Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Atocha recupera la normalidad tras el desalojo por falsa amenaza de bomba

La policía detiene a un hombre que amenazaba con suicidarse en un tren

El arrestado está en tratamiento psiquiátrico y no portaba ningún explosivo

 Vídeo: EL PAÍS LIVE / Foto: Javier Carmona

La policía ha cerrado la estación de Atocha en Madrid entre las diez y la once de esta mañana porque un hombre que viajaba en un tren de Cercanías, y que ha sido detenido, amenazaba con suicidarse supuestamente con explosivos. Algunos testigos presenciales aseguran que en ningún habló de explosivos. Los Tedax han confirmado que el presunto suicida no llevaba ninguna bomba. En su bolsa había una chilaba y una botella de agua. El incidente ha obligado a desalojar la estación, ha causado un importante perjuicio a los servicios de transporte público, y ha complicado el tráfico en el centro de la ciudad.

El arrestado es Jamal H., de 22 años, y tiene nacionalidad española. Según fuentes del ministerio del Interior, está en tratamiento psiquiátrico por trastornos de conducta desde 2013 y no estaba fichado como radical islamista. Tras su detención, se ha mostrado arrepentido por haber montado tanto follón.

ampliar foto
Un policía ayuda a bajar a los pasajeros del tren desalojado por amenaza de bomba.

Jamal H. tiene antecedentes policiales, los más recientes por amenazas, pero ninguno relacionado con el yihadismo. Le consta una detención del pasado 13 de noviembre por amenazas y violencia de género y desde el 15 de noviembre tiene una orden de alejamiento de la víctima y del hijo de esta. En diciembre estuvo ingresado en la unidad psiquiátrica del hospital Gregorio Marañón.

A pesar de que no consta "ninguna" vinculación del arrestado con redes islamistas y radicales,  agentes de la Brigada de Información de la Policía Nacional van a registrar su domicilio, situado en el barrio madrileño de Vallecas.

El tren en el que se ha desatado el pánico venía de Torrejón de Ardoz y ha parado unos 500 metros antes de llegar a los andenes de Atocha, muy cerca de la calle Tellez, donde estalló uno de los Cercanías del 11-M. Algunos testigos presenciales citados por las agencias han explicado que el sospechoso había dejado su mochila en el vagón y había alertado de que se iba a suicidar. A continuación, los viajeros han tirado de la anilla del sistema de emergencias y han detenido el convoy. Los usuarios han abandonado precipitadamente los vagones. El detenido también ha salido del tren y ha sido detenido ya en la calle, según fuentes policiales.

No obstante, uno de los viajeros del tren y que ha compartido vagón con el arrestado, Luis Hacha, ha asegurado a través de su perfil en Twitter que el detenido no dijo en ningún momento que llevase explosivos. "Yo iba en ese tren. La amenaza terrorista no era tal. El detenido era un pobre diablo que decía que se iba a suicidar. No dijo nunca que llevara explosivos", afirma.

Los servicios de megafonía de Atocha explicaban que los trenes se habían parado por una amenaza de bomba y por la consiguiente actuación policial. Además de los Cercanías, el incidente también ha alterado los servicios de AVE. Pasado este tiempo se ha restaurado paulatinamente el paso de los trenes por la estación.

Los trenes de Metro tampoco han hecho parada en Atocha durante este tiempo. También se han visto afectadas las líneas de autobús de la EMT que pasan por la zona.

En la superficie, la policía ha cortado las calles adyacentes a la estación de Atocha. En particular, ha afectado al tráfico de forma especial el cierre de la Avenida de la Ciudad de Barcelona a la altura de la calle Comercio y Menéndez Pelayo. Esto ha complicado mucho el acceso al centro de los coches que venían desde la zona de Vallecas.

Más información