Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

España, en peligro de incumplir su objetivo de renovables en 2020

La Agencia Europea del Medio Ambiente cree “muy improbable” que consiga que un 20% de su energía proceda de fuentes limpias. La cuota es vinculante

Molinos de viento en la Foia de Castalla (Alicante).

La Comisión Europea fijó en 2007, en plena expansión del sector de las energías renovables, un objetivo aparentemente ambicioso —a los ecologistas siempre les pareció insuficiente—: que los países alcanzaran antes de 2020 una cuota de renovables del 20% sobre el consumo total de energía. Era vinculante, es decir, el incumplidor podría enfrentarse a sanciones. “Es muy improbable que España consiga su objetivo” con las actuales condiciones del mercado, sentencia ahora, a apenas cinco años de la fecha límite, un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente.

La agencia (EEA, en sus siglas en inglés) estudia en este trabajo, hecho público hoy, cómo ha evolucionado el mercado de la energía en Europa y cómo han contribuido a darle la forma actual las primas. El apoyo a las renovables ha aumentado, señala, a la vez que los subsidios a las energías más sucias se han ido reduciendo poco a poco. Sin embargo, el informe destaca que aún pervive un número “significativo” de ayudas a las energías convencionales (nucleares y combustibles fósiles) en la mayoría de los Estados. España es uno de los cuatro casos prácticos a los que dedica análisis a fondo.

“Hay una incoherencia potencial”, señala el informe, entre los objetivos energéticos españoles que se formularon en 2007 y la política actual con las renovables, que según destaca consiste en tratar de atajar el déficit de tarifa suspendiendo los incentivos. El Gobierno aprobó en 2012 un real decreto ley para suspender temporalmente las primas de las nuevas instalaciones de generación eléctrica llamadas de régimen especial: eólicas, fotovoltaicas, termosolares, de biomasa, cogeneración, hidráulicas y las de residuos.

“España ha sido durante mucho tiempo un líder en las energías renovables”, recuerda la agencia. Y añade que en 2011 estas energías supusieron el 15% de todo el consumo, muy por encima del objetivo intermedio propuesto por la Comisión Europea para el periodo 2011-2012, que era del 11%. Sin embargo, el “importante reajuste” de los últimos años ha provocado que “la transición a las energías renovables haya perdido ímpetu en España”.

Los últimos datos de Eurostat, de 2012, muestran que en España el 14,3% de la energía consumida tenía origen renovable. Suecia, Estonia y Bulgaria son los únicos países que ya han superado su objetivo individual —no es igual para todos— para 2020 (el 49%, 25% y 16%, respectivamente).