Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Montoro proclama una “nueva etapa de prosperidad y creación de empleo”

El ministro defiende los presupuestos con un discurso triunfalista

Sánchez le acusa de "mentir y engañar"

Rajoy y Santamaría aplauden a Montoro tras su discurso.

Cristóbal Montoro ha proclamado en el Congreso el inicio de una "nueva etapa" en la economía española con "mayor prosperidad y creación de empleo". El ministro de Hacienda ha defendido sus Presupuestos para 2015 con un discurso triunfalista y cargado de expresiones positivas.

Frente a él, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha estrenado en un debate de larga duración con un discurso muy duro en el que ha acusado al Gobierno de "mentir y engañar", con referencias a los desahucios, la situación de las familias que sufren la crisis y la pérdida de valor de los salarios, la desigualdad y la pobreza. Propuso medidas como limitar "sueldos obscenos" de directivos de empresas.

El diputado de IU Alberto Garzón, acusó al Gobierno de “aplicar un tratamiento letal a la economía” en plena “tragedia social” y Rosa Díez (UPyD) tachó de “cínico” al ministro.

Montoro solo ha utilizado las expresiones negativas para referirse reiteradamente a la herencia que recibió el Gobierno de Mariano Rajoy hace casi tres años. La referencia a la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero le sirve aún a Montoro para justificar algunas de sus decisiones y, por eso, ha asegurado en la tribuna que "se ha trabajado para superar una herencia muy difícil y un pasado de crisis e inestabilidad, mientras que ahora se avanza en un futuro de mayor prosperidad y de creación de empleo". El ministro se constituyó todo el día en oposición de quien ya no es presidente del Gobierno y, finalmente, acabó en un agrio debate contra Sánchez, cargado de descalificaciones al líder socialista y su preparación económica y de referencias de éste a Rodrigo Rato como "mentor de Montoro".  Y la acusación de éste al socialista por haber estado en la asamblea de Caja Madrid y como diputado de a pie apoyando el Gobierno de Zapatero.

Enfrente del ministro y su Presupuesto estuvieron también todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, para poner de manifiesto que tal recuperación de la que se jacta Montoro no existe y contraponer los datos macroeconómicos que utiliza con los de que viven los ciudadanos.

Martes y miércoles se debaten en el Congreso los presupuestos, que el ministro ha calificado como "los más esperanzadores". Se rechazarán sin sorpresas las enmiendas de devolución de PSOE, CiU, la Izquierda Plural, UPyD, PNV, Amaiur, ERC, BNG, Coalición Canaria, Geroa-Bai, Compromís y Foro Asturias. Es decir, todos los partidos porque al PP solo le apoya el diputado de UPN que, en la práctica actúa siempre como miembro del Grupo Popular. No hay sorpresas porque basta la mayoría absoluta de los populares para que las cuentas superen el primer trámite y pasen a la fase de enmiendas.

"Señor Montoro, basta ya de mentiras y de engaños", ha arrancado frente a Montoro el secretario general del PSOE. Sánchez ha asegurado que el Gobierno lleva "tres años defraudando a muchos españoles y se consolida un proyecto basado en la desigualdad y el engaño masivo".

Esa mentira, según el líder de la oposición, se concreta en la subida del IVA después de decir que no lo harían, en las veces que Rajoy dijo que el rescate a los bancos no costaría nada a los españoles y ya va por 40.000 millones de euros y también en la anunciada reforma fiscal que, según ha dicho, favorece a los que más ganan.

Su tesis es que ha sido una "legislatura fracasada, con menos empleo, más jóvenes fuera y más deuda pública". Ha explicado que, según Cáritas, la pobreza ha aumentado y la población en situación de pobreza equivale a la de Castilla y León.

Propuso un rescate financiero a familias y autónomos, como ya existe en Islandia, estados Unidos y Alemania, y recomienda el FMI. Afectaría a 500.000 familias y se les trataría como a empresas en concurso de acreedores.

La segunda propuesta es un plan contra la pobreza infantil, similar a lo que fue el Pacto de Toledo para las pensiones, con prestaciones para todos los desempleados con hijos a cargo.

La tercera una reindustrialización basada en la formación. La cuarta la ayuda a los desempleados con una renta para los que no encuentren trabajo y medidas contra la brecha salarial, limitando los salarios de los responsables de las grandes empresas, acabando con lo que llamó "sueldos obscenos y desorbitados que obtienen las élites económicas".

Para Sánchez, "echa raíces el paro y la exclusión social". A la dura crítica contra las cuentas del estado ha incluido una referencia a los casos que se instuyen en los tibunales para decirle a Montoro que " es obsceno que reivindique el legado de Rato y Acebes".

Rajoy ha escuchado desde su escaño la dura intervención de Sánchez, entre voces de diputados del PP inquietos. Los diputados socialistas han aplaudido de pie a su líder.

El ministro de Hacienda ha respondido al socialista enredándose en un agrio debate. Ha empezado por explicar que él ha debatido ya con cinco líderes del PSOE, ha afeado a Sánchez lo que votaba en el Congreso como diputado de a pie cuando gobernaba Zapatero y sobre todo para reprocharle que "le moleste que haya recuperación". Incluyó ironías sobre la preparación económica de su oponente -"el profesional de la economía", le llamó reiteradamente- y, sobre todo, muchas más referencias a la herencia que recibió y la gestión del PSOE.

"Cuando gobierna el PSOE hay paro, déficit, descrédito público y facturas sin pagar", le ha dicho el ministro en una agria respuesta. "Es usted un fiel seguidor de una estela de líderes socalistas que espero que podamos cambiar entre todos, porque España se merece otra cosa", le ha dicho a Sánchez

Las cuentas del Estado para 2015 incluyen un aumento de la inversión por primera vez desde que empezó la crisis, un recorte de un 15% de la partida destinada al desempleo y un 0,25% de subida de las pensiones.