Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez manda a prisión al presidente de la Diputación de León

El PP expulsa a Marcos Martínez y le pide que deje todos sus cargos

El magistrado Eloy Velasco prevé tomar declaración a 17 imputados

Será este viernes cuando Francisco Granados y David Marjaliza se presenten ante el juez

Ampliar foto
Un furgón de la Guardia Civil entra este jueven en la Audiencia Nacional. EFE

El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha dictado el ingreso en prisión incondicional para el presidente de la Diputación de León, Marcos Martínez, detenido en la Operación Púnica, y para el empresario conseguidor Alejando de Pedro Llorca. Según han informado en fuentes jurídicas, Velasco también ha dictado orden de ingreso en prisión eludible bajo el pago de una fianza de 300.000 euros para el dueño de la empresa Waiter Music, José Luis Huerta. Los tres han prestado declaración a lo largo de la mañana.

No sérá hasta este viernes cuando tome declaración a los dos supuestos cabecillas de la trama de corrupción desarticulada a través de la operación Púnica, el exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados y el constructor David Marjaliza, según han informado fuentes jurídicas.

TRas el resto de declaraciones de este jueves, Velasco ha ordenado el ingreso en prisión incondicional para el alcalde de Valdemoro, José Carlos Boza, del PP. También ha enviado a la cárcel sin fianza a Ana María Álvarez, secretaria de David Marjaliza, uno de los cerebros de la trama corrupta y para Pedro García, empleado de la empresa Cofely, la sociedad más beneficiada por los contratos amañados de la trama. Estas prisiones incondicionales se suman a la decretada en la mañana de este jueves para el presidente de la Diputación de León y para el supuesto conseguidor de la trama Alejandro de Pedro Llorca.

Tras tomar declaración a 15 de los 17 imputados previstos para este jueves, el juez Velasco ha enviado también a prisión, en este caso eludible bajo fianza de entre 25.000 y 100.000 euros, al resto de los que han declarado, excepto uno, el exalcalde de Cartagena (Murcia), José Antonio Alonso, del PSOE, que ha quedado en libertad sin medidas.

Las fianzas para salir de prisión son las siguientes. Para José Javier Hernández, concejal de Hacienda de Valdemoro, 60.000 euros; Alfredo Ovejero, jefe de gabinete de Valdemoro, 25.000 euros; José Luis Navarro, arquitecto municipal de Valdemoro, 100.000 euros. Para los empresarios vinculados a Marjaliza Eduardo de la Peña y Antonio Serrano 50.000 euros y 100.000 euros respectivamente. Por la mañana, el también empresario del grupo de Marjaliza José Luis Huerta fue encarcelado bajo fianza de 300.000 euros.

El magistrado asume que Granados, con su trama, consiguió la adjudicación irregular de contratos públicos en su beneficio

Finalmente, para los tres directivos de Cofely, Didier Maurice, Constantino Álvarez de la Cueva y José Antonio Hernández, el juez los envía a prisión eludible bajo fianza de 100.000 euros a cada uno.

El PP ha abierto expediente disciplinario para expulsar a Martínez, y le ha pedido que deje todos sus cargos o adoptará medidas para que así sea. En una declaración a los periodistas, el presidente del Comité de Derechos y Garantías del PP y el secretario general de este partido en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, han exigido a Marcos Martínez "la inmediata devolución" del acta de concejal del municipio leonés de Cuadros -del que es alcalde- y de su escaño en la Diputación de León -de la que es presidente-, informa la agencia EFE. En el caso de que no devuelva las actas, el PP actuará para proceder a su sustitución como alcalde y presidente de la Diputación leonesa, para lo que no descarta incluso "interponer una moción de censura si fuera necesario".

Según el auto del juez, Marcos Martínez puso supuestamente en marcha procedimientos negociados de contratación vinculados a la estación de esquí de San Isidro en los que únicamente resultarían invitadas empresas vinculadas a Alejandro de Pedro Llorca "a cambio de que este hiciera uso de su red de influencias entre altos cargos del PP para continuar como presidente de la Diputación de León". Además, dice el auto, Martínez participó supuestamente "en alguna de las empresas que resultarían adjudicatarias de los concursos, incurriendo presuntamente en los delitos de negociaciones prohibidas a funcionarios, prevaricación, revelación de secretos, tráfico de influencias, cohecho y fraude".

Por su parte, el conseguidor De Pedro Llorca es situado por el juez en la "cabeza de un importante entramado de tráfico de influencias alternativo en mucha parte al de David Marjaliza". Según el auto, "se ha acreditado que presta servicios de reputación en Internet para autoridades políticas que, por no ser susceptibles de contratación administrativa, se pagan mediante procedimientos irregulares, sirviéndose de contratos públicos con otro objeto". El escrito del juez Velasco sostiene, además, que los trabajos de De Pedro Llorca "le abrieron la posibilidad de constituir una red de contactos con autoridades públicas que le facilitarían la contratación en otros sectores para sí o para terceros en Murcia, León y Madrid".

Finalmente, José Luis Huerta Valbuena, que deberá depositar 300.000 euros si quiere salir de la cárcel, se apoyó en Francisco Granados para influir sobre los contratos de empresas públicas que dependían del ex consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid y ex alcalde de Valdemoro.

De los que ya comparecieron en la jornada de ayer, el alcalde de Parla, José María Fraile (PSOE), y el de Torrejón de Velasco, Gonzalo Cubas (PP), han pagado sus respectivas fianzas de 60.000 euros, con lo que han quedado en libertad. También ha abandonado la prisión tras pagar una fianza de 25.000 euros Antonio Cándido Ruiz García, administrador y socio de empresas vinculadas al empresario David Marjaliza, constructor socio de Francisco Granados y uno de los cerebros de la trama.

De los que también pasaron por la Audiencia durante este jueves queda en prisión Antonio Borrego, el jefe de Gabinete de Fraile, para quien el juez dictó una fianza de 60.000 euros. Por su parte, Agustín Juárez, alcalde popular de Collado Villalba, y Avelino Pérez, cargo de confianza de IU del Ayuntamiento de Parla quedaron en libertad bajo fianza de 40.000 y 20.000 euros, respectivamente. Estos dos imputados disponen de diez días para depositar la garantía y eludir la cárcel.

El juez Velasco ha reanudado las declaraciones de la Operación Púnica sobre la trama de cobro de comisiones ilegales encabezada por el ex secretario general del PP madrileño Francisco Granados. Los interrogatorios de este jueves se iniciaron a las 11.20 con la declaración de José Luis Huerta, cuya empresa promotora de conciertos era una de las sociedades de David Marjaliza. La fiscalía había pedido para el empresario prisión provisional sin fianza, pero al final el magistrado ha decidido imponerle una fianza de 300.000 euros.

Huerta, supuesto testaferro de Marjaliza, es uno de los cinco imputados que no pudo interrogar ayer el magistrado. Velasco suspendió las comparecencias a las 22.00, antes de que pudiera interrogar a Didier Maurice, el consejero delegado de Cofely, la empresa más beneficiaria de los contratos amañados por la red de Granados; a Constantino Álvarez de la Cueva, director comercial de esta compañía dependiente del gigante energético francés GDF Suez y a otros dos empresarios vinculados a Marjaliza: Antonio Serrano y Eduardo de la Peña.

Tras la comparecencia de Huerta ha pasado a disposición del juez instructor el presidente de la Diputación de León. Para Martínez, la fiscal Anticorrupción Carmen García había pedido la prisión incondicional. En las próximas horas está previsto que el magistrado interrogue a Granados y Marjaliza, que todavía no han sido trasladados a las dependencias de la Audiencia Nacional.

El magistrado asume que Granados, con su “trama organizada” de “relaciones personales e influencias políticas”, consiguió la adjudicación irregular de contratos públicos en su beneficio. “En diversos Ayuntamientos se han instrumentado procedimientos de contratación pública concertados con empresas de la órbita de los investigados”. La red de Granados influía “a lo largo de todo el expediente de contratación (...) desde su preparación y redacción hasta la valoración de las ofertas y la adjudicación”.

El magistrado afirma en su resolución que la investigación, iniciada en febrero de 2014, ha confirmado “la existencia de nuevas cuentas en Suiza”. En ellas “constan numerosas operaciones de compraventa de activos financieros, divisas, transferencias internacionales de capital a otros países en América, tanto en euros como en dólares”. Y añade: “Las investigaciones realizadas han permitido cerrar el círculo de operativa de blanqueo, en la que el dinero colocado en Suiza retorna después a España tras pasar por varios países bajo la apariencia de diversas operaciones de exportación”. Fuentes de la Fiscalía apuntan que pedirán prisión incondicional o, en el mejor de los casos, con una fuerte fianza.

Más información