Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy pone en marcha su campaña centrada en la idea “el PP o el caos”

Arriola asegura que siguen siendo el primer partido y deben sacar a su electorado de la abstención

El asesor del PP, Pedro Arriola, en una imagen de 2008.

España está ya en campaña electoral no declarada, y los fines de semana tranquilos se acabaron para la política. El PP elige este lunes a su comité de campaña, salvo sorpresas presidido por Carlos Floriano, y a partir de ahora cada fin de semana habrá un acto importante hasta el 25 de mayo, cuando lleguen las elecciones. Mariano Rajoy ha reunido a su cúpula en Toledo para diseñar su estrategia y a todos les ha quedado muy claro el mensaje más fuerte que quiere lanzar el presidente: formalmente la palabra clave es “estabilidad”, en realidad la idea de fondo es “el PP o el caos” o ese “el PP o la nada” del que habló María Dolores de Cospedal.

“La estabilidad es indispensable para cualquier garantía de futuro”, dijo la secretaria general ayer en Ciudad Real. “España necesita otra legislatura más de Rajoy para seguir saliendo de la crisis”, remató Javier Arenas en ese mismo acto con conocidos alcaldes del PP.

En la reunión con la cúpula, el personaje clave fue una vez más Pedro Arriola, principal asesor de Rajoy como antes lo fue de Aznar, que desgranó los datos de las diferentes encuestas que él maneja. Pese a la última de Metroscopia para EL PAÍS, que coloca al PP con un 19% como tercer partido, Arriola está convencido, y así se lo trasladó a la cúpula, de que siguen en cabeza, aunque admite que Podemos está muy fuerte. El sociólogo sitúa al PP en un 27%-28%, y aseguró a los suyos que el más débil en este momento es el PSOE.

Incluso con esas cifras, y siendo primer partido, el PP, con su gran dificultad para pactar, podría sufrir una debacle y perder buena parte de sus feudos simbólicos, entre ellos Madrid y la Comunidad Valenciana. Por eso el partido se pone ya en marcha desde hoy, con ese comité de campaña —en el que internamente se verá quién sube y quién baja, aunque nadie espera grandes cambios— para intentar recuperar espacio y superar al menos el 30%, umbral mínimo a partir creen que pueden salvar los muebles. Arriola y Rajoy están convencidos de que la fuga de votos a otros partidos es mínima. Su gente, dicen, está en la abstención. Por eso van a intentar sacarla de ahí con la idea de que si no van a votar llegará una amalgama de fuerzas, un frente de izquierdas de consecuencias desconocidas.

El elemento clave

de su mensaje será el de la estabilidad institucional

El elemento clave de la campaña del PP es pues la “estabilidad”, la seguridad de lo ya conocido y también la continuidad, con la confianza de que los ciudadanos empiecen en algún momento a percibir la mejoría económica y eso haga recuperar puntos a la marca PP que en este momento, nadie lo niega en privado, está por los suelos.

Los populares harán el próximo fin de semana un acto sobre seguridad

Los populares confían también en que se vayan aplacando los efectos del peor mes que recuerdan, el de octubre, con el escándalo de las tarjetas opacas en Caja Madrid seguido de la operación Púnica y con el remate en noviembre de la dimisión de Ana Mato por Gürtel.

Otro de los elementos estratégicos que el PP va a utilizar para recuperar a su electorado es el de la unidad de España. Rajoy se presentará como el único que garantiza la cohesión del país. La cúpula trabaja con la hipótesis de adelanto electoral en Cataluña en marzo y creen que ese escenario perjudicará al PSOE, que va a quedar desdibujado allí, y beneficiará a Podemos —que entrará con fuerza en el Parlament, según las encuestas— y al PP en el resto de España, ya que la cúpula ha decidido aferrarse a la Constitución con un acto que protagonizaron todos los barones en La Granja (Segovia) antes de Navidades. A pesar de eso, se teme que el resultado del PP catalán será muy malo, con Ciutadans muy fuerte.

El calendario de los populares

C.E.C.

  •  Comité Ejecutivo. Mariano Rajoy presidirá hoy la reunión de la dirección del partido en el arranque de la precampaña y desvelará quién será el jefe de campaña. El próximo fin de semana habrá unas jornadas sobre seguridad.
  • Convención. Los días 23, 24 y 25 de enero el PP celebrará en Madrid una convención que servirá para lanzar el mensaje del partido para esas elecciones. Los populares pretenden encadenar desde esa fecha una serie de actos y convenciones monográficas prácticamente todos los fines de semana.
  • Debate. En febrero está previsto el debate sobre el estado de la nación con el que se abrirá el periodo de sesiones parlamentario, el último completo de la legislatura, en el que Rajoy hará balance. La fecha depende de si hay elecciones catalanas anticipadas.
  • Candidatos. Como muy tarde en marzo se conocerá la decisión del líder del PP sobre todos los candidatos. Incluso durante este mes podrían conocerse algunos en lugares clave como Madrid o Valencia. Esto incluye decisiones tan significativas como si Esperanza Aguirre logra su propósito de encabezar la lista del Ayuntamiento de Madrid o si Rajoy se ve obligado a utilizar a Soraya Saénz de Santamaría para la capital.
  • Elecciones. El 24 de mayo se celebrarán las elecciones municipales y autonómicas en todas las comunidades salvo Andalucía, Cataluña, País Vasco y Galicia. Después, antes de noviembre, Rajoy tendrá que anunciar la fecha de las generales para las que tiene margen hasta el 17 de enero de 2016.

No habrá tregua un solo fin de semana, con protagonismo del partido y del Gobierno. Este domingo se organizó el acto con alcaldes en Ciudad Real en el que participó por Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, para explicar la manera en que su departamento ha ayudado a las finanzas municipales. El próximo se organizarán unas jornadas de dos días en Madrid sobre seguridad con Rajoy y Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior. Será algo novedoso en el contexto de los atentados de París y que reforzará esa idea del PP como partido de la estabilidad, aunque sus medidas en cuestiones de libertades, como la llamada ley mordaza, han generado grandes polémicas.

El siguiente llegará la gran convención nacional en Madrid, de tres días (23, 24 y 25), que será el escaparate para los candidatos que ya están claros. Sobre las incógnitas —Madrid, Valencia y otros— no hay novedades. Rajoy no dice nada a nadie y ningún dirigente encuentra una explicación lógica para este retraso en unas elecciones tan importantes. Pero Rajoy manda y nadie le discute tiempos ni decisiones. La versión oficial solo dice que se decidirá en febrero.

En el reparto de equilibrios interno, Floriano será probablemente el jefe de campaña, y por tanto jefe del partido estos meses —Cospedal tendrá que concentrarse en Castilla-La Mancha—. Javier Arenas, responsable de autonomías y política local, está organizando los actos clave con Manuel Cobo (local) y Juan José Matarí (autonomías). Esteban González Pons se encarga del contenido de la convención, que se pretende que sea muy abierta y participativa, y también de coordinar los programas marco, que marcarán la línea ideológica de unas elecciones en las que el PP se juega muchísimo poder: el que acumula ahora, el mayor de su historia.

 

Más información