Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una menor de Burgos, sometida a 13 sesiones de exorcismo por un cura

Según el Arzobispado, el experto "legítimamente nombrado" lo hizo tras pedirlo los padres

La joven, con trastornos alimentarios, está en silla de ruedas tras intentar suicidarse

Francisco Gil Hellín, arzobispo de Burgos en 2002.

El Arzobispado de Burgos ha reconocido que una menor burgalesa fue sometida a varias sesiones de exorcismo en Valladolid, con un exorcista "legítimamente nombrado" por su obispo, tras un intento de suicidio, según aclara la institución en una nota de prensa tras la investigación abierta por el Juzgado de Instrucción número de 2 de Burgos. Según señalan los hechos que aparecen en el atestado el caso presenta características que hacen presumir “la posible existencia de delito de violencia de género, lesiones y maltrato familiar”, según cuenta el periódico local Diario de Burgos.

Ante la Policía Nacional la menor declaró que en mayo de 2012 comenzó con “unos problemas de anorexia acompañados por problemas nerviosos de ansiedad” y que dejó de comer “por hacer penitencia", la misma razón que le llevó a realizarse “cortes en las muñecas”. En la misma declaración confesó que su madre y el grupo religioso de la Milicia de Santa María le obligaron a hacerlo. Al mismo tiempo, sus padres, según el relato de la joven en la comisaría de Burgos, interpretaron los ataques de ansiedad “como una posesión demoniaca”, algo que les había sugerido un seminarista estudiante de Teología, quien manifestó a sus progenitores que “tenía unos sueños en los que aparecía la joven [María (nombre ficticio)] siendo ahogada por un demonio”.

Sus padres, según el relato de la joven, interpretaron los ataques de ansiedad “como una posesión demoniaca”

El escrito que ha lanzado el obispado da respuesta a una información publicada este viernes por Diario de Burgos que indicaba que una menor se habría intentado suicidar tras ser sometida por sus padres a trece exorcismos. En la nota del Arzobispado se indica que han hablado con los padres de la joven, que acaba de cumplir 18 años, y han asegurado que la decisión de llevar a su hija al exorcista fue "bastante posterior a su intento de suicidio".

Los padres, según el Arzobispado, consideraron conveniente llevar a la niña al exorcista de Valladolid en el mes de abril y las sesiones concluyeron en junio de este año, con el convencimiento de los padres de que ya estaba "sanada".

Los padres también han relatado al Arzobispado que acudieron tiempo atrás a un exorcista de Madrid, aunque la niña no recibió entonces ningún exorcismo. El asunto se ha destapado a raíz de la denuncia interpuesta por algunos familiares de la joven, aunque los acusados no han recibido todavía notificación judicial.

Un seminarista manifestó a sus progenitores que “tenía unos sueños en los que aparecía la joven [María (nombre ficticio)] siendo ahogada por un demonio”

En todo caso, el Arzobispado de Burgos niega que el párroco de la iglesia burgalesa de Nuestra Señora del Rosario haya sido confesor habitual de la joven y asegura que tampoco ha tenido nada que ver con la decisión de llevarla al exorcista, como al parecer indica la denuncia de los familiares.

De hecho, en la nota se afirma que las personas que hayan colaborado con los padres en este asunto lo han hecho a título personal, "nunca por mandato de la parroquia o del Arzobispado".

La nota concluye recordando que los exorcismos son una práctica religiosa que se ha mantenido en la tradición de la Iglesia como un derecho de todos los fieles. El Código Canónico exige que el exorcista sea nombrado por el obispo y que valore la oportunidad de realizarlo. El Arzobispado de Burgos reconoce que el exorcista de Valladolid está "legítimamente nombrado" por su obispo.

Más información