Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El fútbol pirata ‘factura’ 150 millones de euros por temporada

La Liga, las televisiones y las agencias de medios firman un acuerdo para proteger los derechos de propiedad intelectual

Retransmisión de un partido del el estadio Calderón.

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) calcula que la piratería resta cada año más de 500.000 abonados a las televisiones de pago y cifra el impacto económico de esta actividad fraudulenta en unos 150 millones de euros por temporada. La piratería es vista como un problema global que requiere, además de medidas legislativas para erradicarla, campañas de sensibilización social y acciones de cooperación internacional. Luchar contra los contenidos webs y páginas de enlaces que difunden partidos en Internet de manera ilegal es el objetivo del acuerdo suscrito ayer por la LFP, la Asociación de Agencias de Medios, Mediapro y PRISA (grupo editor de EL PAÍS).

La adhesión de las agencias de medios a un pacto que aspira a elevar el nivel de defensa y protección audiovisual del fútbol implica el compromiso de no contratar publicidad en los sitios ilegales o que vulneren la propiedad intelectual. “Los anunciantes buscamos un entorno adecuado, legal y sostenible para nuestras marcas”, según Gerardo Mariñas, presidente de la Asociación de Agencias de Medios, que agrupa al 95% de la inversión publicitaria del sector audiovisual. Este acuerdo apela a la autorregulación para que no se incluyan anuncios en webs fraudulentas, como Rojadirecta, que obtiene pingües beneficios ofreciendo señales de partidos de todo tipo de competiciones sin autorización de los titulares.

Los operadores de televisión aseguran que estas webs se enmarcan en redes organizadas de blanqueo de dinero y llegan a tener incluso más abonados que los negocios legales. Enfatizan que la piratería afecta al comercio y a la imagen de la marca España, vulnera los derechos de autor y la propiedad intelectual, ocasiona un escenario de competencia desleal y pone en riesgo la producción y difusión de contenidos audiovisuales. Además del perjuicio económico que esta actividad genera a las cadenas, el fútbol se ve gravemente afectado. El presidente de la LFP, Javier Tebas, comparó el acceso a las webs que ofrecen partidos sin autorización con una “grada virtual”. “Es como si los estadios tuvieran una puerta abierta para ver los partidos en directo: nadie pasaría por taquilla”. Tebas pronosticó que alimentando estas webs el fútbol español “irá a la ruina”. La ecuación es sencilla: si la gente no paga por ver el fútbol, los operadores no obtienen recursos con los que comprar las imágenes y los ingresos de la Liga menguarán, con lo que los clubes no podrán fichar jugadores. “Tendremos una Liga mediocre”, advirtió.

Una de las claves para erradicar la piratería es sensibilizar a la sociedad, acabar con la impunidad de quienes vulneran las leyes e impulsar la “tolerancia cero”, tal y como expuso el director corporativo de Propiedad Intelectual de PRISA, José Manuel Bravo, que reclamó una hoja de ruta legislativa. En este sentido, apuntó que es necesario un funcionamiento ágil de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual y que el nuevo Código Penal refuerce la persecución de estos delitos.

La piratería es vista como un problema global. Afecta a las retransmisiones deportivas y también a las series de televisión, el cine o los libros. “La Administración debe tomárselo en serio”, reclamó el socio fundador de Mediapro Jaume Roures.

La Liga propuso a los grupos parlamentarios que la ley de Propiedad Intelectual, recientemente aprobada en el Congreso, obligara a los operadores de telecomunicaciones a cortar las webs piratas, enmienda que no fue aceptada por el PP. Con medidas de este tipo, Reino Unido, Francia o Italia han conseguido frenar la piratería en Internet. Acuerdos como el Tratado de Radiodifusión de la OMPI, el de Libre Comercio UE-EE UU o la revisión del copyright europeo son esenciales para conseguir este objetivo, según los firmantes.

Más información