El PP rehúsa vigilar los viajes de los parlamentarios: “Esto no es un colegio”

Posada: "Yo no pienso ejercer de controlador de la labor de los diputados".

 VÍDEO: ATLAS

Con el argumento de que “esto no es un colegio y los parlamentarios son mayores de edad”, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, rechazó ayer la posibilidad de controlar los viajes de los diputados y los senadores pagados con dinero público.

En este momento, los parlamentarios no tienen que justificar ninguno de sus desplazamientos y reciben el importe de sus trayectos en avión, tren y barco. No tienen que explicar si son viajes privados o desplazamientos desde sus circunscripciones o para realizar labores políticas. Además, no se da cuenta del importe de los desplazamientos, ni información sobre los viajes que realiza cada uno. Según la Mesa del Congreso, son datos reservados y así lo han sido desde 1978 y por eso se rechazan todas las peticiones de información.

El rechazo del PP lo completó de forma rotunda el presidente del Congreso, Jesús Posada, al asegurar: “Yo no pienso ejercer de controlador de la labor de los diputados. No soy partidario de controlar la actividad del diputado que, en algunos casos tiene un carácter que, si no es secreto, al menos es discreto. No me parece que deba ser la Presidencia, ni el Congreso en general el que haga ese control cuando se trata de actuaciones políticas que se hacen desde cada partido. Me parece que los grupos pueden estar mejor preparados y son más idóneos para controlar la actividad de los diputados”.

El presidente del Congreso se mostró “absolutamente convencido” de que las irregularidades en los viajes de los parlamentarios han sido totalmente minoritarias. Es decir, no las descartó.

Y la diputada del PP y vicepresidenta segunda del Congreso, Dolors Monserrat, pidió en Radio Nacional que se aplique la presunción de inocencia de los parlamentarios y se tenga en cuenta que sus desplazamientos son por motivos de trabajo. Rechazó que se controlen porque “son gente muy responsable y muy austera” y por ello pidió que se confíe en ellos.

UPyD publicará ya todos sus trayectos

Varios grupos parlamentarios del Congreso y el Senado se movilizaron ayer para anunciar iniciativas para dar control y transparencia a los viajes. El PSOE en el Senado pedirá una reforma del reglamento para que los parlamentarios tengan que justificar sus desplazamientos e Izquierda Plural anunció que propondrá medidas en este sentido. Así, sus portavoces José Luis Centella y Joan Coscubiela pidieron que el Congreso haga públicos los ingresos “globales” de todos los diputados “individualizadamente” y también los costes que comporta a la Cámara Baja su actividad parlamentaria. “No puede quedar al albur o discrecionalidad de cada diputado” y “el Parlamento tiene que dar cuenta de lo que se gasta y hacerlo con transparencia, naturalidad y sin sobreactuar”.

El senador Narvay Quintero, de Coalición Canaria, presentó una propuesta de reglamento para que “los viajes que los senadores realicen a territorios diferentes de la Comunidad Autónoma a la de su circunscripción electoral, exceptuando Madrid, sede del Senado, serán notificados a la Mesa de la Cámara, debidamente justificados” y se publiquen en la web del Senado.

El único grupo que, además de proponer reformas del reglamento, puso ayer mismo medidas fue el de UPyD. Este partido publicará en su web “los viajes de todos sus diputados a partir de la semana que viene. La información incluirá tanto el destino como el motivo del desplazamiento y el tipo de acto que se celebra”.

UPyD ya publica las agendas de sus diputados en el portal de la formación en Internet para que “se puedan consultar todas las reuniones que mantienen cada semana con diferentes sectores de la sociedad”.

“Somos gente muy responsable, muy austera y tenemos muy claro que nos están pagando con dinero público y que utilizamos este dinero para ejercer nuestra función”, explicó.

La publicación de que el ahora presidente de Extremadura, José Antonio Monago, hizo 32 viajes privados —según las cuentas de Público—, ha avivado la polémica y llevado a varios grupos a plantear ayer diversas iniciativas. Por ejemplo, la portavoz del PSOE en el Senado, María Chivite, anunció que su grupo pedirá que se justifiquen los viajes y si no se hace en 15 días se descuente el importe de su nómina.

A esas propuestas el PP respondió con la objeción de evitar las sospechas sobre los parlamentarios y la explicación de que sus desplazamientos, incluso los que tienen como destino actos de sus partidos, forman parte de la actividad política y pública como parlamentarios.

Alfonso Alonso admitió que no existe control alguno ni en el grupo parlamentario, ni en el Congreso. El diputado popular Carlos Múñoz ha dimitido cuando iba a publicarse que hizo viajes privados a Canarias desde Teruel a cargo del Congreso. Ni la Cámara ni su grupo sabían nada y el portavoz del PP aseguró que la decisión de abandonar el escaño es estrictamente personal.

El PP tiene posibilidad con su mayoría absoluta de vetar cualquiera de las propuestas de reforma del reglamento para evitar la opacidad. Formalmente, la respuesta de Alonso y del portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, fue asegurar que están dispuestos a estudiar propuestas de transparencia, sin más precisión.

En este momento hay en marcha una ponencia de reforma de reglamento que trabaja a ritmo lento y que solo ha iniciado la discusión de una parte mínima dedicada al procedimiento legislativo. En esa ponencia no se ha discutido nunca la posibilidad de reformar ese régimen de viajes de los diputados. Lo mismo ocurre en el Senado, donde el régimen es igual de opaco.

Más información