Selecciona Edición
Iniciar sesión

Monumento al político caído

Calles y placas celebran a dirigentes imputados, decenas ya condenados

Se suceden las peticiones de retirada

Sonia Castedo junto a la talla en su honor, erigida en Verdegás en 2008.

“Valiente mujer naciste, correcta tú te portaste, luchando por Alicante, entre todos destacaste”, reza un cartel en Verdegás (Alicante) bajo la estatua que rinde homenaje a la labor de la exalcaldesa Sonia Castedo (PP). Imputada por cinco delitos en dos casos de corrupción urbanística, la “valiente” exregidora dimitió el pasado 22 de diciembre a través de su cuenta de Facebook, acorralada por su propio partido. La justicia la investiga por haber favorecido presuntamente al empresario Enrique Ortiz, imputado en la trama Brugal y en la Gürtel, al adjudicarle la realización de diversas obras públicas.

El monumento que ensalza a la exregidora lo mandó construir Vicente García, alcalde pedáneo de Verdegás, amigo de la investigada y marido de Julia Castelló, niñera y asesora de Castedo. La estatua de la exalcaldesa es solo uno más de los distintivos que, repartidos por todo el territorio español, alaban a políticos envueltos en tramas de corrupción.

Hay estatuas, nombres de calles y plazas, espacios públicos y todo tipo de placas inaugurales. Desde hace años se han sucedido las peticiones para retirarlas. Muchas de ellas se rechazan porque, aunque el político en cuestión esté imputado —son varios centenares de cargos públicos los que están en esa situación—, aún no está condenado, como en el caso de Castedo. Sin embargo, algunos municipios lo han hecho de todas maneras. Por ejemplo, Valdemoro (Madrid) acaba de aprobar la retirada del nombre de una calle a Francisco Granados, que fue su alcalde y consejero de la Comunidad de Madrid y ahora está siendo investigado en el centro de una trama de corrupción desarticulada en la Operación Púnica. En Boadilla del Monte (Madrid), el Consistorio decidió no volver a colocar en el Auditorio la placa que hacía mención al exregidor Arturo González Panero, imputado en la trama Gürtel, tras retirarla para pintar la fachada.

"Valiente mujer naciste, correcta tú te portaste...”, reza la placa de Castedo

A Mateo Solana, de 58 años y vecino de Majadahonda (Madrid), le da igual que las placas de dos exalcaldes del municipio, Ricardo Romero de Tejada y Guillermo Ortega, se queden, aunque no tiene muy claro dónde están. El Grupo Socialista en el Ayuntamiento presentó recientemente una propuesta para quitarlas y declararles a los dos —Romero de Tejada está imputado en el caso Bankia y Ortega en el Gürtel— personas non gratae. Pero el Grupo Popular, con mayoría, se ha negado porque aún no están condenados.

“Se veía venir”, asegura Solana, que lleva 30 años viviendo en Majadahonda y, según afirma, conocía a los dos exregidores. Lo dice en la Gran Vía del municipio, muy cerca de una placa con el nombre de Romero de Tejada junto a la que los transeúntes pasan sin reparar. Silvia Santos (40 años) tampoco sabe de su existencia, pero afirma: “Me parece bien. Que las quiten”.

Placa con el nombre del exalcalde Romero de Tejada en Majadahonda. EL PAÍS

El proyecto de ley de transparencia de la Comunidad Valenciana prevé la posibilidad de eliminar estos ornamentos a los condenados con sentencia firme. Izquierda Unida reclama que la retirada sea obligatoria y ejemplifica su propuesta con las placas conmemorativas de Pedro Ángel Hernández Mateo, condenado a tres años de cárcel por falsedad documental y prevaricación.

Al menos una treintena de alcaldes (la mayoría del PP y del PSOE) han sido penados en la última década en toda España. Entre todos suman más de 100 años en el cargo, con lo que es fácil hacerse una idea de la cantidad de placas que puede haber. Teniendo en cuenta, además, el resto de cargos públicos a los que alguna sentencia ya ha declarado culpables.

La plaza del Ayuntamiento de Os Blancos (Ourense) lleva el nombre de José Luis Baltar. El que fuera presidente de la Diputación de Ourense durante 23 años fue condenado por prevaricación al haber enchufado a 104 personas, la mayoría relacionadas con el PP. El llamado Cacique Bueno designa también bustos, calles, una piscina, un polideportivo y hasta un puente distribuidos por la provincia. El PSOE consiguió que se retirara de una plaza de Os Blancos el busto de este exbarón del PP, pero se mantiene otro en la Fundación Valdegodos.

El expresidente Baltar sigue dando nombre a polideportivos, piscinas y puentes

“Me encanta saber que inspiro a los artistas. Es maravilloso”, decía Carlos Fabra refiriéndose al monumento que todavía se erige en su honor en el improductivo aeropuerto de Castellón. Las tres láminas que llevaban el nombre del expresidente de la Diputación de Castellón sí fueron retiradas de las calles de Benlloch (Castellón), junto a otra en la que lucía el de Rafael Blasco, condenado a ocho años de prisión por fraude en las ayudas de cooperación al desarrollo en su época como exconsejero y exportavoz del PP en las Cortes Valencianas, cargos que ocupó durante el mandato del expresidente Francisco Camps.

El PSOE de Fuengirola (Málaga) y de El Ejido (Almería) han pedido que se retiren las placas con el nombre del condenado Jaume Matas, quien asistió como ministro a la inauguración de los paseos en los que están instalados los carteles. Matas, que también fue presidente de Baleares, ha visto, sin embargo, cómo se le han ido retirando todo tipo de honores en casi todas las islas. Matas está condenado a nueve meses de cárcel por tráfico de influencias.

Más información