Los barones pedirán a Sánchez que no vuelque todo el trabajo en su imagen

Susana Díaz pidió en una reunión “prioridad” para las elecciones municipales

Sánchez en una asamblea abierta en el Museo del Traje el 5 de noviembre.

El PSOE sube en intención de voto, en fidelidad y en confianza, tímidamente, pero sube. Así lo manifiestan todos los estudios de opinión y ayer mismo el de Metroscopia, que da a este partido como primera fuerza en estimación de voto. Aun así, la inquietud no desaparece entre los cuadros medios y altos de la formación. Reconocen que el ligero ascenso comenzó en julio con el triunfo de Pedro Sánchez para la secretaría general del PSOE; pero también existe preocupación por la posibilidad de que el esfuerzo de Sánchez por consolidar su liderazgo no se refleje en un buen resultado en las municipales y autonómicas del próximo mayo.

“Debería volcar todo su enorme esfuerzo y trabajo en beneficio de todo el partido y no sólo en su promoción personal”. Esta apreciación de un líder regional es muy generalizada, aunque con matices y distintos grados de comprensión y justificación de la tarea de Pedro Sánchez. Los barones consultados por El PAÍS pidieron no desvelar su identidad.

Más trabajo en común, y menos “carretera en solitario”, es la petición que harán al líder del PSOE en las próximas semanas, según han adelantado a este periódico. Además, la prioridad de su trabajo, como el de todo el partido, debe ser las elecciones de mayo. Esta tesis ya salió en una cena celebrada en la sede federal del partido en Madrid, el pasado noviembre durante la cual la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, centró en esas elecciones la prioridad sin matices.

Todos coincidieron, también Sánchez. ¿Y no está siendo así? A esta pregunta se responde desde las federaciones poniendo ejemplos de lo que se debería hacer. El protagonismo de Pedro Sánchez en las llamadas Asambleas Abiertas en distintas ciudades de España debería tener como coprotagonistas a los candidatos municipales y siempre orientado a esas elecciones, dicen los barones, y no a su candidatura para las primarias del mes de julio. En esta cita se decidirá quién es el candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE.

En esta línea de apostillar que Sánchez debe poner todo el énfasis en las elecciones locales y regionales se pone en duda la utilidad de que diera a conocer el mes pasado a los responsables del programa electoral para las generales: Meritxell Batet y José Enrique Serrano. En ese equipo están también nombrados los titulares del programa municipal y autonómico, Adriana Lastra y Antonio Pradas, respectivamente. Se sabe, pero aun así los barones territoriales no ven “la suficiente intensidad del foco” en las elecciones de mayo. Ese foco está en Pedro Sánchez y en sus muchas actividades, de toda clase, incluidos los gestos de cierta espectacularidad. “No se le conocía y, por tanto, se entiende que prime la sobreexposición y que cometa errores, pero también muchos aciertos”, señala un secretario general.También reconocen que antes de tomar alguna decisión les telefonea y hablan durante “unos minutos”.

Todos los aspectos que señalan tienen cara y cruz. Sí constatan que Sánchez tiene un tirón muy fuerte entre los ciudadanos y eso beneficia al partido, pero no tanto entre los cuadros dirigentes de la organización. De nada vale que a él le vaya bien si eso no se traduce en el resultado municipal y autonómico, señalan.

A la espera de las municipales, la encuesta de Metroscopia publicada ayer muestra que al PSOE le va mejor. En la dirección esbozan media sonrisa al comentar el estudio que recoge su victoria electoral con un 27,7% de los votos si hoy se celebraran elecciones generales. “Despacio, subimos en credibilidad y fidelidad”, dice el secretario de Organización, César Luena. Pero acoge este resultado “con humildad y ganas de trabajar para mantener la recuperación”. Luena fecha el cambio en el congreso de julio, donde se eligió a Sánchez. “Trabajamos para que la recuperación sea imparable”, asegura.