Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperados los cuerpos de tres bebés y seis adultos en aguas del Estrecho

Marruecos rescata a 21 personas que viajaban en la patera donde iban los fallecidos

Ampliar foto
Centro de coordinación de Salvamento Marítimo en Tarifa.

Los servicios de emergencias de Marruecos han recuperado este viernes los cadáveres de nueve inmigrantes, tres bebés y seis adultos, que han caído al mar cuando viajaban en una patera hacia la Península, según ha indicado el Gobierno Civil de Tánger. Según Salvamento Marítimo, en esa misma embarcación se encontraban también otras 21 personas, que han sido rescatadas con vida sobre las doce del mediodía. La balsa se ha hallado a unas cuatro millas de Tánger, después de haber recibido una llamada de una cooperante alertando de que la nave había salido de la ciudad marroquí.

Salvamento Marítimo no ha podido confirmar si en la embarcación viajaba algún menor. Aunque, según una portavoz de Caminando Fronteras, una ONG que trabaja en Marruecos con los migrantes, en la patera viajaban ocho bebés que han fallecido. Este colectivo ha cifrado en 20 el número de desaparecidos. Por su parte, los servicios de rescate descartan que pueda haber ocupantes desaparecidos por lo que dan por concluida la operación de rescate.

La llamada que alertó de la salida de la patera se produjo a las siete y media de la mañana. Salvamento Marítimo movilizó a la patrullera Alkaid, que inició la búsqueda desde el norte del Estrecho. Mientras que, a su vez, los servicios marroquíes lo hicieron desde Tánger. La patrullera española no llegó a avistar la embarcación al ser localizada a dos millas de la ciudad africana por el dispositivo de Marruecos.

El fallecimiento de estos nueve inmigrantes en el Estrecho se produce dos semanas después de la desaparición de casi una treintena de subsaharianos en otra patera localizada en aguas cercanas a Almería. Los servicios de rescate encontraron a bordo 29 personas. Pero faltaban, según el relato de los supervivientes, otras 28. Entre ellos, siete bebés, según la Cruz Roja.