Selecciona Edición
Iniciar sesión

La violencia machista también golpea a los adolescentes

El Gobierno centra su nueva campaña de sensibilización en los más jóvenes

“No tengáis miedo a contar lo que os pasa. Yo viví con miedo desde los 17 a los 20 años. Pero un día superé el miedo y hoy puedo asegurar que se puede escapar de la violencia”. Deborah es una de las ocho mujeres que ayer, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, recibieron un premio del Ministerio de Sanidad por atreverse a contar sus historias de maltrato en la serie de televisión Amores que duelen. Ella fue la elegida para hablar en nombre de todas porque su caso es un ejemplo de lo que persigue la nueva campaña de sensibilización que lanzó ayer el Gobierno: prevenir la violencia machista desde sus manifestaciones más tempranas y ayudar a los adolescentes a detectar los primeros signos del maltrato.

Según recordó la ministra de Sanidad, Ana Mato, los últimos estudios han detectado que el acoso y la vigilancia a través de las nuevas tecnologías y los mensajes de móvil está aumentando entre los jóvenes. Y que el sexismo y los estereotipos de género perviven entre los adolescentes. El 4% de las adolescentes de entre 14 y 19 años han sido agredidas por el chico con el que salen o salían; y casi una de cada cuatro se ha sentido coaccionada. Además, está creciendo el número de menores procesados por violencia machista: según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial, en 2013 aumentó un 5% el número de menores maltratadores que fueron juzgados.

La celebración del Día Internacional para la Eliminación contra la Violencia de Género también dio pie ayer a un cruce de críticas en el pleno del Senado entre el presidente Mariano Rajoy y la senadora socialista María Chivite, después de que esta acusara al Ejecutivo de “no dedicar ni un minuto de su acción política” a las víctimas y recordar que desde la llegada del PP al poder se ha recortado “un 33% el presupuesto de Igualdad y un 22% el de lucha contra la violencia machista”. Rajoy eludió el debate sobre los presupuestos, negó que su Gobierno haya permanecido inactivo frente a este problema y repasó algunas de sus medidas, como la reforma del Código Penal, que va a introducir como nuevos tipos el hostigamiento y el acecho, o el Estatuto de la Víctima, que “reforzará los derechos procesales” de las mujeres agredidas.

Los socialistas aprovecharon la celebración de ayer para conmemorar el décimo aniversario de la aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género —la primera que sacó adelante Zapatero tras llegar al poder— con una foto de familia que reunió al actual secretario general, Pedro Sánchez, con diputados y miembros del Ejecutivo que impulsaron la elaboración de la norma, entre ellos la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. Sánchez, que reivindicó el valor de una norma “reconocida internacionalmente”, criticó también la gestión del actual Gobierno por bloquear el desarrollo y la aplicación de esta ley con recortes y falta de compromiso.

A principios de septiembre la ministra Ana Mato reunió a todos los grupos parlamentarios para evaluar los 10 años de vigencia de la ley y plantear una posible revisión, pero desde entonces no se ha vuelto a realizar ningún movimiento en esa dirección. En esta última década más de 750 mujeres han muerto asesinadas, 45 de ellas en lo que va de 2014, según las estadísticas oficiales, que aún no recogen el caso de la mujer y su hija cuyos restos fueron localizados el martes en Zamora, después de que la pareja de la madre confesara el lunes haberlas matado.

En esta década se han desarrollado protocolos para proteger a las mujeres que denuncian situaciones de maltrato, especialmente el Sistema de Seguimiento Integral de las víctimas (VIOGEN). Según su última actualización, el 30 de septiembre estaban activos en este sistema 54.146 casos de violencia machista. En 15.972 se habían habilitado algún tipo de medida de protección policial. A pesar de estos protocolos, el porcentaje de mujeres asesinadas que habían denunciado su situación previamente se sitúa en uno de sus máximos este año, en torno al 31%. Un total de 5.520 hombres cumplen condena actualmente por delitos de maltrato o asesinatos machistas.

El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, instó ayer al Gobierno central a revisar la ley actual para reconocer el maltrato entre parejas del mismo sexo como violencia de género, después de anunciar que su equipo prepara una ley regional que incluirá esta cuestión. En respuesta, un portavoz del Miniserio de Sanidad recordó que la violencia de género se circunscribe a la que ejerce el hombre sobre la mujer, y no debe confundirse con otros conceptos, como la violencia doméstica, que no tienen la misma magnitud.

Naciones Unidas, la institución que en 1999 fijó la fecha del 25 de noviembre como Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, recordó ayer que este problema afecta a una de cada tres mujeres en el mundo y que, en la mayoría de los casos, tiene lugar en el propio hogar. Del total de mujeres asesinadas en el año 2012, casi la mitad murieron a manos de sus parejas o de familiares.

Más información