Selecciona Edición
Iniciar sesión

Teresa Romero da por primera vez negativo de ébola en un análisis

La auxiliar se someterá a una segunda prueba para confirmar que está libre del virus

 Foto: Luis Sevillano / Vídeo: Atlas

Teresa Romero ha dado negativo a la última prueba que le han realizado para detectar el virus del ébola en su sangre, según ha dicho Teresa Mesa, la portavoz de la familia, quien se adelantó al comunicado del comité científico, que confirmó poco después el resultado. Romero "está muy emocionada y animosa y tiene muchas ganas de salir ya a la calle", señaló Mesa. La amiga de la familia visitó ayer al marido de la auxiliar, Javier Limón, que sigue ingresado en observación.

La amiga ha hablado este domingo por primera vez con la enferma, tras conocer el resultado del análisis. “Ahora tenemos que prepararla para lo que hay fuera, ya hemos empezado a contarle que su caso ha tenido mucha repercusión”, explicó. “Le he dicho que es una heroína y que toda España está pendiente de ella”, ha añadido. 

Mesa ha explicado además que la auxiliar ha empezado a tomar alimentos sólidos. “Me ha pedido que vaya a verla para contarle todo”, dijo. “En la sexta solo la puedo ver a través del monitor, hay que esperar a que la trasladen de planta en una semana más o menos”. En un vídeo entregado a Mesa por el marido de Romero, Javier Limón, éste ha confirmado el resultado del análisis y ha anunciado que tomará medidas legales por “la gran chapuza” de la gestión de la crisis en España.

Todavía falta un segundo análisis para confirmar el estado de Romero, que se efectuará en 48 horas, pero, si se repite el negativo, se podría concluir que la auxiliar de enfermería ha vencido definitivamente al virus. Pese a la analítica, todavía no se le dará el alta. La auxiliar de clínica tiene muy afectados los pulmones, aunque las últimas informaciones indican que ya puede prescindir del oxígeno. Además, apenas hace tres días que empezó a comer por boca.

Romero seguirá bajo observación al menos otras tres semanas (los 21 días de incubación del virus) para asegurar que la infección no se reproduce. Solo entonces se la considerará curada.

La mujer ha estado dos semanas ingresada en el complejo hospitalario La Paz-Carlos III, adonde llegó el 6 de octubre. Su caso ha sido especialmente complicado desde el punto de vista de la salud pública, ya que empezó a sentir síntomas (fiebre y astenia) el 30 de septiembre, y estuvo una semana haciendo vida normal antes de ser ingresada, con lo que tuvo contacto con numerosas personas. 15 de ellas, incluida su marido, siguen ingresadas en observación en el Carlos III, pero ninguna ha mostrado síntomas de la enfermedad. Igual que Romero, para ellos se cumplen ya las tres semanas desde que se expusieron, por lo que, si su situación sigue igual, podrán ser dados de alta esta semana.

También están ingresados tres hombres: un paciente que usó la misma ambulancia que llevó a Romero de su casa al hospital de Alcorcón y un viajero que llegó al aeropuerto de Madrid desde Nigeria con fiebre -probablemente por malaria-, ambos en el Carlos III. Ambos han dado negativo al ébola ya en dos análisis, por lo que no se les considera infectados. El tercer ingresado por sospecha de ébola es un trabajador de Cruz Roja que está ingresado en el hospital de La Candelaria de Tenerife. La noche del domingo todavía no había resultado de su segundo análisis, por lo que tendrá que esperar antes de recibir el alta.

Romero es la primera persona con ébola que se cura en España. Los otros dos casos que ha habido en el país, los dos misioneros de la orden de San Juan de Dios que fueron repatriados después de enfermar en Liberia -Miguel Pajares y Manuel García Viejo-, fallecieron. Fue precisamente atendiendo a este último cuando Romero se contagió, aunque el momento exacto y la forma no están claros.

No hay una explicación única de por qué la auxiliar ha superado la enfermedad. Este brote tiene una mortalidad del 70%, lo que quiere decir que en Guinea, Sierra Leona y Liberia, con más de 9.000 casos y 4.500 fallecidos por ébola registrados, uno de cada tres afectados se cura, y ello pese a la precariedad de los servicios sanitarios de los países. Además, Romero ha recibido dos tratamientos experimentales simultáneamente (plasma de un enfermo que ha superado la enfermedad y un antiviral), por lo que no se puede delimitar cuál de todas las actuaciones ha sido la que ha permitido curar a Romero ni qué medida ha contribuido cada una.

Más información