Selecciona Edición
Iniciar sesión

Teresa Romero, curada de ébola

El segundo análisis a la auxiliar de enfermería confirma que el virus no está en la sangre

Parte del equipo médico de Teresa Romero. Reuters-LIVE! / Samuel Sánchez

Teresa Romero está curada de la infección por el virus del ébola. El equipo médico que trata a la auxiliar de enfermería en el hospital Carlos III de Madrid ha comparecido ante la prensa sonriendo sin disimulo para dar la que consideran una noticia “extraordinaria”. “Se cumplen los criterios de curación determinados por la Organización Mundial de la Salud”, ha asegurado José Ramón Arribas, jefe de Enfermedades Infecciosas del complejo hospitalario. Romero lleva cuatro análisis (PCR se llama el método) negativos seguidos, lo que quiere decir que ya no hay presencia del virus en su sangre.

Eso no significa, como han subrayado los médicos, que vaya a ser dada de alta enseguida. “Aunque este hecho es extraordinariamente positivo, la recuperación puede demorarse unos días”, ha explicado Arribas. Una cosa es que esté curada de la infección y otra que haya recuperado su estado previo a la enfermedad. Romero ha padecido de problemas pulmonares de los que aún se está restableciendo. Sobre el estado de salud de la paciente equipo médico no se ha pronunciado: “Tenemos la obligación de respetar el deseo de la paciente de no dar detalles”, ha asegurado el especialista. Tampoco han querido confirmar si Romero será trasladada de habitación o de planta, como hoy ha anunciado la portavoz de la familia, Teresa Mesa.

Arribas ha destacado la “enorme fortaleza física y mental” de la paciente como una de las claves de su curación. Se ha limitado a precisar que ha recibido “tratamiento de soporte y terapias experimentales”. Sobre estas últimas, ha señalado, es imposible conocer si han jugado algún papel en la recuperación de la paciente. “Sin un grupo de control no sabemos si añaden algo de eficacia. Esa incertidumbre la tienen todos los equipos en el mundo que tratan a pacientes de ébola”. Romero ha recibido plasma sanguíneo de convaleciente, en concreto de la religiosa Paciencia Melgar, y un antiviral llamado favipiravir.

“Hemos pasado por días duros. Lo hemos pasado un poco mal y con preocupación”, ha descrito Marta Arsuaga, una de las especialistas en Medicina Tropical que atiende a Romero, el estado de ánimo del equipo. “Estas cuatro PCR negativas nos dan una alegría. Hay que esperar que ella recupere fuerzas, que su sistema inmune se recupere. Estaremos contentísimos”, ha añadido.

Igual que es pronto para dar por restablecida a Romero, también lo es para dar por terminada la crisis. Según los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha explicado Arribas, es necesario que pasen 42 días (dos veces el periodo máximo de incubación) para dar por superado el ébola en un país. Es lo que ha sucedido recientemente con Senegal y, ayer, con Nigeria.

El equipo médico que atiende a la auxiliar de enfermería Teresa Romero considera que los equipos de protección que se han utilizado desde el principio para atender casos de ébola están "por encima" de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que en ningún momento dan sensación de falta de seguridad. Así lo ha asegurado Marta Mora, especialista en Medicina Tropical, durante la rueda de prensa.

Según había informado previamente la portavoz de la familia, Teresa Mesa, desde el entorno de la auxiliar calculan que aún deberán pasar otras dos o tres semanas para que abandone el hospital. Su marido, Javier Limón, "que nunca tuvo miedo de ser contagiado" por su mujer, saldrá el 27 o el 28, según la portavoz.

Teresa Romero es la primera persona con ébola que se ha curado en España. Los otros dos casos que ha habido en el país, los dos misioneros de la orden de San Juan de Dios que fueron repatriados después de enfermar en Liberia y Sierra Leona—Miguel Pajares y Manuel García Viejo, respectivamente—, fallecieron en el Carlos III. Fue precisamente atendiendo a este último cuando Romero se contagió, aunque el momento exacto y la forma no están claros.

Para vencer al virus, la auxiliar de enfermería ha recibido dos tratamientos experimentales simultáneamente (plasma de un enfermo que ha superado la enfermedad y un antiviral), por lo que no se puede delimitar cuál de todas las actuaciones ha sido la que ha permitido curar a Romero ni qué medida ha contribuido cada una.

No hay una explicación única de por qué la auxiliar ha superado la enfermedad. Este brote tiene una mortalidad del 70%, lo que quiere decir que en Guinea, Sierra Leona y Liberia, con más de 9.000 casos y 4.500 fallecidos por ébola registrados, uno de cada tres afectados se cura, y ello pese a la precariedad de los servicios sanitarios de los países.

Más información