Isabel Pantoja entra en la cárcel

La artista cumplirá una condena de dos años por blanquear dinero de Julián Muñoz

La tonadillera Isabel Pantoja, condenada a dos años de prisión por blanqueo de capitales, ha ingresado a las ocho de esta mañana en la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) para cumplir su pena. La cantante había salido, cuando aún no había amanecido, de Cantora, la finca de su propiedad en Medina Sidonia (Cádiz), donde había pasado su última noche de libertad en compañía de sus hijos. Pantoja, de 58 años, llegó al penal de mujeres, sito a 20 kilómetros de Sevilla, sentada en el sillón trasero de un automóvil Mercedes clase A, de color gris plateado. La cantante, de oscuro y con gafas negras, iba acompañada de su hermano Agustín y del chófer.

La prisión había preparado una barrera preventiva para contener a los numerosos periodistas que se agolpaban a ambos lados de la puerta perimetral del penal. El coche de Pantoja, que llegó escoltado por un vehículo de la Guardia Civil, penetró presuroso en el recinto carcelario, hasta llegar a la zona de ingresos. La cantante entró al edificio de ingresos acompañada de su hermano. Muy poco después, Agustín, llorando, y el conductor abandonaron el recinto.

ampliar foto
Isabel Pantoja, en el recinto de Alcalá de Guadaíra. EFE

Luego pudo verse cómo la cantante, con pantalones vaqueros y botas marrones, se dirigía a atravesar el torno, es decir, entraba en la zona más restringida de la cárcel de mujeres sevillana y dejaba la libertad a sus espaldas. Pantoja llevaba colgado de su hombro izquierdo un gran bolso negro y aún agarraba su teléfono móvil, que debía abandonar muy poco después. Iba escoltada por otras dos mujeres, funcionarias del establecimiento.

El letrado de la cantante, José Ángel Galán, ha explicado que Isabel Pantoja había estado acompañada en Cantora por sus hijos, Kiko Rivera e Isabel. Luego la mujer se subió en el coche para recorrer los 116 kilómetros que separan Cantora del penal. Fuentes del entorno de la popular coplista han añadido a la agencia Efe que esta lleva meses arrastrando una depresión y que tiene problemas de claustrofobia.

El ingreso en prisión se ha producido un día después de que la Audiencia Provincial de Málaga rechazara un recurso de súplica de María Isabel Pantoja Martín, nombre completo de la artista, para suspender su encarcelamiento y ordenara que se presentara en un centro penitenciario en un plazo de tres días, una notificación que la tonadillera ha recibido esta mañana. Los letrados de Pantoja habían solicitado la suspensión de la pena hasta que se pronunciara el Tribunal Constitucional sobre la admisión del recurso de amparo.

Según el protocolo de entrada en un centro penitenciario, es la llegada al módulo de ingreso, donde la recién llegada es sometida a un reconocimiento médico y es entrevistada por un equipo del penal (educador, trabajadora social o psicólogo), que determina la "ubicación más adecuada" para la interna, "teniendo en cuenta su personalidad e historial delictivo". El siguiente paso ha sido el cacheo y el registro de las pertenencias.

Otros centros penitenciarios con los que se especulaba eran el de Estremera, en la Comunidad de Madrid, o la prisión malagueña de Alhaurín de la Torre, donde ya cumple condena por el mismo caso Maite Zaldívar, exesposa de Julián Muñoz. El exalcalde de Marbella también está internado en este centro por los 6,5 años de cárcel a los que fue penado en el procedimiento que afecta a sus exparejas. Pantoja entrará en prisión, precisamente, por blanquear dinero de Muñoz. Además, debe abonar una multa de 1,14 millones, de los que ha pagado 147.000 euros.

La cantante llega a la cárcel el mismo día en que el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publica este viernes el decreto que le revoca la concesión de la medalla de Andalucía con la que fue premiada en 2002. El decreto, firmado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, fue aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado 4 de noviembre.

Además de revocar la concesión de la medalla, el decreto declara la "pérdida de los derechos honoríficos inherentes a dicha distinción, específicamente, los de uso y tratamiento" e impone "la obligación de devolución de la Medalla, que deberá efectuar en el plazo y términos determinados por la Consejería de la Presidencia".

Más información