Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contaminación industrial le cuesta a España miles de millones de euros

Un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente calcula el coste de los perjuicios a la salud y al medio ambiente de las instalaciones más 'sucias'

Petroquímica de Tarragona, polígono norte.

La polución atmosférica procedente de las más de 10.000 instalaciones contaminantes más grandes de Europa costó a los ciudadanos al menos 59.000 millones de euros, y hasta 189.000 millones en 2012 en daños causados al medio ambiente y a la salud, según un informe que hoy hará público la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, en sus siglas en inglés). España figura en el puesto número ocho de los Estados de la UE por importe de estas pérdidas económicas ocultas.

El informe incluye una lista de las plantas industriales que más contribuyen a la contaminación ambiental. Se trata principalmente de grandes centrales eléctricas, refinerías, industrias que emplean combustión en sus procesos de fabricación y algunas actividades agrícolas. En la lista de las 100 instalaciones que provocan el mayor perjuicio figuran cinco españolas, en los puestos 61, 85, 88, 95 y 97.

El informe de la EEA evalúa una serie de impactos perjudiciales causados por la contaminación ambiental: muertes prematuras, costes de hospitalización, días de trabajo perdidos, problemas de salud, daños a edificios y disminución de las cosechas, entre otros. Para estos impactos se calcula un coste estimado, que según las distintas maneras de evaluarlo podría suponer, en el caso de España y en el periodo que va de 2008 a 2012, entre 19.289 millones de euros y 41.913 millones de euros, según detalla el trabajo.

La Agencia Europea de Medio Ambiente calculó en otro informe publicado la semana pasada que la contaminación sigue siendo la primera causa medioambiental de muertes prematuras en la Unión Europea y estimó en casi medio millón de decesos anuales que provoca en los 28 Estados Miembros. En España, 25.000 fallecimientos prematuros se pueden atribuir a la mala calidad del aire, según la agencia.

En el contexto europeo, la mitad de los costes en perjuicio para el medio ambiente y la salud procede de solo 147 instalaciones, el 1% de las 14.325 evaluadas durante el periodo 2008-2012, según el informe sobre contaminación industrial. Tres cuartas partes de los costes corresponden a las emisiones de 568 instalaciones, es decir, el 4% del total. La estimación de los costes se ha calculado utilizando los datos sobre emisiones que notifican las propias empresas, precisa la EEA.

En la clasificación de las instalaciones más contaminantes, el informe detalla que entre las 30 que más emiten, 26 son grandes centrales eléctricas, que principalmente usan como combustible el carbón y el lignito y que se localizan principalmente en Alemania y países del Este de Europa. "Mientras todos nos beneficiamos de la generación de electricidad, este análisis muestra que las tecnologías que usan esas instalaciones imponen costes ocultos a nuestra salud y al medio ambiente. La industria es solo una parte; es importante saber que otros sectores, principalmente el transporte y la agricultura, también contribuyen a la mala calidad del aire", asegura en una nota el director ejecutiva de la EEA, Hans Bruyninckx.

Las cinco instalaciones españolas que figuran entre las 100 más contaminantes son la Central Térmica de Andorra, en el puesto 61; la central térmica de Escucha (en Teruel, propiedad de E.ON, cesó su actividad a finales de 2012), en el puesto 85; la central térmica Litoral de Almería (propiedad de Endesa), en el puesto 88; la central térmica de Compostilla, en León, en el número 95 y el complejo industrial de refino que tiene Repsol YPF en Tarragona, en el número 97.

"La central de Litoral funciona con carbón importado, que, en general, es mucho menos contaminante que otras centrales de carbón nacional", explica un portavoz de Endesa, que añade que "está aprobada una inversión de alrededor de 200 millones de euros para mejorar y adecuar las emisiones a la directiva DEI [Directiva de Emisiones Industriales]". "Ya se están empezando los trabajos", concluye.