España destaca en la UE por recortes en el gasto sanitario

El copago y el 'medicamentazo' recortaron en gran medida la factura

España es uno de los países europeos que más ha recortado su gasto en sanidad entre 2009 y 2012, según un informe conjunto elaborado por la OCDE y la Comisión Europea y publicado este miércoles. En esos años, el gasto sanitario en términos reales (ajustados con la inflación) reculó en la mitad de los países de la Unión Europea. En varios países se redujo personal, se recortaron salarios y se gastó menos en fármacos porque muchos introdujeron el copago, una medida que España aplicó a principios de 2012.

Además de obligar a parte de los pensionistas españoles a pagar parte de sus medicinas, el Gobierno español introdujo posteriormente el llamado 'medicamentazo', medida con la que excluyó 400 productos de la financiación pública. La reducción media de los países que han recortado su gasto sanitario fue en esos años de un 0,6% anual, mientras que en España fue de un 1,9%. Le ganan en recortes Grecia, Luxemburgo, Irlanda, Croacia, Portugal y Chipre.

La reducción del gasto español viene dado, sobre todo, por el recorte de la factura farmacéutica, que en ese periodo bajó en un 5,2%. A pesar de todo, España estaba en 2012 en la media europea en gasto sanitario por habitante y respecto al PIB.

Los peores desequilibrios del sistema sanitario español, que sigue gozando de muy buena opinión por parte de la población, son las listas de espera, que han aumentado un poco, sobre todo para ser atendido por un especialista. El número de camas de hospital registra uno de los ratios más bajos de la Unión Europea y el número de enfermeras también está por debajo de la media.

Aumentan las listas de espera y hay menos enfermeras y camas de hospital

Respecto a la salud de los ciudadanos, el hecho de que España encabece la lista en cuanto esperanza de vida (82,5; ocho años más que el peor situado, Lituania), guarda relación con la mayoría del resto de indicadores, que se sitúan en la media o entre los lugares más positivos. Así es, por ejemplo, respecto a la prevalencia del cáncer, la tasa de suicidios o la mortalidad infantil. Solo destacan en el terreno negativo el alto consumo de cocaína (es el primero en la tabla) y la prevalencia de la diabetes, solo por debajo de Portugal, Chipre y Alemania.

El cambio más positivo sobre España que registra este informe es el radical descenso de muertos en accidentes de tráfico. Solo Letonia y España han hecho avances tan espectaculares entre 2000 y 2011.

Lo peor de este análisis a nivel general es la cierta tendencia europea a poner fin al acceso universal a la sanidad, lo que está generando profundas desigualdades sociales. Grecia y Bulgaria son los países más afectados. El Gobierno español cambió en 2012 la Ley de Sanidad, que consagraba este derecho como universal, pasando a ser un derecho de los asegurados.