Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Interior excarceló a Matas en contra del informe de la prisión

El PSOE dice que es un indulto encubierto; UPyD pregunta al Gobierno sobre el tercer grado

La Junta de Tratamiento recomendaba el segundo grado, pero el informe no era unánime

Ampliar foto
Jaume Matas abandona el Centro Penitenciario de Segovia.

El Ministerio del Interior concedió a Jaume Matas, exministro y presidente de Baleares, el tercer grado penitenciario en contra del informe de la prisión de Segovia. Fuentes oficiales del Ministerio confirmaron a este periódico que el informe preceptivo de la Junta de Tratamiento era mayoritariamente favorable a concederle el segundo grado, no al tercero. No era unánime, pero la conclusión no vinculante no era acceder a la clasificación que le permite salir de la cárcel durante el día y solo volver por la noche.

Toda la oposición ha rechazado en el Congreso la decisión del Gobierno y han anunciado que pedirán explicaciones al ministro del Interior, Jorge Fernández.

Interior explica que el informe tiene fecha del 25 de septiembre y el Ministerio decidió un mes después. Interior tiene capacidad plena para decidir y asegura que se le concedió porque ha cumplido un tercio de la condena de nueve meses, tiene trabajo y se presentó voluntariamente. Matas salió de prisión el día 31 de octubre.

La concesión del tercer grado es potestad exclusiva del Gobierno y puede ser recurrida por la Fiscalía ante el juez de vigilancia penitenciaria, que es quien puede decidir a posteriori si la mantiene. La Fiscalía está sopesando en este momento si la recurre, porque aún se encuentra dentro del plazo legal para hacerlo. El portavoz socialista, Antonio Hernando, pidió este lunes al fiscal que recurra.

El tercer grado, concedido por el Ministerio del Interior, le permite salir de la prisión y volver a dormir

El PSOE pedirá en el Congreso de los Diputados la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández, para que dé explicaciones sobre la concesión del tercer grado. Según aseguró Antonio Hernando, "es un indulto encubierto”, porque se ha hecho con todos los informes de la prisión en contra. El socialista contrapuso el anuncio del PP de combatir la corrupción con la excarcelación de Matas.

El Ministerio del Interior, en una decisión estrictamente administrativa, decidió darle el tercer grado que le permite salir de la prisión y solo volver a dormir, tres meses después de haber ingresado en la cárcel. También la diputada de UPyD Irene Lozano presentará en el Congreso de los Diputados una pregunta al Gobierno sobre esta decisión de Instituciones Penitenciarias. Izquierda Plural se ha sumado a las peticiones de explicaciones al ministro del Interior y exige también su comparecencia.

También Pedro Azpiazu, portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Vasco EAJ-PNV, ha asegurado  que “los discursos por sí solos no son suficientes” en la lucha contra la corrupción y ha añadido que “los hechos, que debería ir en la misma dirección, demuestran lo contrario”, en referencia a la salida de prisión de Jaume Matas este pasado viernes. Sobre este mismo hecho, Azpiazu ha denunciado que “las salidas de prisión por la puerta de atrás restan toda credibilidad” a este asunto.

El portavoz del PP, Alfonso Alonso, ha defendido en el Congreso la concesión del tercer grado porque es legal. Así, ha asegurado que en la concesión del tercer grado tiene  que aplicarse la ley, "sean los presos los que sean", y que la decisión debe adoptarse con arreglo a derecho. "Espero que con el señor Matas haya ocurrido eso", ha dicho.

El exministro del PP ingresó en prisión el pasado 27 de julio. Cumple una condena firme de nueve meses por un delito de tráfico de influencias por los contratos ilegales a su redactor de discursos, Antonio Alemany, condenado también a dos años y tres meses de reclusión. Matas tiene otra pena por otro caso, una multa de 9.000 euros por un cohecho de 41.000 euros, que no es firme. El Gobierno le denegó el indulto. La sentencia corresponde a una de las más de 20 piezas del caso Palma Arena, sobre hechos relativos a su último mandato autonómico balear, entre 2003 y 2007. Está encausado en otros sumarios por los sobrecostes en las obras.

Más información