Iglesias no despeja sus contradicciones sobre Venezuela y los medios

El líder de Podemos deja sin contestar varias preguntas en una entrevista en La Sexta

La periodista Ana Pastor entrevista a Pablo Iglesias. LA SEXTA

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha evitado despejar este domingo las contradicciones de varios mensajes y sus propuestas y ha dejado sin responder un largo número de preguntas en una entrevista con Ana Pastor en La Sexta. El líder de la formación que pretende convertirse en una alternativa al bipartidismo no ha aclarado sus pronunciamientos sobre si "los medios de comunicación privados son una amenaza para la libertad de expresión", como afirmó hace meses; sobre la “envidia” que dice sentir por algunas medidas implantadas en Venezuela; sobre la liberación de los presos de ETA; sobre la relación entre Ana Patricia Botín, presidenta del Santander, y “la casta” con la que Podemos quiere acabar; sobre un referéndum acerca del modelo de Estado o la consulta en Cataluña; sobre cómo pagará las medidas que plantea su programa, que aún está indefinido; y sobre sus propuestas relacionadas con las expropiaciones.

En relación con la gestión de los medios de comunicación, Pablo Iglesias ha afirmado que lo que pretende Podemos “no es controlar”, sino “proteger la libertad de los periodistas” y frenar de alguna manera los oligopolios. “No se puede permitir que haya llamadas que impidan hacer ciertas cosas en los medios. Que a nosotros no nos entrevisten en TVE es una vergüenza”, ha manifestado.

Preguntado por algunas polémicas declaraciones del líder de la formación sobre Venezuela, ha mantenido: “Venezuela tiene algunas cosas que yo envidio, como la revocabilidad del presidente. Hugo Chávez se presentó a un referéndum revocatorio, y a mí me gustaría que el presidente que tenemos y que se enfrenta a ruedas de prensa con pantallas de plasma hiciera lo mismo”. La figura del revocatorio está contemplada por los estatutos de Podemos. Tampoco ha aclarado unas declaraciones realizadas en el pasado sobre la liberación de los presos de ETA. Se ha limitado a afirmar que el jueves su partido apoyó junto al PP en la Eurocámara una resolución sobre la liberación progresiva de los presos del IRA en Irlanda, un país que atraviesa otra fase del proceso de paz. "En un proceso de paz las políticas penitenciarias son el principal instrumento de un Gobierno. Todos los gobiernos se han sentado a hablar con ETA, todos han usado la política penitenciaria, que es lo que haríamos nosotros", se ha justificado.

"A los bancos me enfrentaré con la ley. La Constitución dice que hay intereses sociales que deben estar por encima de los de los grandes propietarios. Es más importante el derecho de una familia que sus derechos de propiedad sobre las viviendas vacías", ha defendido, evitando pronunciarse sobre si la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, pertenece a “la casta”. “Nos sentaremos con los banqueros para decirles que no son diferentes del resto de ciudadanos y tendrán que aceptar la legalidad”, ha agregado.

Sobre el modelo de Estado ha contestado Iglesias: "Yo no haría la pregunta de Monarquía o República, sino si en una democracia normal al jefe de Estado se le debe elegir por razones de sangre, o en las urnas, por mayoría democrática”. La postura oficial de Podemos es la de respaldar en Cataluña un referéndum sobre la independencia como el de Escocia. Este domingo Iglesias ha afirmado: "Yo no quiero que Cataluña se vaya; quiero que España sea un país de países, pero lo que quiero es que decidamos juntos".

El líder de Podemos ha prometido que si gobierna “preguntará a la gente muchas veces”. Pero de momento no dice cómo piensa financiar muchas de sus medidas, como la renta básica. “La forma de recaudar más no es haciendo a la gente más pobre, sino que la economía sea más próspera”, ha sido su respuesta.

Podemos, que se ha constituido este fin de semana como formación política organizada, todavía carece de un programa político con el que concurrir a las elecciones. Iglesias asegura que convocará a “los mejores” para elaborarlo, pero este domingo no ha logrado despejar las contradicciones de sus propuestas.

Medidas

Al ser preguntado por sus primeras medidas si llegara a gobernar, Iglesias ha mantenido que terminaría con los desahucios, "aplicando la ley europea", y acabaría con las "puertas giratorias". Iglesias ha defendido el aforamiento para los políticos durante el ejercicio de su cargo, ha prometido que explusaría a los integrantes de Podemos si estos son objeto de imputación en un caso de corrupción y ha considerado que "el problema es la impunidad".

También ha analizado la figura del indulto que, en su opinión, "permite en situaciones excepcionales, de manera siempre pública, restituir una situación de justicia". Otra de las medidas que impulsará su formación sería una derogación de la reforma laboral aprobada por el PP y ha afirmado que se reuniría con los agentes sociales y los empresarios para hacer otra "en la que se acabe con la posibilidad de que alguien sea despedido de manera injusta".

En otro orden de cosas, no ha detallado su propuesta sobre la creación de una renta básica universal y ha defendido que la cantidad se fijaría en función de las circunstancias de cada persona, puesto que no es lo mismo una mujer de más de 40 años con hijos que una joven de 24 años sin hijos. ¿Cómo se financiaría? "Haciendo que la presión fiscal a las grandes fortunas se acerque a la media europea y persiguiendo el fraude fiscal, que es escandaloso". 

Preguntado por el pago de la deuda contraída por España, ha reiterado que no defiende un impago de la deuda, "sino de una auditoría pública y ciudadana para establecer qué partes son ilegítimas para no pagarlas". "Lo que nos corresponde, sí lo queremos pagar", ha asegurado. En materia de educación, ha abogado por reducir la concertada, y que no se financie con dinero público métodos educativos privados que, entre otras cosas, "segregan a niños y niñas".

Más información