Pablo Iglesias promete acabar con el “régimen” de la Transición

El líder de Podemos asume la secretaría general con el 90% de los votos

Reclama un proyecto constituyente ante un “régimen que se derrumba”

Pablo Iglesias saluda a los miembros de Podemos. Vídeo: Atlas | Foto: Uly Martín

Pablo Iglesias pronunció este sábado su primer discurso como secretario general de Podemos apuntalando sus prioridades estratégicas e institucionales. En primer lugar, salir a ganar las elecciones generales de 2015. En segundo, iniciar “un proceso constituyente para abrir el candado del 78 y poder discutir de todo”. Esta declaración de intenciones se enmarca en el ADN de la formación, que hoy se fundó oficialmente como fuerza política organizada tras una andadura de diez meses en los que, según todas las encuestas, se ha ido afianzando como nueva opción frente al bipartidismo. En palabras de Iglesias, Podemos es una “alternativa frente a un régimen que se derrumba”, en referencia al PP, al PSOE y al pacto constitucional.

El líder de la formación, que aún no tiene un programa definido, quiso dejar claro a los suyos que ahora empieza el tramo más tortuoso de su recorrido político. “Las verdaderas dificultades comienzan ahora, y cuando ganemos las elecciones en diciembre del próximo año empezarán las dificultades de verdad”, advirtió desde el escenario del Teatro Nuevo Apolo, en Madrid, durante el acto de proclamación de la dirección del partido. En esa sala abarrotada se escenificó la entrega de todo el poder interno de la formación al grupo de los fundadores, encabezado por Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre.

MÁS INFORMACIÓN

El equipo encargado de organizar la asamblea del partido presentó los resultados de la votación de la nueva cúpula de Podemos, un órgano llamado Consejo Ciudadano integrado de momento por 62 cargos (además de Iglesias), con igual número de hombres y mujeres. A ellos se sumarán en las próximas semanas los 17 representantes de las comunidades autónomas.

Iglesias fue elegido secretario general con el voto —por Internet— de más de 95.000 simpatizantes (el 88,6% de los 107.000 votos emitidos), a mucha distancia de los otros 60 candidatos que optaban al mismo cargo. Se trata de un porcentaje de participación parecido al de la votación de los documentos internos realizada en octubre. Es decir, votaron menos del 50% de los 250.000 inscritos en la página web de Podemos. Los 62 miembros del Consejo Ciudadano que fueron elegidos formaban parte de la lista presentada por el equipo de Iglesias, y todos recibieron un apoyo por encima del 70%.

Pablo Iglesias exhibió toda la confianza en su proyecto. Destacó el contexto en el que nació la formación y reiteró su ambición. “Podemos no es un experimento político, Podemos es el resultado del fracaso del régimen de oligarcas”, afirmó en su primer mitin como secretario general. “La gente les ha respondido: ‘claro que podemos”, resumió.

Iglesias, tras ser elegido secretario general: “Esto no es un experimento”

El máximo responsable del partido, arropado por el líder de la formación griega Syriza, Alexis Tsipras, y por la europarlamentaria del Bloco de Esquerda portugués Marisa Matías, centró buena parte de su discurso —de cerca de media hora— en intentar desmontar los argumentos del miedo que se esgrimen contra su formación. “Agitar el miedo es una mala estrategia”, opinó, remitiéndose a lo que, según su diagnóstico, realmente “aterroriza” a la sociedad: la desigualdad y las políticas de austeridad. “Da miedo que se cierren escuelas públicas, hospitales. Eso es lo que da miedo, no Podemos”, enfatizó Iglesias, que trató de infundir optimismo a los suyos: “No tenemos miedo. El miedo lo empiezan a tener otros como JP Morgan. No es ya que el miedo esté empezando a cambiar de bando, es que la sonrisa está empezando a cambiar de bando. Cuando os insulten, cuando mientan, cuando difamen, sonreíd porque vamos a ganar”.

Podemos lleva desde su creación, el pasado enero, hilando un discurso durísimo contra los partidos de la “casta”, en referencia al PP y al PSOE, y tratando de convertir la tradicional confrontación entre izquierda y derecha en una disputa entre los privilegiados y la “gente decente”. La corrupción es quizá uno de los elementos centrales de este debate. E Iglesias volvió a dedicar hoy varios mensajes a su visión de la corrupción del sistema. “No tiene que ver con manzanas podridas, tiene que ver con pagar impuestos y democratizar la economía. La corrupción es un régimen que permite que 20 personas tengan la misma riqueza que 14 millones”, afirmó antes de calificar a Podemos de “escoba para barrer la sociedad”.

Iglesias habló también de economía en un momento en el que empresarios y agentes sociales están especialmente pendientes de su programa. Pero lo hizo en términos generales. Prometió “convocar a los mejores” para diseñar no un proyecto de partido sino “el programa de los mejores”. Defendió la resolución aprobada en la asamblea ciudadana —celebrada el pasado octubre en el Palacio de Vistalegre de Madrid— en la que Podemos priorizó la reestructuración ordenada de la deuda en lugar de su impago. Citó a los premios Nobel Paul Krugman y Joseph Stiglitz. Y mantuvo la necesidad de aplicar un plan para sacar a España de un modelo productivo basado “en el ladrillo y en el turismo”. Ese nuevo modelo, dijo, implicaría trabajar menos horas, trabajar de forma diferente y cambiar las condiciones de trabajo.

Iglesias defendió también “un plan de fomento en la creación de cooperativas, que cuenten con la inversión pública”. “Para todo esto hace falta dinero, para ello es necesaria una reforma fiscal para que paguen los que mas tienen”, dijo. “Una reforma fiscal que ataje el fraude y grave las rentas más altas”. Como modelo señaló a los países nórdicos, como Dinamarca. “Los países más prósperos son los países más igualitarios”, consideró el líder de Podemos, que cerró el acto leyendo unos versos de Vientos del pueblo me llevan, de Miguel Hernández, antes de entonar junto a todo su equipo Cambia, todo cambia, canción popularizada por Mercedes Sosa.

Más de 107.488 simpatizantes inscritos en su página web se pronunciaron a lo largo de la semana

La intervención de Iglesias estuvo cargada de mensajes contra la austeridad y contra el Gobierno de Mariano Rajoy, pero en esta ocasión evitó ataques directos al PSOE. Le escuchaban en el auditorio centenares de simpatizantes de su formación, invitados internacionales —entre ellos, los embajadores de Bolivia y Nicaragua y miembros de las Embajadas de Ecuador, Venezuela y Argentina, el pueblo kurdo y Palestina— y representantes de asociaciones de consumidores y usuarios. En el teatro se sentaron también la portavoz de Guanyem, Ada Colau, y el socialista José Antonio Pérez Tapias, líder de la corriente Izquierda Socialista. Tapias calificó a Podemos de “acicate” para la vida política y, en contra de la plana mayor de su partido, llamó a mirar con atención sus pasos con vistas a posibles contactos.

Pedro Sánchez: El PSOE es el cambio "con seguridad"

EL PAÍS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha referido este sábado sin citarlo a Podemos con varios mensajes en los que ha destacado la "seguridad" del cambio que encarna su partido, frente a la opción del partido que lidera Pablo Iglesias. 

“Apostar por el PSOE es apostar por el cambio con seguridad, para bien y por el progreso” ha dicho este mediodía en Mérida el líder de los socialistas. A España “le falta un buen gobierno y un presidente dispuesto a dar la cara”, con “autoridad” para apostar “por un cambio a mejor” con un gobierno “que defienda a la clase media y trabajadora”, que apueste por la “economía social de mercado”. “Ni el inmovilismo de Rajoy ni romper con todo, como algunos partidos dicen. Queremos un gobierno para las clases media y trabajadora y el PSOE hará que todo vuelva a funcionar”, ha afirmado Sánchez. 

Más información