Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio arrasa la planta de Campofrío en Burgos

La fábrica, en la que trabajan 1.000 personas, ha quedado "totalmente destrozada"

La fábrica de Campofrío en Burgos, durante el incendio. VÍDEO ATLAS

Un incendio originado a las 6.40 de la mañana de este domingo ha arrasado la planta de industria cárnica de Campofrío en Burgos, sin que se hayan producido heridos. La fábrica, ubicada en el Polígono de Villafría de la capital burgalesa y en la que trabaja un millar de personas, ha quedado " totalmente destrozada", según ha anunciado el alcalde de Burgos, Javier Lacalle. El fuego, que ya está controlado aunque permanece activo, obligó además a evacuar a 400 vecinos por la nube de humo tóxico que se extendió por los alrededores de la planta. La principal hipótesis apunta a un cortocircuito.

Los bomberos desplazados al lugar explicaron esta mañana que el incendio era "incontrolable" debido a la presencia de material inflamable en la planta de la industria cárnica. El denso humo ha obligado a desalojar algunas viviendas de los barrios próximos de Capiscol y Cótar y a cortar la ronda de circunvalación de la capital burgalesa.Los vecinos pudieron regresar a sus casas a medida tarde, tras controlar las llamas y realizar una medición ambiental que concluyó que los niveles tóxicos en la atmósfera son negativos, con cero partículas de amoniaco, lo que descarta el temor a que hubiera reventado alguna de las tuberías que distribuye esta sustancia por el interior de la factoría incendiada. Aún así, se ha recomendado a los vecinos que se mantengan en el interior de sus viviendas con las ventanas cerradas.

El humo provocó además la colisión de dos camiones, por la escasa visibilidad. En el accidente se han visto también implicados dos turismos y al menos dos de los conductores han resultado intoxicados por la inhalación de humo, aunque su estado no reviste gravedad.

El alcalde de Burgos ha informado de que las labores de extinción se prolongarán uno o dos días y que, de forma paralela, se van a realizar pruebas medioambientales para medir el impacto y que el Plan de Emergencia Municipal de Burgos sigue activado. El primer edil burgalés ha asegurado que el Ayuntamiento hará "todo lo posible" para que Campofrío tenga "un futuro en Burgos".

A la gravedad del incendio, que desprendió una gran cantidad de humo, se sumó durante horas el riesgo de que las llamas reventaran alguna tubería de distribución de amoniaco del interior de la fábrica o alcanzaran a un gran depósito de suministro, lo que hubiera agravado mucho la situación, dada su alta toxicidad.

En las tareas de extinción y apoyo han participado unas doscientas personas, entre policías, bomberos, personal sanitario y de apoyo, parte de los cuales, incluidos varios equipos del servicio sanitario de Castilla y León (Sacyl) que permanecen todavía en la zona.

El Ejército ha aportado equipos electrógenos para que sea posible seguir trabajando durante la noche, mientras se mantiene activado el Plan de Emergencia Municipal y se siguen realizando mediciones ambientales periódicas para detectar cualquier riesgo de toxicidad.

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, ha anunciado una reunión para mañana con el Comité de Empresa de Campofrío y ha calificado de auténtica "tragedia" la destrucción de la planta en Burgos a consecuencia de un incendio, por lo que ha comprometido el apoyo del Ejecutivo regional para que la empresa, con cerca de un millar de empleos, pueda recuperarse.

Una planta que produce 100.000 toneladas al año

La planta de Campofrío en Burgos fue inaugurada en 1997 por el Rey Juan Carlos, tras una inversión de 60 millones de euros, aunque en 2006 la multinacional volvió a realizar mejoras en las instalaciones con un coste de algo más de cinco millones de euros.

La planta tiene una capacidad productiva de aproximadamente 100.000 toneladas al año y sus líneas de producción están completamente robotizadas, tanto en el proceso de embutido como en el de envasado y empaquetado.

Es una de las más avanzadas en la fabricación de embutidos curados, jamón, productos cocidos y loncheados, que, posteriormente, se distribuyen en más de cuarenta países; y desde 2003 cuenta con la homologación para exportar sus productos a EE UU.

"Un drama para 1.000 familias"

El presidente del comité de empresa de Campofrío, Pablo Fraile, ha afirmado que el incendio supone "un drama para 1.000 familias". Miembros del comité celebrarán una reunión con directivos de la factoría, a los que van a pedir, según Fraile, que hagan "todo lo posible" por que la planta se vuelva a construir y "no se deslocalice" tras el siniestro.

En este sentido, ha adelantado que pedirán a todas las Administraciones que se impliquen para volver a poner en marcha la planta, porque "muchas familias dependen de ella".

Fraile ha explicado que, aunque la planta tiene una plantilla de unos 1.000 trabajadores, en el momento del incendio sólo había un guarda y unos pocos empleados de mantenimiento, porque no se estaba trabajando.

Más información