El autocar de Murcia sufrió otro accidente en 2010

El bus siniestrado volcó al tomar una curva y resultaron heridas 15 personas

Imágenes del autobus de Murcia en el accidente de 2010 (plateado) y este fin de semana (granate).

El mismo autobús que tuvo el accidente la noche del sábado en Murcia en el que murieron 14 personas tuvo otro siniestro en 2010, aquella vez con 15 heridos. Otro conductor, José Ruiz, alegó entonces que había tenido “un problema de frenos”. La matrícula del vehículo, 2672 BKZ, coincide en las imágenes de ambos accidentes, difundidas por diferentes medios digitales. La empresa que reparó la chapa y pintura tras el primer siniestro ha confirmado que se trata del mismo vehículo del accidente mortal. “El primero no fue muy grave, cayó de lado con el vehículo casi parado”, recuerdan en el taller.

El autocar 2672 BKZ es uno de los emblemas de la compañía J. Ruiz. Este periódico ha contactado con su propietario José Ruiz para conocer las revisiones mecánicas que ha pasado el vehículo desde 2010. Ruiz escuchó las preguntas y cortó la comunicación. Tras una rellamada, no volvió a descolgar. En el accidente de 2010, el autobús estaba pintado de color plata y azul. En el de ahora, de granate. La matrícula coincide.

ampliar foto
El conductor, en libertad tras declarar ante el juez. efe

El accidente del 20 de junio de 2010 se produjo en Castellón de la Plana. Viajaban 31 personas, entre jugadores juveniles del Calasparra CF y algunos familiares. Hubo 15 heridos, el más grave, de 16 años, con una rotura de húmero. En aquella ocasión conducía el propietario de la empresa, José Ruiz. “Iba a coger la autovía y al tomar la curva he notado que el freno fallaba”, explicó entonces al diario La Verdad. “Me he puesto muy nervioso y he echado el freno eléctrico, pero se ve que cuando es bajada no tira”, añadió. Ruiz no estaba ayer en su casa de Calasparra y la nave donde guardan los autobuses estaba cerrada.

En esta ocasión, con 14 muertos, testigos del accidente han dicho que el conductor, Norberto Guirao Valiente, gritó que no le respondían los frenos, una versión que ha mantenido ante la juez de Cieza que le ha dejado en libertad, informa Europa Press. Deberá acudir periódicamente al juzgado y se le ha retirado el permiso de conducir. El hombre, vecino de Caravaca de la Cruz, está imputado por delitos de homicidio involuntario, conducción temeraria y lesiones. Guirao Valiente pasó la noche del domingo en el cuartel de la Guardia Civil. Hasta entonces, “había estado en compañía de su mujer, no quiere estar solo, está hecho polvo, es de muy buen carácter”, ha contado Antonia Álvarez, una amiga suya cuya hermana viajó en el autobús.

Los peritos deben practicar una pruebas que acrediten si hubo un fallo mecánico

“Es un hombre impecable, modélico, cuida en ocasiones de mis nietos, ni bebe ni fuma, nunca dio problema”. Gabriel Fernández, padre y marido de dos víctimas, fue de los primeros en llegar. En pleno caos, se encontró con el segundo piloto. “Me contó que iba medio dormido y le despertó su compañero Norberto gritando que no podía controlarlo, que fallaban los frenos”. Después lo encontró “llorando” la concejal de Tercera Edad, Juana María Corbalán, quien salió del autobús con dos costillas rotas. “Vino hacia mí llorando y diciendo ‘no he podido hacer nada”, recuerda. Después comenzó a ayudar. Cuando se encontró con la hermana de su amiga Ana, se fundió en un abrazo llorando y diciendo “qué desastre, qué desastre”.

El chófer del autobús ha quedado en libertad  tras declarar ante la juez

El autobús ha quedado precintado. Los investigadores harán pruebas para determinar si existió algún fallo mecánico.

Más información