Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El hermano de Tania Sánchez logró contratos en Rivas por 1,2 millones

La cooperativa cultural tenía su sede en casa del padre, Raúl Sánchez, miembro de la Junta de Gobierno

El concejal Raúl Sánchez, en un pleno de Rivas la semana pasada.

La cooperativa de Héctor Sánchez, hermano de Tania Sánchez, candidata desde el domingo de IU a las elecciones regionales, consiguió 14 contratos entre 2002 y 2008 por valor de 1,2 millones en Rivas -Vaciamadrid, municipio del que su padre (Raúl Sánchez) es concejal y su hermana lo fue entre 2007 y 2011. Raúl Sánchez, como miembro de la Junta de Gobierno, firmó las adjudicaciones a la cooperativa cultural Aupa, del que su hijo era administrador único desde 2003. Al menos en una ocasión —en 2006 por 133.00 euros—, el progenitor no acudió a la reunión en la que se adjudicaba el contrato. La sede social de Aupa, que cerró en 2009, estaba registrada en casa del concejal.

En la legislatura en la que Tania Sánchez fue edil en Rivas, Aupa logró un único contrato por 137.000 euros en 2008. En los papeles entregados por el Consistorio a EL PAÍS no consta que el padre de Tania Sánchez avisase de sus vínculos familiares con Héctor.

Cuatro animadoras socioculturales, tres de ellas residentes en Rivas, constituyeron Aupa en la localidad en 2001. Al año siguiente, ganaron tres concursos para programar talleres musicales, proyectos para la Concejalía de Infancia y Juventud y asistencia a mujeres por un importe de 164.000 euros. En diciembre de 2003. la empresa —que obtiene ese año contratos por 62.000 euros— cambia su sede social a la casa de Raúl Sánchez, padre del nuevo administrador único, Héctor Sánchez.

En 2004 consiguieron contratos por 553.734 euros, la mitad del total

A partir de ese cambio, las cuantías se disparan. En 2004, consiguen contratos por valor de 553.734 euros. En fechas posteriores disminuyen: 160.000 (2005), 133.000 (2006) y 30.000 (2007) y 137.000 (2008). Además de contratos de música, los hay para el programa de verano de la Concejalía de Infancia y Juventud, un proyecto de educación de barrio o la red de centros juveniles.

Fuentes del Ayuntamiento explican que es “absolutamente legal” la adjudicación y quieren “aclarar las sospechas que se han lanzado interesadamente”. Explican que en una de las adjudicaciones una empresa declinó seguir y otras dos no se presentaron; en tres ocasiones Aupa ganó a su competidor por razones técnicas; en otro, por 133.000 euros, fue la única empresa que cumplía las condiciones y, en un último caso, la otra firma no se ajustaba a los requisitos.

EL Ayuntamiento sostiene que apuestan por la economía social de pequeños proveedores

Curro García Corrales, portavoz del gobierno local de Rivas, insiste en que “no se trata de contratos de un concejal a un hijo, sino de una cooperativa que cumple las condiciones de procedimiento y fiscalización”. Y sostiene que son “servicios muy demandados y de los que se han beneficiado cientos de vecinos y vecinas”. Y remarca que mientras el PP destina el dinero a “proyectos fantasma, cuentas en Suiza, maletines y Sicav”, el Ayuntamiento de Rivas lo consagra, por ejemplo en este caso, “a políticas de juventud y educación no formal”.

A Corrales no le sorprende que una cooperativa sume 1,2 millones en contratos. “Hay otros que Aupa no ganó. Lo explicaremos pronto. Apostamos por la economía social. Por los pequeños proveedores —no por las grandes constructoras— en la medida de lo posible”.

Durante semanas la oposición ha reclamado tener acceso a los contratos y el Consistorio prueba que algunos sí que han consultado. Pero no todos. Mónica Carazo, del PSOE, subraya: Los primeros interesados en que se clarifique toda la gestión municipal somos los socialistas que estuvimos en el gobierno de Rivas”.

El gobierno local se ha comprometido a presentar papeles en la reunión de la Junta de Portavoces del próximo jueves.

Más información