Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Asturias veta el proyecto de la mina de oro de Salave

El Principado niega los permisos a los promotores por el impacto al medio ambiente

La empresa baraja reclamar judicialmente contra el Ejecutivo autonómico

Cartel en contra de la mina en Tapia de Casariego (Asturias).
Cartel en contra de la mina en Tapia de Casariego (Asturias).

La Comisión para Asuntos Medioambientales del Principado de Asturias (CAMA) ha acordado este viernes emitir una Declaración de Impacto Ambiental negativa del proyecto minero del yacimiento de oro Salave. Este órgano colegiado, que en 2012 sí dio el visto bueno a parte del proyecto, veta ahora la mina. Lo hace, según ha explicado el Gobierno asturiano, por los "informes desfavorables de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC)".

"Ante unos informes tan rotundos en el rechazo al proyecto minero, los servicios técnicos, en aplicación del principio medioambiental de precaución y cautela, han propuesto una declaración desfavorable para el conjunto del proyecto minero”, ha indicado la consejera de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández. Todos los miembros de la CAMA han apoyado el dictamen negativo. 

El Principado ha insistido en responsabilizar del veto a la confederación: "Nos hubiera gustado que este proceso concluyese de otra manera, con una mina ambientalmente ejemplar y creadora de empleo, que contase con los parabienes de todos los organismos públicos, pero no ha sido posible". 

Entre otros asuntos, la confederación entendía que, ante "un eventual funcionamiento anómalo de las instalaciones", no estaba garantizado que no se produjeran "afecciones graves por vertidos a las aguas". Además, este organismo, dependiente del Estado, consideraba que "no queda asegurado el mantenimiento y conservación con posterioridad al cierre" del depósito de residuos mineros. Esto podría desencadenar que elementos como el arsénico o el cobalto acabaran depositados en los ríos "durante centenares de años".

Astur Gold, la empresa de capital ruso y canadiense propietaria de este yacimiento de oro, ha asegurado que va a "explorar todas sus opciones legales". "La empresa revisará la legalidad de esta decisión", ha informado a través de un comunicado, "incluyendo el derecho a apelar" en los tribunales. Astur Gold, que estima que Salave es uno de los mayores yacimientos de oro de Europa occidental, considera que el veto no solo tendrá "un gran impacto" en sus empleados, sino también en "la situación financiera global de la empresa".

La compañía llevaba cinco años trabajando en el proyecto y, según fuentes de Astur Gold, ha invertido en los estudios técnicos unos 20 millones de dólares (16,3 millones de euros). A esto, según las mismas fuentes, habría que añadir el "lucro cesante".

Astur Gold se ha esforzado en resaltar que la decisión del Principado no solo afecta a la compañía: "12.000 familias habían confiando en esta iniciativa económica como una opción de empleo emergente en una región golpeada por la crisis económica". "El Principado ha decidido actuar contra la creación de empleo y los ingresos fiscales de un proyecto que reúne todas las garantías medioambientales y legales", ha concluido la compañía.