Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Interior afirma que el salto a Melilla tuvo una “planificación profesional”

60 inmigrantes entran a la ciudad autónoma en seis saltos simultáneos a la valla

Decenas de inmigrantes han intentado este lunes entrar en Melilla en al menos seis intentos de salto simultáneos a la valla que se han registrado en distintos puntos del perímetro fronterizo (Farhana, Cementerio musulmán, Dique Sur, Playa de la Hípica...) que separa la ciudad autónoma de Marruecos. Las primeras estimaciones apuntan a que 60 de ellos ha conseguido alcanzar territorio español precisamente por la playa de la Hípica. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha afirmado que los inmigrantes que han saltado la valla de Melilla cuentan con "planificación profesional", organizada por mafias, y ha denunciado que algunos de ellos han amenazado a los agentes de la Guardia Civil que vigilan la frontera asegurando que padecen ébola.

La Delegación del Gobierno asegura que en los últimos saltos los inmigrantes llevaban "ganzúas, y clavos en sus zapatillas" para poder trepar por la "cortina metálica" que instaló en mayo el Ministerio del Interior en la alambrada, que impide introducir los dedos para coronar el perímetro.

Las tentativas se han producido sobre las 07.30 en cinco puntos diferentes de la alambrada fronteriza, desde la zona norte hasta la situada más al sur, según han explicado fuentes policiales. Unos 200 inmigrantes se han quedado en las inmediaciones de la valla preparando un nuevo salto.

Los inmigrantes que han conseguido entrar han seguido a la carrera por el Paseo Marítimo, donde se han ido despojando de dicho calzado con clavos y de ropa, mientras se dirigían al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) al grito de "bosa, bosa" (victoria, victoria).

"La estrategia, muy organizada y dispersa en varios intentos desde un extremo a otro de la frontera de Melilla, es lo que ha permitido el éxito de este nuevo asalto masivo que, afortunadamente, no se ha cobrado ningún herido", asegura en una nota la Delegación del Gobierno en Melilla.

Melilla lleva meses sufriendo una extrema presión migratoria que ha convertido a 2014 en el año en el que mayor número de entradas de inmigrantes se ha registrado.

El pasado día 15 la ciudad vivió uno de sus saltos a la valla fronteriza "más violentos", según Efe, que provocó heridos tanto en los guardias civiles como entre los inmigrantes. Según ha informado en Twitter la Asociación Unificada de Guardias Civiles, los inmigrantes están utilizado "nuevas técnicas de ataque".

Con esta entrada, la cifra de acogidos en el CETI de Melilla es de unos 1.250 --de ellos la mitad sirios--, cuando su capacidad óptima es de 480, lo que ha obligado a colocar literas y tiendas de campaña.

Acnur, la agencia de la ONU para los refugiados, ha pedido al Gobierno español que tome las medidas necesarias para que no se repitan estos "incidentes violentos", refiriéndose en concreto al de la semana pasada. En un comunicado, la organización reconoce la "legitimidad" de los Estados para proteger y vigilar sus fronteras, pero considera imprescindible que se lleve a cabo "en un ambiente libre de violencia y con pleno respeto a los derechos humanos".

Más información