camiones no podrán volver a circular por 1.350 kilómetros de 16 carreteras nacionales de un solo carril, consideradas como las más conflictivas por su densidad y por su siniestralidad.

pulsa en la foto
Tramos de autopista alternativos a carreteras congestionadas 

El departamento de Ana Pastor aplicará la medida en aquellos tramos en los que haya un trayecto alternativo por autopistas de peaje. La ministra ya explicó en diciembre pasado que el Gobierno estaba estudiando la aplicación de bonificaciones en peajes para camiones en tramos de autopistas paralelos a carreteras convencionales.

Fomento ha trabajado en el proyecto con la Dirección General de Tráfico (DGT). Esta ha señalado algunos de los puntos en los que hay solo un carril por sentido y en los que evitar los camiones supondría una importante reducción de la siniestralidad. Entre 2004 y 2009, los camiones sufrieron 29.447 accidentes, que causaron 44.614 víctimas. Esta cifra incluye 3.265 fallecidos, 8.425 heridos graves y 32.925 heridos leves, según datos de la DGT.

Los cálculos del ministerio apuntan a que la medida evitará la circulación por los tramos afectados de 8,7 millones de camiones (en realidad, circulaciones de vehículos pesados), lo que redundará en una mejora de la seguridad vial, siempre según las fuentes. Aunque el proyecto está ya listo para su puesta en marcha, todavía está pendiente sentarse a negociar con los transportistas.

El proyecto contempla que la bonificación del peaje sea del 50%; y del 35% en los trayectos adicionales en los que el camionero decida voluntariamente seguir por la vía de peaje aunque en ese tramo ya no esté vetada la alternativa gratuita. En cualquier caso, el plan supondrá un incremento de los precios del transporte por carretera aunque, a la vez, conllevará un aumento de los ingresos de las empresas que gestionan las autopistas de peaje.

Los tramos por los que no podrán pasar camiones están repartidos por 16 carreteras convencionales

Fuente del sector del transporte sostienen, no obstante, que el ahorro de combustible y tiempo por no circular por vías congestionadas (y de peor trazado) podría compensar el pago del 50% del peaje.

Los tramos por los que no podrán pasar camiones están repartidos por 16 carreteras convencionales, como la nacional I (entre Burgos y Armiñón, en Álava, por ejemplo), la II o la 340 (en diversos tramos). Las tarifas de la red de autopistas de peaje dependientes de la Administración General del Estado no han subido este año por primera vez en cinco años, debido a la reducida variación del índice de precios al consumo.

El proyecto de Fomento supone ampliar una experiencia que ya se ha puesto en marcha en Girona, en el tramo comprendido entre Massanet de la Selva y la frontera francesa. La N-II cruza la provincia de Girona y es la principal vía de conexión con Francia, con un tráfico medio en algunos tramos de 22.000 vehículos al día. El 40% del tráfico correspondía a camiones, que ahora circulan de manera obligatoria por la AP-7. Las fuentes consultadas aseguran que el proyecto piloto ha tenido “excelentes resultados” y que se ha conseguido reducir el paso de 1,7 millones de vehículos al año.

Más información