Rajoy: “Mas ha dado un paso más hacia ninguna parte”

El presidente prepara el discurso en Barcelona y reivindica la ayuda del Estado a Cataluña

Rajoy considera que en Mas incumple su obligación de gobernar Cataluña Atlas / Efe

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reaccionado con dureza al órdago lanzado ayer por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, a ERC, que apunta hacia unas elecciones plebiscitarias con lista única y un camino hacia la independencia en 18 meses. Para Rajoy, Mas ha dado "un paso más hacia ninguna parte". El presidente, que este sábado viaja a Barcelona para dar un esperado discurso, se ha lanzado contra Mas en una especie de arranque ya de una posible campaña electoral. Rajoy ha dicho en los pasillos del Congreso que Cataluña padece un "déficit de gobierno" y él se ha ofrecido para suplirlo. Rajoy ha reivindicado que él seguirá garantizando, como hasta ahora, que los catalanes tienen servicios públicos y se paga a sus proveedores.

Rajoy ha reprochado a Mas que todo su discurso estuviera centrado en ser el presidente “de una parte de los catalanes", que en opinión de presidente es minoritaria. Rajoy ha dejado claro, como hará en su discurso del sábado, que él cree que los independentistas no son mayoría. Por eso él se va a dirigir sobre todo a los cuatro millones de residentes en Cataluña, catalanes y extranjeros, que no fueron a votar el 9-N. Esa es la “gran mayoría” a la que Rajoy apelará en Barcelona.

Rajoy se va a concentrar, como ha hecho, en denunciar el desgobierno de Mas, centrado en el único asunto de la independencia, y se va a ofrecer como el único que está pensando en los problemas reales de los catalanes y en el esfuerzo para salir de la crisis económica. En La Moncloa muchos creen que el independentismo ha crecido por la crisis económica y van a centrarse en ella para tratar de lanzar un mensaje atractivo a los catalanes. En cualquier caso todos los miembros del Gobierno consultados insisten en que el discurso del sábado será “constructivo”, con la idea de “abrir puertas” y no centrarse solo en la defensa de la ley y el no a la consulta, que ha sido la estrategia hasta ahora y se reconoce como fallida para atraerse a los catalanes. “Tendré que explicar mejor mis razones”, llegó a decir el presidente en Brisbane (Australia) como autocrítica.

Rajoy ha insistido en que “a pesar del desgobierno de la Generalitat”, el Estado seguirá ayudando a Cataluña. "Los proveedores de la Generalitat van a seguir cobrando, los servicios públicos van a seguir funcionando y financiándose, y el Gobierno seguirá atendiendo a los vencimientos de deuda de la Generalitat de Cataluña", ha asegurado.

Poco antes, en la sesión de control, Rajoy había negado, ante una pregunta de Rosa Díez (UPyD), haber "engañado" con el 9-N. Díez le ha acusado de permitir el referéndum y él ha contestado: “el referéndum soberanista en Cataluña no se ha celebrado porque era ilegal. He cumplido con mi deber". Díez le acusó de mentir a los españoles que, según explicó, tenían derecho a saber lo que iba a hacer el Gobierno para impedir la consulta y sin embargo han visto cómo se celebraba “de la peor manera posible, sin garantías democráticas”.

Más información