“Es un momento único para Podemos. O lo aprovecha o lo pierde”

El filósofo argentino, una de las voces de Sudamérica a quien más escucha Podemos

Ampliar foto
El filosofo argentino Ricardo Foster.

El filósofo Ricardo Forster, de 57 años, es uno de los intelectuales argentinos más relevantes del kirchnerismo. Y es también una de las voces en Sudamérica a quienes los dirigentes de la formación española Podemos escuchan con mayor atención. El Gobierno le nombró en junio secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional. Ese nombre generó mucho recelo en los medios de información más críticos con el Gobierno. Forster asegura, sin embargo, que desde su secretaría intenta “generar las condiciones para un diálogo que no eluda las diferencias”.

Da muestras de estar muy al tanto de la actualidad española y del vertiginoso ascenso de Podemos. “Yo tenía una relación con Germán Cano, filósofo. Pero no conocía a Íñigo Errejón, ni a Juan Carlos Monedero ni a Pablo Iglesias. A Monedero y a Errejón los conocí cuando ellos vinieron este año. Ahí tuvimos una larga conversación. Hicimos un encuentro que se llamó Democracia, hegemonía y medios. Errejón me pareció una persona muy formada: leyó con mucho interés la obra de Ernesto Laclau [gran referente intelectual del kirchnerismo, fallecido este año]. Me parece que es un grupo que ha encontrado una facilidad llamativa para descodificar un lenguaje muy complejo que es el de los medios [de comunicación]. Les dije: ‘Cuidado con los medios, cuidado con la fascinación, cuidado con la espectacularización, cuidado con el riesgo de que la política de nuevo sea formateada y estetizada por los medios”.

Forster está muy familiarizado con la cultura y política europea. Sus filósofos de cabecera son Benjamin y Adorno. Ahora acaba de publicar con la editorial Fondo de Cultura el libro La travesía del abismo. Mal y Modernidad en Walter Benjamin. Durante mucho tiempo viajó casi todos los años a España. Cree que Podemos apela al populismo como “un acto de provocación”, para diferenciarse de las otras formaciones políticas. “Y la forma que encontraron para diferenciarse es su lectura de algunas de las formas de populismo sudamericano y, sobre todo, de la última generación de populismo. Creo que son profundamente democráticos en su lectura de la sociedad española. Ellos representan a una generación joven, pero disconforme con el pacto que llevó a una despolitización y a una profunda crisis económica, institucional y social. Sacan la política del encorsetamiento”.

Pregunta. ¿Qué enseñanzas puede extraer Podemos de la experiencia argentina?

Respuesta. Una es que no hay nada más saludable para la democracia que la politización. Otra, que es posible salir de paradigmas que parecen intocables. En la Argentina del final de los noventa la idea de la globalización, el achicamiento del Estado, las privatizaciones y el reinado absoluto del mercado parecían intocables para progresistas y liberales. Pero fue posible cambiarlo, reconstruir un rol importante del Estado en la esfera de la economía. Fue posible disputar una hegemonía. Y de ahí también la búsqueda de una nueva geopolítica regional que tiene como momento clave la alianza estratégica con Brasil, Mercosur y Unasur. Ellos han leído esa experiencia. Y les importa mucho sostener una política que no quede asfixiada por un euro dominado fundamentalmente por Alemania.

No hay nada más saludable para la democracia

que la politización

P. ¿Les ha dado consejos?

R. Más que consejos han sido conversaciones. Pero creo que tienen que seguir confiando en que la única alternativa es la politización de la sociedad. Es posible tomar riesgos, es necesario tomar riesgos. Hay que terminar con la política del miedo. Porque en la Argentina funcionó en los años 90. Es posible repensar el rol de la sociedad civil, el rol del Estado. Es posible cambiar la estructura jurídica, el orden financiero internacional. Este es un punto central: lo que hoy está sucediendo en el conflicto con los fondos buitre es clave no solo para la sociedad argentina sino para sociedades que tienen un alto índice de endeudamiento. Hay que poner en debate las recetas de la ortodoxia económica y volver a bajar de los estantes más lejanos de nuestras bibliotecas libros que dejamos de leer. No estoy hablando de El Capital, de Marx. Estoy hablando de Keynes.

P. ¿Es inevitable la demagogia para alcanzar el poder?

R. Muchas veces se ha intentado reducir el populismo a la demagogia. Pero las democracias sudamericanas se han expandido mucho en términos de derechos civiles. Millones de hombres y mujeres con ciudadanía precaria han devenido ciudadanos. Brasil es un ejemplo clarísimo. El caso boliviano es ejemplar. El caso argentino… construyó la primera ciudadanía con el peronismo. Se anticipó a otros proyectos políticos. Yo no vengo del peronismo, pero he aprendido a comprender su complejidad en la historia. Hay que poner en debate la cuestión de la demagogia. Porque siempre está el peligro de la demagogia, siempre está el peligro de confiar en que el otro, con un plan social o una dádiva, va a estar acompañándome eternamente. Yo creo que eso es subestimar a los que yo llamo los incontables de la historia. Yo prefiero un Gobierno que mejora los índices de acceso a la salud, a la vida digna, que un Gobierno que aparece con toda la parafernalia del hiperliberalismo republicano y que lo que hace es seguir manteniendo la invisibilidad [de los más desfavorecidos] y la carencia de derechos.

A Monedero y Errejón les dije: cuidado con la espectacularización

P. ¿Qué le parece la estrategia electoral de Podemos?

R. Ellos perciben, y yo estoy de acuerdo, que hay momentos en que se disloca un cierto orden. Y es un momento único. O se aprovecha o se lo pierde. Si Néstor Kirchner, por el azar de la historia, no hubiera llegado al poder en 2003, seguramente los dolores argentinos habrían sido muy complejos en los años siguientes. Ellos piensan que este es el momento en que se puede romper el bipartidismo y el sistema de las élites políticas españolas. Saben de los peligros. Saben que entre el núcleo duro de Podemos y las decenas de miles de jóvenes que se han incorporado hay una distancia muy grande que implica una distancia de formación significativa.

P. ¿Cuál debería ser el papel de la prensa si llegan al poder?

R. Lo ideal me pareció siempre la tripartición de la ley: 33% de los medios para empresas privadas, 33% para los públicos y 33% para la sociedad civil. Los medios públicos tienen que ser diversos. Hay medios públicos que representan más la mirada del Gobierno y medios públicos que tienen otras posibilidades. Pero yo creo que los Gobiernos, si no tienen una capacidad de intervenir a través de los medios en la disputa social me parece que no encuentran la manera de interpelar a la sociedad.

Se puede hablar de casta. En política siempre ha habido una tendencia corporativa

P. ¿Oyó hablar de la casta?

R. Claro. Podemos considera que hay una casta política. Yo creo que ha habido siempre una tendencia corporativa de la política. El problema es cuando esa tendencia se convierte en un fraude, en un negocio. Pero hay un deslizamiento complicado entre decir la clase política, la casta política a liberar la idea misma de política. Hay que tener mucho cuidado. En Argentina la frase [durante la crisis económica de 2001-2002] era "que se vayan todos". ¿Para qué sirve que se vayan todos? ¿Quién viene? ¿El dueño de una empresa, el tecnócrata, el barrendero de la esquina? No. Me parece que hay momentos en que una sociedad está cansada de la forma de representación y pronuncia un tipo de frase más radicalizada. Pero de esa frase, si se la sigue hasta su extenuación me parece que no vamos a un lugar interesante. En cambio, si eso sirve para poner en cuestión una forma de representación que a su vez rehabilite lo mejor de las tradiciones políticas democráticas, ahí vamos por otro camino. Y creo que eso es lo que ha sucedido en gran medida en los países sudamericanos. No se expulsó a la política.

P. ¿Le aconsejaría paciencia a Podemos?

R. No. Porque hay momentos en los que hay que percibir que está llegando el tren y, si uno no se sube en el momento adecuado, el tren pasa.

Más información