Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La mortalidad por accidentes de tráfico se mantiene estable en 2014

El año acaba con 1.131 fallecidos, tres menos que en el ejercicio anterior

Se registraron un total de 34 días sin accidentes con víctimas mortales

Aumentan los siniestros en carreteras convencionales y en furgonetas y camiones

Ampliar foto
Un agente realiza el atestado de un accidente en el kilómetro 1028 de la N-340, en agosto pasado.

España salvó por muy poco el descenso en la siniestralidad vial sostenido durante la última década. El año 2014 se cerró con un total de 1.131 fallecidos en 981 accidentes vías interurbanas, apenas tres personas muertas por debajo de los registrados el ejercicio anterior. El número de heridos ha caído de 5.278 a 4.874 personas en todo el año. El balance lo ha ofrecido este viernes el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha destacado que el leve descenso en la accidentalidad y la mortalidad se produce pese a un contexto de aumento de desplazamientos de largo recorrido y conductores y parque móvil más envejecidos.

Los datos ofrecidos por Fernández Díaz solo contabilizan los siniestros en vías interurbanas con fallecidos a las 24 horas posteriores al siniestro. La mayoría de los accidentes, casi el 80%, se han producido en el vías convencionales, de un carril por cada sentido. En estas carreteras han perdido la vida 894 personas, 32 más que en 2013. En cambio, disminuye la mortalidad en carreteras de gran capacidad, es decir autovías y autopistas.

Por tipo de vehículo, el aumento más significativo de la mortalidad se da en furgonetas (de 47 muertos en 2013 a 92 el año pasado), camiones y vehículos articulados. El ministro, acompañado de la directora general de Tráfico, María Seguí, ha anunciado un plan de control específico para estos vehículos de transporte, que incluirá el seguimiento de infractores reincidentes y la posibilidad de que las empresas que incurran en las faltas más graves pierdan la capacidad para operar en el mercado. También se prevé la instalación de radares específicos para controlar la velocidad de estos vehículos. En enero comenzarán a funcionar estos radares y durante la primavera se pondrán en marcha inspecciones técnicas móviles para comprobar el estado del parque de furgonetas y camiones.

En el conjunto del año se han registrado un total de 34 días sin accidentes mortales, cinco más que los contabilizados en 2013. Por el contrario, el peor día fue el 8 de noviembre, cuando a los 14 fallecidos en el accidente de autobús de Cieza (Murcia) se sumaron otras nueve personas muertas en diferentes siniestros.

“Se consolida la tendencia a la baja ininterrumpida de los 11 últimos años, es verdad que cada vez cuesta más bajar, pero hemos conseguido entre todos que no se quiebre la tendencia la baja, aunque por poco”, ha explicado Fernández Díaz. El ministro ha explicado que por primera vez desde 2007 aumenta el número de desplazamientos de largo recorrido en carreteras de alta capacidad: de 359,7 millones de desplazamientos en 2014 frente a 354,2 el año pasado, un 1,57% más. Mientras que la edad media del parque móvil de turismos es de 10,9 años, la media de los vehículos en los que se registran accidentes mortales es de 12,9 años.

La mayor siniestralidad del verano y el otoño llevó a que el pasado 11 de diciembre la DGT registrara 20 fallecidos acumulados más que a la misma fecha del año anterior. Durante la Navidad se ha puesto en marcha una campaña contra las distracciones –presentes detrás de las salidas de vía, el accidente mortal más frecuente (41%)- y contra el consumo de drogas. Los 20.000 controles de estupefacientes efectuados han permitido comprobar que el 24% de los conductores conducían con presencia de droga en su organismo –una falta administrativa distinta que conducir bajo los efectos de la droga, considerado delito-.

“El día de Navidad nos pusimos a la par en fallecidos, si se me permite la expresión, y hemos acabado el año con tres personas muertas menos que en 2013. Se ha hecho una labor muy intensa de concienciación y de control por la Guardia Civil. La educación vial es esencial pero ha de ir acompañada por la labor de control, especialmente de un sector más insensible. Jamás podremos prescindir de la labor de inspección, de control y en su caso de sanción”, ha dicho el ministro.

Más información