El PP defiende la Constitución frente a “ensoñaciones” independentistas

Rajoy y sus barones firman una declaración de cierre de filas en torno a la Carta Magna

El presidente del Gobierno posa junto a los barones del PP. c.alvarez /atlas

Cierre de filas del PP en torno a la Constitución. La dirección del partido ha organizado un acto especialmente simbólico en La Granja (Segovia) en el que todos los barones autonómicos del PP han leído una declaración de reivindicación de la Constitución que supone, políticamente, el cierre de puertas definitivo a la reforma que reclama la oposición y que algunos en el PP veían como algo a estudiar.

Mariano Rajoy ha defendido la Constitución y en general la España de 2014, con sus instituciones actuales, en un discurso patriótico en el que ha reivindicado la estabilidad frente a las "ensoñaciones" de los independentistas catalanes. Rajoy ha admitido que la Constitución "no es intocable" pero ha añadido que "tampoco es un juguete" y ha dejado clarísimo que él no ve necesaria su reforma. "En el PP no somos dogmáticos fundamentalistas, apoyaríamos una reforma si fuera necesaria en el futuro, pero para el PP no es negociable la soberanía nacional. Los españoles no necesitan propuestas para articular regiones que llevan siglos articuladas. Sobre la exaltación de las diferencias jamás se levanta nada útil".

El discurso del presidente ha ido más allá, en una defensa patriótica de la España actual frente al pesimismo que detecta por todas partes. Y ahí han llegado críticas claras tanto a Podemos como al PSOE, siempre sin citarlos. "Cuando hablamos de la España de hoy siempre es fácil ver sus defectos. Pero del mismo modo que es insensato decir que todo va bien es negativa la autocrítica que nos paraliza, el negativismo a ultranza en el que todo lo nuestro nos parece peor. Necesitamos ilusión, esperanza motivación y autoestima para el futuro", ha insistido. Fuera, un grupo de medio centenar de personas protestaba contra las políticas del PP con una cacerolada.

Rajoy ha desgranado una serie de datos de comparación entre 1978 y 2014 para mostrar el avance de España. "Jamás pensamos en el 78 que fuéramos a progresar con tanta rapidez. El PIB era de 159.000 millones, hoy vamos a superar el billón. La renta per cápita 4.227 dólares, hoy 22.300. Hemos pasado De 1.000 a 16.500 kilómetros con vías de alta capacidad. Somos el segundo país del mundo en AVE. Teníamos 40 millones turistas. Hoy 62 que vienen aquí porque este es un gran país. Exportábamos el 10% PIB, ahora el 34%. Somos un país más solidario y más justo. El gasto público era del 28%, hoy 44%. El gasto social era del 15,4%, hoy el 26%. Hemos duplicado el gasto en sanidad, incrementado esperanza de vida en 8 años, duplicado gasto educación, estamos entre las 10 potencias científicas del mundo. Hemos visto en lo del ébola cómo ha funcionado la sanidad pública. En otro lugar con el mayor PIB del mundo alguien entraba en un hospital pagando 500.000 dólares" dijo en referencia a EE UU. En segunda fila le escuchaba la exministra Ana Mato, que ha vuelto a los actos del PP tras su dimisión.

Enfrascado como estaba en los mensajes optimistas, en la línea de ese "la crisis es historia" que lanzó el jueves, Rajoy dio un dato que últimamente utiliza mucho y que está lejos de la realidad. "Hemos pasado de ser el farolillo rojo en Europa a liderar el crecimiento económico en el continente". Si nos limitamos solo a los 28 países de la UE, hay hasta 11 que crecen más que España, según los últimos datos de Eurostat. Reino Unido, la República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia y Suecia crecen más. Y Grecia está empatada. Si les sumamos los datos que Irlanda, Luxemburgo y Malta, que también crecen más que España aunque envían sus informes más tarde, España se colocaría en el puesto 15 empatada con Grecia. Otros países fuera de la UE pero en su entorno como Noruega y Suiza también crecen más que España. EEUU, fuera de Europa, crece al 2,4 frente al 1,6 español. Lo que sí es cierto es que España crece más que Alemania, Francia e Italia, los grandes del euro.

Antes de que hablara el presidente, todos los barones autonómicos salvo el extremeño José Antonio Monago, que estuvo en la foto de familia pero se marchó antes porque tenía una comida con empresarios en Villafranca de los Barros (Badajoz) y Pedro Sanz, de La Rioja, que no acudió, leyeron un manifiesto que parece una respuesta clara tanto a los independentistas como al PSOE y trata de lanzar el mensaje de que el PP está unido antes de unas elecciones clave y representa la estabilidad.

Es la idea del PP o el caos que sin duda será, expresada de otra manera, uno de los ejes de la campaña de los populares en toda España y que Rajoy ya está lanzando indirectamente en diversos círculos, en especial ante los empresarios. Mientras el PSOE hizo su declaración de Granada con la defensa de cambios constitucionales para volver a conectar a los ciudadanos con las instituciones democráticas y buscar un mejor encaje de Cataluña, el PP hace ahora su declaración de La Granja que es un claro cierre de filas con la Constitución y el statu quo.

Más información