Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Repsol cierra su aventura canaria sin hallar suficiente petróleo y gas

La calidad y cantidad de hidrocarburos localizados no hacen rentable la extracción

El Gobierno defiende que las empresas exploren el subsuelo en busca de recursos

Foto del 'Rowan Renaissance', en aguas próximas a Canarias. EFE

La aventura canaria de Repsol no continuará. Después de siete semanas de trabajos de prospección en las aguas de las islas, la empresa ha confirmado este viernes que ni pedirá nuevos permisos para extraer hidrocarburos ni utilizará las autorizaciones ministeriales que ya tiene para hacer más sondeos de exploración en la zona.

La compañía sostiene que ha localizado gas, como metano y hexano, "pero sin el volumen ni la calidad suficientes para valorar una posible extracción". Según la versión ofrecida este viernes por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la empresa comunicó al Ejecutivo la noche del jueves que lo hallado no era "comercialmente viable". La vicepresidenta, sin embargo, ha defendido la necesidad de que se sigan explorando los subsuelos en busca de hidrocarburos.

Es la misma apuesta del ministro de Industria, el canario José Manuel Soria, blanco de las críticas del Gobierno insular por este asunto. "Es una mala noticia para España y para Canarias", ha afirmado Soria tras el anuncio de Repsol. El ministro ha apadrinado una reforma de la Ley del Sector de Hidrocarburos en la que se incluye una nueva fiscalidad que permitiría que las autonomías, Ayuntamientos y propietarios de suelos se beneficien de las extracciones de gas y petróleo. Con millonarias promesas se pretende romper la oposición a este tipo de prácticas.

Repsol ideó el proyecto de Canarias hace 15 años. Tras un periodo de paralización de la tramitación ambiental, se retomó esta legislatura. La compañía creía que las posibilidades de éxito eran de entre el 15% y el 20%.

El Gobierno canario ha llevado su oposición a los tribunales. Pero fracasó con sus recursos ante el Supremo y el Superior de Justicia de Canarias. También intentó escenificar el rechazo social a través de las urnas. El presidente canario, Paulino Rivero, convocó un referéndum. Pero la consulta —prevista para el 23 de noviembre de 2014— nunca se celebró debido al bloqueo del Gobierno central, que la recurrió en el Tribunal Constitucional, lo que implica la suspensión automática.

Las evidencias científicas han desinflado finalmente la burbuja del enfrentamiento político entre las Administraciones central y autonómica. El pinchazo ha sido en la fase inicial, cuando la empresa aún investigaba si había petróleo o gas en cantidad y calidad suficientes para pedir autorizaciones para extraer en el futuro esos recursos. "En el subsuelo de esta cuenca se han generado petróleo y gas, si bien los almacenes encontrados están saturados de agua y los hidrocarburos existentes se encuentran en capas muy delgadas no explorables", dice Repsol.

Para la campaña canaria la multinacional contrató el buque Rowan Renaissance, que el 14 de noviembre llegó a la zona del llamado sondeo Sandía, al este de las islas, a unos 60 kilómetros de las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Comenzó a perforar el pozo cuatro días después. El 11 de enero se alcanzó el nivel más profundo: 3.093 metros (unos 900 de lámina de agua y otros 2.200 de subsuelo). Mientras se realizaba la perforación, se fueron recogiendo muestras. Tras los análisis, la multinacional ha decidido que tampoco realizará más "actividades de investigación" en la zona. Es decir, no utilizará las otras dos autorizaciones ministeriales que tiene (Chirimoya y Zanahoria) para realizar más sondeos. En cuanto se selle el pozo de Sandía, algo que está previsto para la próxima semana, el buque viajará de vuelta a Angola para otra campaña de sondeos.

Los grupos ecologistas, que han celebrado la noticia, han alertado durante los últimos meses del impacto ambiental que podrían tener los trabajos. Está previsto que un área próxima a la zona de prospección se proteja bajo la figura de Lugar de Interés Comunitario (LIC). Fuentes de la Comisión Europea han detallado este viernes que se ha "confirmado" que esa zona es "un hotspot [punto caliente] de cetáceos y tortugas".

La presencia de estas especies también está confirmada en un área del Mediterráneo en la que varias empresas han solicitado permisos para la investigación de hidrocarburos. El Ministerio de Medio Ambiente está rematando la tramitación de la declaración de impacto de uno de esos proyectos, el que apadrina la empresa Cairn Energy en el golfo de Valencia. Un informe de noviembre de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa alertaba del impacto que los sondeos podrían tener sobre cetáceos y tortugas.

La oposición a las prospecciones no solo se ha limitado a las Administraciones que no controla el PP —el Ejecutivo canario está en manos de CC y PSOE—. El Gobierno balear también rechaza los sondeos en el Mediterráneo. "No queremos prospecciones en Baleares", ha reiterado este viernes el Ejecutivo de José Ramón Bauzá (PP).

Presiones a la empresa

PEDRO MURILLO

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha asegurado este viernes que accionistas de Repsol, como Caixabanc o Sacyr, le habían comunicado que no tenían interés en las prospecciones y que las llevaban a cabo "empujados por Industria". Rivero afirma que ha mantenido reuniones con la dirección de la empresa en las que le habrían dicho que las prospecciones "no estaban en sus planes estratégicos" y que respondían a las "presiones del regulador". Pero la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, ha intentado marcar este viernes distancias. Ha dicho que el Ejecutivo no es el que decide la ubicación de los proyectos de hidrocarburos, sino que son las empresas del sector.

Según Sáenz de Santamaría, el papel del Ejecutivo ha sido el de velar por que se cumplan los "requisitos", en contra de lo que afirmó Rivero. El presidente de las islas ha sostenido que la salida de Repsol supone que 2un éxito para Canarias y para las próximas generaciones". Y el ministro José Manuel Soria ha concluido que se 2ha desmontado la enorme farsa que el Gobierno regional en Canarias había montado". Soria ha acusado a Rivero de sembrar "alarma y el miedo".

Más información